Política

Revista de prensa: Crisis, what crisis?

Esta mañana descubrimos que los extranjeros han colgado a España un nuevo tópico: crisis...

"La crisis, más 'typical Spanish' que el flamenco", resume El País las conclusiones del Barómetro sobre nuestra imagen que en el exterior realiza el real Instituto Elcano. La crisis no sólo la ven enseguida franceses y alemanes, sino también desde México. Y crisis, es cierto, nos sobran, en plural porque la hay económica y política. Y en este apartado, tantas como partidos. En el PSOE, nos dice La Vanguardia, "Díaz evita dar su aval a Sánchez en su golpe de autoridad en Madrid" y además, según La Razón, "las tensiones con Susana Díaz apartan a Sánchez de la campaña andaluza", que se ve afectada por la imputación de Chaves y Griñán. De ahí que "el PSOE busque una estrategia para paliar el golpe de los ERE", escribe Anabel Díez en El País, donde Felipe González también toma su pluma para firmar una Cuarta Página en la que anima a superar la endogamia, dejar la tentación controladora y apoyar la gran oportunidad que se ofrece estos días a raíz de la crisis de Madrid. Donde se vive cierta tensión en las asambleas, según El Mundo, en las que Ángel Gabilondo irrumpe con fuerza.

En la crisis política general, dos nuevas formaciones centran la atención de los diarios...

"Ciudadanos frente a Podemos" es la propuesta comparativa que desde el punto de vista de los programas económicos propone a sus lectores Cinco Días. "La formación de Albert Rivera rechaza subir el salario mínimo como propone Pablo Iglesias" y "Ciudadanos apuesta por un complemento salarial garantizado frente a la renta garantizada de Podemos". Con la formación nacida en Cataluña "vuelve el centro", estima Antonio Lucas en El Mundo. "Su único problema, añade, es que nunca está quieto" y, de esta manera, "el paisaje electoral está enriquecido de centralidades que no lo son". A Josep Ramoneda, en El País, le molesta que el PP tire de anticatalanismo una vez más para descalificar a Ciudadanos y, en la misma línea, Enric Juliana le recuerda en La Vanguardia a María Dolores de Cospedal que ella misma "ya bebió ese jarabe de joven, cuando era militante del Partido Reformista, descalificado por tierra, mar y aire en 1986 por catalanista".

En este año de elecciones, marcadas por los procesos judiciales, toda iniciativa es interpretada como un intento de conseguir votos...

Es la interpretación que la eurodiputada socialista, Elena Valenciano, realiza en una tribuna en El País en la que acusa a Rajoy de pagar a través de las mujeres más jóvenes a su electorado ultraconservador con la 'minireforma' de la ley del aborto, que para el diario global en un editorial "no planteará problemas siempre que haya acuerdo, salvo, acaso, la incomodidad para la menor de tener que comunicar un embarazo no deseado". Una situación que, sin embargo, puede ser dramática si leemos el testimonio de Berta, una adolescente que abortó en 2013, que propone El Mundo: "Aborté sin decírselo a mi padre porque le tengo miedo. Me pega por todo". "Sin la ley actual del aborto, me habría quitado de en medio".

Un testimonio dramático que nos lleva a otra situación dramática, la de la guerra, en Ucrania...

"Ucrania forzada a abandonar un distribuidor clave para los ferrocarriles", titula Financial Times con una foto de los soldados ucranianos en cuyas caras se refleja el cansancio y el abatimiento de la derrota. "El teatro de la ilusión ha terminado tan pronto como comenzó", señala Die Weltsobre el acuerdo de Minsk, que "Putin aprovechó para asegurarse su presa". Ahora, concluye Richard Herzinger, a Kiev sólo le queda "someterse a Putin o armarse para nuevas agresiones". En un editorial, el Wall Street Journal denuncia la debilidad de occidente y cómo Putin se aprovecha para avanzar desinhibido. Así las cosas, la solución menos mala para Petro Poroshenko, analiza el Süddeutsche, es "continuar con el acuerdo y dar por perdido Debaltsevo".

Después de situarse en el centro de la lista Falciani, el banco británico HSBC vuelve a situarse en el ojo judicial...

Un fiscal de Suiza lanza una investigación para verificar si contribuyó al lavado de dinero, titula a toda página el Financial Times, y Vidal Folch nos explica que la entidad con sede en Londres "cae en todos los charcos" porque es un conglomerado dispar de entidades que se explica por su historia: "Banco del opio, prestador del gobierno chino, emblemática entidad de Hong-Kong, trasladó en los años 90 su sede a la City londinense: la cloaca global del sistema".

El tuit de esta mañana nos aproxima a uno de los protagonistas más controvertidos de la actualidad...

Yanis Varufakis nos cuenta él mismo en una tribuna del Guardian por qué se convirtió en un marxista errante: un relato abrasador sobre el capitalismo y sobre cómo la izquierda puede aprender de los errores de Marx.

Puedes escuchar la Revista de Prensa de Patiño cada mañana a las 7:40 en Hoy por Hoy, de la Cadena SER, o pinchando aquí.

Popular in the Community