NOTICIAS
10/11/2015 10:50 CET | Actualizado 10/11/2015 12:54 CET

Cuando una bala en la cabeza te hace más fuerte

EFE

La vida es para vivirla sin hacerse muchas preguntas. Todo es susceptible de desvanecerse en un minuto. No vale la pena culpar ni guardar rencor. Mirar hacia adelante y agarrarte a ella sin perder el tiempo es lo único que puede abrirte los ojos incluso cuando el mundo entero te dé por muerto. El exfutbolista argentino Fernando Cáceres había tenido una trayectoria brillante como defensa central, militando en equipos como River, Zaragoza, Boca Juniors, Valencia o Celta de Vigo, entre otros. Ganó títulos y llegó a jugar un Mundial. Tenía la experiencia y el carácter necesarios como para plantearse nuevos retos al colgar las botas. Se preparaba para dar el salto a los banquillos o a una dirección deportiva. Pero aquella noche del 1 de noviembre de 2009 lo cambió todo. No hizo caso a su familia y decidió salir a tomar algo. No volvió. Dos delincuentes se bajaron de un coche para robarle y le cosieron a tiros en Ciudadela, cerca de Buenos Aires. Una de las balas le entró por el ojo derecho y se alojó en el cráneo. Llegó en coma al hospital. Sin embargo, cuando apenas había esperanzas, 'el negro' hizo el partido de su vida.

No sólo sobrevivió, sino que a los dos meses abandonaba el Hospital Ramón Carrillo. Sin un ojo, con una bala en el cráneo y postrado en una silla de ruedas, tocaba empezar de cero. Nunca culpó a los que le arrebataron todo. Ni siquiera cambió de opinión cuando en 2013 volvió a ser robado y golpeado, esta vez en su casa. No quiere mano dura. Cree que los que le hicieron eso no encontraron otra opción y no vale la pena darle más vueltas. Lo importante es construir alternativas para ellos, crear opciones reales para que vean que hay un camino mejor, que siempre hay otra salida. Y en eso está. Seis años después, y mientras continúa con su rehabilitación, sigue viviendo por y para el fútbol. Al frente del Fernando Cáceres Futbol Club trabaja para dar lo mejor que tiene a cientos de chicos y chicas. Porque "un pibe más en la cancha es un pibe menos en la droga". Porque "cumple sus sueños quien resiste".

¿Aún no conoces El HuffPost Deporte en Facebook? ¡ÚNETE!

Su obsesión por ayudar a los jóvenes no le impide soñar a lo grande. Paso a paso, pero con firmeza. Cáceres ha hablado con El Huffington Post de su lucha para volver a caminar, de sus proyectos y de sus ganar por volver a la élite del fútbol desde los banquillos.

Pregunta- Se han cumplido seis años del fatal suceso, ¿aún revives ese momento?

Respuesta- No, nunca lo hago, de verdad. Eso pasó hace mucho tiempo y no hay que darle más vueltas. Es que no sirve para nada. Hay que mirar siempre hacia adelante. Si no lo haces, estás perdido.

P- ¿Cómo se aprende a perdonar algo así? Es increíble que no guardes rencor...

R- No se aprende porque desde el principio pensé igual. Nunca pensé en culpar a nadie ni en por qué ocurrió... quizá no encontraron otra opción. Lo que pasó es más sencillo de lo que parece. Simplemente sucedió algo que lamentablemente sucede en algunos sitios de Argentina. Me tocó a mí como podía haberle tocado a otro. No hay que guardar rencor porque el odio no te ayuda.

P- Ahora tienes tu propia escuela de fútbol con un equipo que lleva tu nombre. ¿Qué quieres enseñar?

R- Mira, estoy muy agradecido porque he tenido la oportunidad de fundar un club con gente joven para hacer lo que yo quería, que era hacer un trabajo social y sacar a la gente de la calle. Hay que enseñarle a la gente joven que siempre hay una salida, sea cual sea el problema. De momento todo está saliendo muy bien y estoy muy contento. Tenemos a 300 chicos jugando ya y ahora empezamos el equipo femenino.

Fernando Cáceres, junto a su cuerpo técnico / Facebook

P- ¿Qué consejo darías tú, que cada día protagonizas una historia de superación, a la gente que cree que no tiene alternativa o que no encuentra fuerzas para continuar?

R- El consejo más importante es mirar siempre adelante y estar convencido que amas la vida. Tienes que ser consciente de que la vida es lo mejor que tienes. Tienes que saber sentir las ganas de vivir, y eso incluye aceptar que a veces también pasan cosas malas. La única lección es la lucha, vivir de verdad el día a día y saber que si se quiere, se puede.

P- ¿Has aprendido mucho durante esta lucha?

R- Sí, claro. Sobre todo he aprendido a valorar más a la gente joven. Ellos son el motivo por el que decidí fundar un club. Muchos de ellos no tienen ningún tipo de salida en Argentina, y yo quiero ser una salida para ellos. Enseñarles a competir, a luchar por las cosas, como puede ser ascender al equipo... Esa implicación que da el deporte, y más el fútbol, puede ser una gran terapia. Ayudarles a descubrirse a sí mismos es lo que me hace ver que tomé la decisión adecuada.

P- Qué es lo más bonito que te ha permitido vivir el fútbol

R- Uf, tengo de todo, son muchos años. En realidad hay dos versiones. Una antes de que me pasara esto y otra ahora. La segunda me permite volcar todo lo que aprendí en la primera. Hoy, más que centrarme en un momento, puedo contar mil cosas a los chicos.

P- Sí, pero ese gol de Nayim...

R- Sin duda, si hay que elegir un momento me quedo con la Recopa de 1995 -el Zaragoza se impuso al Arsenal en el último minuto con un gol de Nayim desde casi el centro del campo-. Imagínate lo que fue eso para mí. Acababa de llegar al fútbol español y estar ahí fue... Cuando vi el balón salir de las botas de Nayim, sólo recuerdo que el cuerpo se me quedó como helado durante un par de segundos, como si no sintiese nada, como un silencio. Luego ves que entra la pelota y explota todo lo que llevas dentro. Fue fantástico.

P- Te quieren mucho en Zaragoza. Vaya homenaje te hicieron

R- Fue una locura. Me emocionó y me dejó sin palabras. Cuando uno juega al fútbol sabe que la mirada está sobre él, pero sentir lo que yo sentí ese día no tiene comparación.

P- Imagino que en todo este tiempo no has remado solo.

R- No. De hecho he descubierto que tengo una familia fortísima. Han estado ahí siempre, desde el primer día. Luego tengo que agradecer a la gente del fútbol cómo se ha portado conmigo, muchas personas me han ofrecido su apoyo, aunque solo sea para charlar un rato. La federación argentina, antiguos compañeros con los que hablo mucho como los del Zaragoza... Todos han estado ahí. Me ha servido para descubrir todo lo que tenía.

P- Estás intentando caminar, ¿cómo lo llevas?

R- Bien, he progresado mucho. Ahora estoy usando un bastón y lo estoy llevando bien. Yo sé lo que es una caída, vaya si lo sé, así que hay que ir con mucha tranquilidad, con mucha paciencia y con mucho trabajo. De momento estoy dando pasos muy avanzados, mañana ya veremos.

P- ¿Crees que podrías entrenar a un equipo de primer nivel en el futuro?

R- Esa es mi intención. De momento estoy con los chicos y esta liga, si ascendemos, nos dará acceso a otras categorías. Ahora pienso en seguir trabajando y mejorando aquí para estar preparado si llega esa gran oportunidad más adelante. Voy a luchar por ello.

¿ALGUNA HISTORIA POSITIVA A TU ALREDEDOR? AVÍSANOS

  • Sólo tienes que enviarnos un mail a participa@huffingtonpost.es y escribir "Así sí" en el asunto.
  • Si no quieres escribirnos, puedes dejar tu historia en los comentarios de esta noticia o por mensaje privado en Facebook.
    • Si no conoces a nadie, puedes ayudarnos compartiendo esta noticia.

TE PUEDE INTERESAR...