POLÍTICA
22/01/2018 17:42 CET | Actualizado 22/01/2018 17:42 CET

Josep Maria Matamala, el empresario amigo, confidente y escudero de Puigdemont

Se ha desplazado hasta Copenhague con el expresident

Puigdemont y Matamala, a su llegada en Copenhague
REUTERS
Puigdemont y Matamala, a su llegada en Copenhague

Carles Puigdemont ya está en Copenhague. Máxima expectación. Flashes, fotógrafos, vídeos. Imágenes en el avión de Ryanair y en el aeropuerto de la capital danesa... y siempre acompañado por un hombre. Su amigo, su confidente: el empresario Josep Maria Matamala.

Matamala es una de las personas de máxima confianza desde hace años de Puigdemont y de su familia. Y ha estado en algunos de los momentos más tensos del expresident a raíz del 1-O: en el paseo por las calles de Girona tras su cese, durante sus primeros días en Bruselas y ahora en el viaje a Dinamarca.

Conocido por su allegados como Jami, es uno de los fundadores de Convergència Democrática de Catalunya en Girona y se dedicó durante unos años a la actividad política, llegando a ser concejal del ayuntamiento de Girona entre 1987 y 1995. La amistad con Puigdemont viene precisamente de esa época, cuando el expresident ejercía como periodista y Matala pidió conocerlo tras leer un artículo suyo.

AFP

EMPRESAS, AYUDA EN EL ASCENOS Y NUEVO 'PINYOL'

Tras dejar la política, Matamala fundó la empresa Incatis, encargada de la organización de ferias y eventos. Además, tiene otra empresa, Stein, que se dedica a la papelería y la impresión. Ese lado empresarial y soberanistal lo mamó en su propia familia, que era propietaria en Girona de la librería Les Voltes -que daba prioridad a las obras en catalán y que luego se reconvirtió en fundación-.

Matamala fue crucial en la vida política de Puigdemont al ayudarle en su consolidación como candidato de Puigdemont de CiU a la Alcaldía de Girona. Su impulso llegó principalmente por el diputado Jordi Xuclá, pero el empresario era un poder de Convergència en la ciudad y factor clave para su designación en un momento en el que estaban sobre la mesa otros nombres como Ricard Font y Maria Rieradevall. Sería después uno de los primeros en enterarse de que sería el sustituto de Artur Mas en la investidura exprés que facilitaría la CUP tras el 27-S.

Se ha convertido en el gran apoyo de Puigdemont. El expresident se ha rodeado de un pinyol ajeno a la dirección del PDeCAT. Él empresario se ha convertido en uno de sus consejeros y confidentes, y además se encargó de reservar y pagar el hotel en el que se quedó los primeros días en Bruselas. Su enlace con el Parlament y mano derecha para ejecutar en el terreno su estrategia es la diputada Elsa Artadi.

EFE

NOTICIA PATROCINADA