INTERNACIONAL
25/06/2014 09:50 CEST | Actualizado 25/06/2014 09:50 CEST

El emir de Catar ofrece 2.200 millones para convertir la Monumental en una mezquita

GTRES

El grupo Balañá, dueño de la plaza Monumental de Barcelona, y el emir de Catar, Tamim bin Hamad al Zani, han ultimado la venta de la plaza de toros, cerrada desde 2012, para reconvertirla en una mezquita, según ha publicado este martes 20 minutos.

El emir catarí ha ofrecido 2.200 millones para construir allí un centro de culto islámico, que se convertiría en el tercero más grande del mundo, después de las mezquitas de La Meca y Medina. Según fuentes consultadas por 20 minutos, tendría un minarete de 300 metros de altura, una sala de oración con capacidad para 40.000 personas, un centro de estudios del Al Andalus y escuela coránica con 300 estudiantes, una sala de conferencias y un museo de arte y de historia islámica.

PRIMERA MEZQUITA DE BARCELONA

Además, sería la primera mezquita de Barcelona, donde sólo hay oratorios, que suelen tener licencias en bajos comerciales. En la negociación para la construcción de este centro ha sido clave Mowafak Kanfach, fundador de la Casa del Libro Árabe en Barcelona y vinculado a diversas entidades del mundo árabe en Cataluña.

Todo parece indicar que la familia Balañá habría ultimado ya la venta de la plaza de toros que, tras la ley de prohibición de las corridas de toros en Cataluña, ha sido utilizada como museo tauromáquico y, esporádicamente, ha acogido espectáculos circenses.

FALTA EL VISTO BUENO MUNICIPAL

Para empezar con el proyecto sólo faltaría la aprobación del Ayuntamiento, quien tendría que conceder la licencia. Aunque el grupo Balañá no ha confirmado la operación, la comunidad musulmana de Barcelona sí la da por hecha.

Los trabajos durarían cinco años, con lo cual la mezquita podría abrir para 2020 en la comunidad con más población musulmana, pues según las cifras de la Unión de Comunidades Islámicas de España, en Cataluña viven 465.142 musulmanes, frente a las 276.787 personas de Andalucía o las 255.088 de Madrid.

UN PROYECTO ANTERIOR

La mezquita estaría abierta a todos los grupos musulmanes, sin distinción de origen. Un aspecto clave del acuerdo habría sido el hecho de que sea Catar y no Arabia Saudí quién financie el proyecto, ya que se presupone que no se impondrá un imán de línea integrista.

No es la primera vez que se proponer un proyecto así. El alcalde de Barcelona Joan Clos abrió negociaciones antes del Fòrum de 2004 para construir con fondos saudíes una mezquita en una plaza de toros, la de las Arenas, que finalmente se ha convertido en un centro comercial.