NOTICIAS
12/01/2017 23:16 CET | Actualizado 12/01/2017 23:43 CET

Sergio Ramos indigna con este gesto ante el Sevilla

Reuters

Sergio Ramos no suele celebrar con efusividad sus goles en el Sánchez Pizjuán. El jugador de Camas procede de la cantera del Sevilla, equipo en el que creció hasta llamar la atención del Real Madrid en el que ha alcanzado la élite mundial. Este jueves, en la eliminatoria que el equipo blanco ganó ante el conjunto sevillista, Ramos cambió de actitud.

Y ese cambio ha generado una enorme controversia. Tras marcar el segundo gol del Madrid, un penalti convertido a lo Panenka, Ramos lo celebró con tranquilidad e incluso juntó las manos en señal de disculpa frente a la grada. Pero una parte de la afición sevillista le pitaba fuertemente.

Y el jugador no supo contenerse. Mirando a esa parte del estadio, con gesto retador, se echó las manos a las orejas y después señaló enérgicamente su nombre y su número con la elástica blanca.

El comportamiento del central sevillano desató comentarios de todo tipo:

Síguenos en Twitter

NUEVOS TIEMPOS