TENDENCIAS
08/04/2016 08:50 CEST | Actualizado 08/04/2016 08:50 CEST

Los podólogos alertan de los problemas que puede causar el uso excesivo de zapatillas con ruedines

CORTESÍA DE ROBERTO PASCUAL

Seguramente te has cruzado por la calle o en el pasillo de un supermercado con un niño que se desliza a toda velocidad sin necesidad de patines, simplemente con una rueda incorporada en el talón de sus zapatillas. Este calzado con ruedines, también llamado heelys, es muy popular entre los más pequeños, pero los podólogos no están tan contentos con su uso.

"No estamos en contra de ellos, pero sí de su uso escolar durante un número de horas excesivo", asegura a El Huffington Post Roberto Pascual, profesor de Podología en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Tras ver las conclusiones de un estudio realizado por este experto con niños de entre dos años y medio y ocho años y medio, el Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos ha pedido a los centros educativos que prohíba las zapatillas con ruedines por los problemas que pueden ocasionar.

Según asegura Pascual, el efecto que provocan es similar al de coger un zapato de mujer "de entre cuatro y cinco centímetros de tacón y ponérselo a una niña para que vaya al colegio". Como apunta, la base de los modelos de una de las marcas más extendidas de heelys mide cuatro centímetros de altura "y casi seis cuando se activa la rueda". Además, pesan el doble que un calzado deportivo normal.

Si se utilizan una hora de cuando en cuando, como un juguete, "no hay problema", tranquiliza Pascual. Sí lo hay si los niños los llevan habitualmente durante más de ocho horas. "A veces se los ponen a las ocho y media de la mañana para ir al colegio y hasta las cinco o más no salen".

AUMENTO DE LA CARGA EN EL ANTEPIÉ

Normalmente el 75% del peso de una persona lo soporta la parte trasera del pie —el talón, que hace de soporte— y el 25% la parte delantera —el antepié, que tiene una función dinámica—. "Los huesos están desarrollados para esa relación de cargas y por eso los traseros son más cortos y gruesos y los delanteros más largos y finos", aclara Pascual.

En la investigación, realizada con una muestra de 100 escolares, se pudo comprobar cómo los zapatos con ruedines producen "una inversión total de la carga: el 75% del peso lo aguanta la parte delantera del pie". Eso quiere decir que esos huesos, "que se están desarrollando, soportan hasta tres veces el peso que deberían". El 11% de los niños participantes llevaba puesto este tipo de calzado en el colegio el día del estudio.

A la izquierda, imagen del software de la plataforma de presiones con las pisadas de un niño descalzo. A la derecha, la huella de un niño sobre zapatillas con los ruedines desplegados.

Pascual utilizó un software para el estudio de la postura y una plataforma de presiones para tomar datos de niños descalzos y compararlos con los de niños que llevaban distintos modelos comerciales de heelys. Así, pudo comprobar que la carga en el antepié aumentaba un 20% con el uso de zapatos con ruedines respecto a un niño descalzo y hasta un 40% si la rueda estaba desplegada.

PROBLEMAS QUE PUEDEN CAUSAR

¿Qué consecuencia tiene esa alteración del reparto de cargas entre una parte y otra del pie? Caminar habitualmente con zapatillas con ruedines es similar a hacerlo de puntillas. Así, el talón no recibe información del suelo y, en consecuencia, el organismo no recibe información del talón. Esto se traduce en que los huesos del talón no se desarrollan con normalidad.

Como apunta Pascual, las consecuencias pueden ir desde dolores o problemas de crecimiento hasta el acortamiento de la musculatura posterior de la pierna, el desarrollo de posturas viciosas o que el pie plano infantil "que debería desaparecer a los ocho años, no lo haga y necesite tratamiento", según Pascual.

Otro problema que se puede generar es la hiperlordosis lumbar, un aumento de la curvatura de la espalda. Para utilizar estas zapatillas los niños sacan el trasero hacia atrás y el pecho hacia delante, formando una especie de ese con su cuerpo.

¿QUÉ OCURRE CON LAS BOTAS DE FÚTBOL O LAS MANOLETINAS?

El 83% de los niños participantes en el estudio de Roberto Pascual llevaban un calzado adecuado en relación al tamaño del pie. Sin embargo, se observó que muchos tenían un calzado específico para una actividad deportiva (fútbol, principalmente). Concretamente, el 62% llevaban botas de fútbol sala o para césped artificial. "¡Y ninguno de los colegios tiene campo con césped artificial!", exclama Pascual.

En su opinión, éste no es un calzado adecuado para ir todo el día al colegio porque suele ser de plástico "con la sudoración que eso implica" y tiene "una suela muy fina, las puntas metidas hacia dentro y la horma muy estrecha". Por eso, recomienda que no se utilice en exceso, "igual que los padres no mandan al cole a los niños con las botas de baloncesto o calzado para cualquier otro deporte".

¿Y son aconsejables los zapatos planos, como las bailarinas, que llevan algunas niñas? "Tienen su punto malo y bueno", reconoce el podólogo. Según enumera, la parte positiva es que suelen ser flexibles y de suela fina —no es necesario que los zapatos de los más pequeños tengan amortiguación, como cámaras de aire— pero por contra, suele ser estrechos y sin un medio de sujección. "Si tienen alguna hebilla o correa no son tan malos", afirma.

CONSEJOS PARA ELEGIR UN CALZADO INFANTIL ADECUADO:

  • Debería permitir el movimiento del pie del niño como si fuera descalzo y protegerlo de los elementos externos.
  • Procurar que tenga algún medio de sujección, ya sean cordones, velcro, hebillas...
  • La parte trasera del zapato no debería ser excesivamente rígida.
  • Los zapatos deberían tener la misma flexibilidad que el pie (aunque una excesiva flexibilidad tampoco es totalmente adecuada).
  • Lo aconsejable es que sean totalmente planos. La estructura del pie está diseñada para que la parte posterior (el talón) soporte el 75% del peso y la anterior el 25%. "Con dos o tres centímetros de tacón o cuña ya se equilibra el reparto de cargas entre las dos partes al 50%", asegura Pascual.

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

ESPACIO ECO