POLÍTICA
14/10/2014 08:05 CEST | Actualizado 14/10/2014 08:36 CEST

Alternativas al referéndum del 9-N: participación ciudadana, plebiscitarias y declaración de independencia

SUSANA SÁEZ/EFE

Artur Mas, presidente de la Generalitat, admitió en la noche de este lunes que la consulta sobre la independencia de Cataluña del 9-N no podrá celebrarse. Tras la suspensión del real decreto que la convocaba por el Tribunal Constitucional, no hay forma de organizarlo dentro de la legalidad. Después de la enorme expectación creada en Cataluña toca buscar alternativas. Y no faltan propuestas.

PROCESO PARTICIPATIVO

El Govern ha prometido un "proceso participativo", aunque este no tendría, sin embargo, las mismas garantías previstas por el decreto de Mas. Estaría amparado por el título tercero de la Ley de Consultas, que no ha sido impugnado.

Esta norma prevé fórmulas, como encuestas, un foro de participación o una audiencia pública. Según la CUP, que el lunes celebró una asamblea en la plaza de Sant Jaume de Barcelona, el Govern les habría adelantado la idea de colocar urnas en 700 institutos con el apoyo de 18.000 voluntarios.

La dificultad de esta propuesta, aun por concretar, es hacerla coincidir con el 9 de noviembre, la fecha prevista para el referendum.

El president comparecerá este martes a las 10 de la mañana para detallar en qué consiste su propuesta, para la que espera conseguir el apoyo de CiU, Esquerra, Iniciativa y la CUP, tras una tensa reunión en la tarde del lunes en la que se rompió la unidad del bloque independentista.

ELECCIONES PLEBISCITARIAS

El principal asesor de Artur Mas, Viver Pi-Sunyer, es partidario de celebrar elecciones plebiscitarias, una opción que ya se consideró en septiembre de 2013 y que se incluyó en un informe del Consejo Asesor para la Transición Nacional. Se trataría de unas elecciones autonómicas anticipadas con un tema central: la independencia. El Parlament que saliese como resultado tendría ese objetivo central durante su mandato.

"Un plebiscito es cuando se somete a votación una cuestión política en lugar de un texto legal; el referéndum está más reservado a los textos legales, y el plebiscito normalmente a una decisión política que además tiene como objetivo legitimar al gobernante", explicó a EITB el profesor de derecho constitucional Eduardo Vírgala.

El problema de esta alternativa, al menos para Mas, es que ya no está tan claro que ERC quiera ser su socio de Gobierno, después de que la Generalitat haya tomado decisiones unilaterales como la suspensión de la consulta. ERC, además, está por delante de CDC, el partido del president, en intención de voto.

La Assemblea Nacional Catalana (ANC) se ha mostrado partidaria de unas plebiscitarias como "otro camino pero para llegar al mismo objetivo". Jaume Marfany, vicepresidente de la plataforma nacionalista, prefiere sin embargo esperar antes de seguir opinando a que Artur Mas presente su propuesta a las diez, y además ha recordado que será un Comité Permanente convocado de urgencia quien tome la decisión de apoyar o no su propuesta. Aun así, ha dicho que el 9-N "no deja de ser una etapa en el recorrido que hay que hacer hasta la independencia", y no es la única vía para conseguir un Estado.

DECLARACIÓN UNILATERAL DE INDEPENDENCIA

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), el principal socio del Gobierno de Artur Mas en la organización de la consulta, se niega a aceptar que el referendum independentista no se celebre, y exige una alternativa contundente: "Advertimos de que sólo hay un camino: que el Parlament haga una Declaración de Independencia inmediata", manifestó la formación en un comunicado emitido el lunes. Declaración unilateral de independencia y proceso constituyente, una opción que no encaja en la legalidad.

Al partido que lidera Oriol Junqueras no le gusta el "proceso participativo" propuesto por la Generalitat. "En ningún caso sustituye la consulta", han asegurado. ERC está molesto con el Govern porque les impone un nuevo escenario que no han pactado. El lunes volvió a ofrecerse para blindar la consulta, opción que la Generalitat rechazó.

Junqueras insistió el 1 de octubre, cuando la celebración de la consulta empezaba a peligrar, en que su partido "hará todo lo posible para que los ciudadanos puedan votar".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

SOMOS LO QUE HACEMOS