NOTICIAS
25/08/2015 09:24 CEST | Actualizado 25/08/2015 09:24 CEST

El gran hermano Google Maps te vigila

Google

Hay alguien —además de tu madre— que sabe en dónde estás en cada momento. Es una aplicación para móviles, se llama Google Maps y además registra cada paso que das en una lista y en un mapa.

¿Quieres comprobarlo? Tan solo hay que entrar en esta página para comprobar esta información. Si tienes una cuenta de Google y un móvil con Google Maps instalado, verás todos los movimientos que hayas realizado en los últimos tiempos. La compañía del buscador muestra estos datos con una herramienta llamada Cronograma: un mapa en el que además se puede buscar por fecha.

Así, podrás recordar dónde estuviste el pasado 24 de diciembre. O la ruta que seguiste en aquella excursión por la montaña. O las vueltas que tuviste que dar cuando te perdiste en aquel viaje. En el cronograma verás los pasos que hiciste, y no solo eso: también está registrado si utilizaste el transporte público, fuiste en bicicleta o en coche. Incluso podrás ver en el mapa las fotos que tomaste de determinados puntos, pero solo si tienes instalada la aplicación Google Fotos, que permite el almacenamiento ilimitado de imágenes.

Aunque durante la experiencia de uso no para de salir en la pantalla un mensaje que recuerda que toda la información mostrada es completamente privada y solo la puede ver el usuario, también permite borrar todos los datos recogidos o solo aquellos de algún día o de un trayecto en concreto.

Los datos almacenados en el historial de localización se remontan como máximo hasta 2011, año en el que Google lanzó la versión 5.3 de su aplicación de mapas y que fue la primera que empezó a encargarse de este registro. Ojo, puede que algunos usuarios no vean absolutamente nada de su historial de lugares, porque en algún momento dado no le dieran permiso a Google para que empezara a recolectar esta información. En ese caso, no aparecería nada en el mapa, y sí la opción de activar el historial de búsqueda.

Quien considere que esta es una información demasiado privada y que Google no tiene ningún derecho a tenerla, puede retirar el permiso en la página de Información personal y privacidad de Google. A partir de ese momento, se acabó tener a la gran G mirando por dónde te vas moviendo. Eso, sí, ya no podrás recordar exactamente dónde has aparcado o en qué bar te tomaste la última copa la pasada noche. Que para eso sí que es útil.