TENDENCIAS
07/07/2015 09:02 CEST | Actualizado 07/07/2015 09:02 CEST

Los métodos más raros (y menos fiables) para predecir el sexo de tu bebé

GTRESONLINE

Se mire por donde se mire, hay dos cosas que SIEMPRE pasan cuando te quedas embarazada: 1. Empieza a crecerte la barriga. Y, 2, abres la veda para que absolutamente todo el mundo opine. De todo. Es como cuando en las bodas te avisan de que ya han abierto la barra libre y los invitados se lanzan en plancha a pedir, como si el gin tonic fuese el remedio al Apocalipsis que parece que se acerca.

Por supuesto, el tema estrella de los opinólogos es el sexo del bebé hasta el punto de que muchos se atreven a llevarle la contraria a los médicos que te han jurado (y te han dado una ecografía en la que tú no ves nada, pero ellos sí, para comprobarlo) que esperas un Manolín y no una Manoli.

¿En qué se basan? En métodos locos sin validez científica pero con los que puedes probar. Porque, al fin y al cabo, las posibilidades de acertar son de un 50%. Estos son nuestros favoritos:

¿TABLA MAYA O TABLA FINA?

Existen unas tablas heredadas de la Antigüedad que pronostican si vas a tener un niño o una niña. El problema es que aquí hay dos equipos, el #teamLosMayas y el #TeamPekín, o sea, los que creen a las tablas mayas y los que creen en las tablas chinas. Existe un tercer grupo que confía en la gente que le dice lo que quiere oír. De hecho, ese es el mayoritario.

Estas tablas son tan fiables que cuando yo estaba embarazada de mis hijas una decía que niño y otra que niña. Por supuesto, una acertó y la otra no. Llega a haber una tercera opción e implosionan…

BELLEZA DE MÁMA

Esto es magnífico: resulta que si te pones bella y resplandeciente como el mismo Sol vas a tener un muchachito, y que si en cambio te llenas de manchas y mutas en pez globo será niña. ¡Qué bonito! Esto nos deja en un lugar francamente malo a todas las que sólo hemos tenido niñas ¿no?

LAS NÁUSEAS

La sabiduría popular no nos quiere demasiado a las mujeres. Además de que las niñas nos ponen feas, también nos hacen vomitar. Si te pasas el día haciendo manitas con la taza del vkate miáter, te dirán que esperas una chica.

Vomitar o no vomitar, hete aquí la cuestión. Ahí tenéis a Kate Middleton con hiperémesis gravídica (vamos, lo que viene siendo vomitando como si no hubiese un mañana) en los dos embarazos y teniendo bebés de distinto sexo. Yo misma, tengo dos niñas y en uno sí y en otro no.

CAMPURRIANAS

Cuando estás embarazada el color de los pezones varía. Siempre. A unas más y a otras menos. Parece ser que si se nos ponen muy oscuros es porque vamos a tener un chico y si se quedan más claritos es una chica. Claro que si van a ser mellizos de distinto sexo habría que ver si cada uno se pone de un color, tipo los ojos de Liz Taylor.

EL COMPLEJO DE HUBBLE

Para este método necesitaremos tener en casa un telescopio (o bien internet, que es un poco más cómodo de manejar; solo un poco). Imprescindible saber cómo estaba la Luna en el momento de nacer nuestro hijo anterior. Luna creciente, sexo diferente. Luna menguante, sexo igual.

Lo malo es que este invento hace aguas por todos lados: ¿y si la Luna era llena o nueva? ¿Y SI NO TENEMOS UN HIJO ANTERIOR? ¿Vale con la Luna en el momento de nacer nuestro perro, al que queremos como un hijo?

LOS ALIMENTICIOS

Durante el embarazo a veces le cogemos asco a ciertos alimentos. La teoría supermagufa dice que si le coges asco al pollo en concreto será niño. ¿Y si le coges asco a los fritos que será? un gurú de las dietas detox. Una niña que se llamará Gwyneth, casi con todas seguridad.

Eso sí, si te sale niño… ¡las reclamaciones a otra!

Más métodos para predecir el sexo de tu bebé, en Grazia.es

Photo gallery Bebés vestidos como adultos See Gallery