INTERNACIONAL
03/09/2015 13:13 CEST | Actualizado 03/09/2015 13:13 CEST

Donald Tusk pide a los 28 que acepten la redistribución de "al menos" 100.000 refugiados

AFP

Pese a la gravedad de la actual crisis migratoria, los gobiernos de la UE mantienen un tenso pulso sobre cómo afrontar el reparto de refugiados. De ahí que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, haya instado este jueves a los 28 a aceptar una "justa" redistribución de al menos 100.000 refugiados y a doblar sus esfuerzos, también en términos de financiación.

"Aceptar más refugiados no es el único, pero sí un importante gesto de solidaridad real. Una distribución justa de al menos 100.000 refugiados entre los Estados miembros es lo que, de hecho, necesitamos hoy", ha dicho con motivo de su entrevista con el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán. Este mismo mensaje lo ha enfatizado minutos después a través de su perfil en Twitter:

"Si los líderes no demuestran buena voluntad, la solidaridad se convertirá en un eslogan vacío y será reemplazado por el chantaje político, las divisiones y un nuevo juego de culpabilizar", ha advertido Tusk. Por ello, ha hecho un llamamiento a todos los líderes europeos a "doblar sus esfuerzos cuando se refiere a la solidaridad con los socios que están haciendo frente a esta oleada migratoria sin precedentes".

"LA UE TIENE QUE SER SOLIDARIA"

De este modo, el presidente del Consejo Europeo ha defendido la necesidad de que se combine "la solidaridad y la contención". En presencia del jefe del Gobierno de Hungría, Tusk ha asegurado que comprende el por qué "no todo el mundo es un fan de las soluciones controvertidas propuestas por el primer ministro Orbán". "Pero a la luz del número ingente y al alza de refugiados, los países europeos tienen que hacer más", ha añadido.

En esta misma línea de presionar a los Gobiernos europeos para que se impliquen de manera real y efectiva, se manifestará la próxima semana el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que propondrá, según informa "El País", un nuevo cupo de 120.000 demandantes de asilo para reubicar de unos países a otros. Así, según han explicado fuentes comunitarias a este medio, se triplica la cifra propuesta el pasado mayo, de 40.000, y se eleva hasta los 160.000 el número total de refugiados sujetos a la reubicación.

En lo que respecta a cómo seguir avanzando hacia la resolución de esta crisis, Tusk ha defendido que los países europeos no van a cambiar sus políticas migratorias "de la noche a la mañana", pero ha seguido instando a aquellos Estados "que no están directamente afectados por la crisis y que han experimentado solidaridad de la UE en el pasado" a mostrar ahora su respaldo a "aquellos necesitados". "Es realmente una paradoja que los grandes países en Europa como Italia y Alemania necesiten nuestra solidaridad, igual que Hungría", ha añadido también.

El presidente del Consejo Europeo ha subrayado que los "esfuerzos humanitarios para contener los flujos de migración requerirán un compromiso mucho mayor por parte de Europa, lo que significa un aumento mayor del gasto". "Cuando hablamos de los nuevos centros de recepción, de una protección mayor de las fronteras y de la ayuda al desarrollo para los países fuera de la UE, se necesitará mucho más dinero", ha sentenciado Tusk, quien ha señalado también que los líderes europeos tendrán que tomar una decisión al respecto, también en la cumbre europea de finales de octubre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

EL HUFFPOST PARA IKEA