POLÍTICA
21/12/2017 22:54 CET | Actualizado 21/12/2017 22:54 CET

¿Puede Puigdemont ser investido presidente?

Existe el precedente de un preso preventivo que fue candidato

Reuters

Con una mayoría absoluta de las fuerzas independentistas tras las elecciones del 21-D, y con Junts per Catalunya como fuerza más votada entre ellas, ¿puede Carles Puigdemont, huido a Bruselas desde noviembre, ser investido de nuevo presidente de la Generalitat?

Aunque no necesita acudir presencialmente al Parlament para recoger su acta de diputado -puede delegar en un apoderado de JxCat-, si consigue el apoyo de ERC y la CUP tendría que acudir, obligatoriamente, a presentar su programa y someterse a la votación de investidura.

Para eso tendría que regresar a España, pero en el momento en el que cruce la frontera es muy probable que sea detenido para pasar a disposición del Tribunal Supremo y del juez Pablo Llarena. Y es muy probable que éste decrete su ingreso en prisión incondicional sin fianza, teniendo en cuenta que así está el exvicepresidente Oriol Junqueras y el exconsejero de Interior Joaquim Forn, a pesar de que se presentaron voluntariamente ante la justicia. En el caso de Puigdemont, su huida a Bélgica es un argumento de peso para denegar su libertad provisional, a la espera de juicio.

Pero aún así, existe el precedente de un preso preventivo que presentó su candidatura: fue en 1987 cuando Juan Carlos Yoldi, de Herri Batasuna, acudió bajo custodia policial al parlamento vasco. Su candidatura fue rechazada, volvió a prisión y posteriormente fue condenado a 25 años de cárcel por pertenencia a ETA. No volvió a acudir al Parlamento.

Lo que nunca ha ocurrido es que un parlamento haya votado como presidente a un candidato en prisión.

Puigdemont ha insistido hasta la saciedad desde Bruselas que sólo regresaría a España cuando tuviera garantías de que se enfrentaría a un "proceso judicial justo". Pero en una de sus últimas entrevistas de campaña, en La Vanguardia, aseguraba: "Si se respeta el resultado de las elecciones y ese resultado es que el 155 ha sido rechazado por los catalanes, no tengo más remedio que volver".

La respuesta, por tanto, es sí: Puigdemont puede ser president de nuevo, si vuelve a España. E incluso desde prisión, siempre y cuando le voten ERC y la CUP. Hay fórmulas creativas que permitirían sortear esta situación inédita, algún tipo de delegación de funciones ejecutivas.

Otra cosa es qué impacto puede tener en la opinión pública internacional que un presidente catalán que acaba de revalidar su fuerza en las urnas permanezca entre rejas.

EL HUFFPOST PARA ALCAMPO