NOTICIAS
01/02/2018 16:31 CET | Actualizado 01/02/2018 18:35 CET

Informe anual de Reporteros sin Fronteras: la prensa vivió meses negros en 2017 en Cataluña

La ONG denuncia casos de "insultos y acosos" a periodistas de medios de línea independentista y constitucionalista.

@aliciagmontano / TWITTER
El periodista turco Mehmet Siginir, el presidente de RSF Alfonso Armada, la directora de 'Hoy por hoy' Pepa Bueno y el reportero catalán Siscu Baiges, durante la presentación del informe.

"Los últimos tres meses de 2017 figuran ya entre los más negros de la historia democrática en lo que a la libertad de prensa en Cataluña se refiere". Así de contundente se ha mostrado el presidente de Reporteros sin Fronteras (RSF), Alfonso Armada, en la presentación, esta mañana, del informe anual de la ONG, un repaso sombrío a la realidad de los informadores en todo el mundo.

Según se extrae de dicho estudio, los periodistas vivieron "situaciones tan problemáticas como intolerables" desde las semanas previas a la convocatoria del 1-0 y sus consecuencias posteriores. "Si el conflicto que ha enfrentado durante los últimos años a las fuerzas independentistas catalanas con el gobierno central ha ido pasando una lenta pero constante factura al periodismo en la región, los últimos tres meses de 2017 figuran ya entre los más negros de la historia democrática en cuanto a libertad de prensa en Cataluña se refiere", indica literalmente el documento, que resume así el informe específico que, a finales de septiembre, RSF ya hizo público sobre las complicaciones para informar en Cataluña.

Los casos de "insultos y acosos" a periodistas de medios de línea independentista y constitucionalista se han multiplicado durante los meses de septiembre y octubre -"hasta tal punto que ha sido difícil realizar un censo pormenorizado-, creando una atmósfera irrespirable para la libertad de información en Cataluña", sostiene el informe".

"Muchos medios privados dependen de las ayudas de la Generalitat y los públicos, como TV3 y Catalunya Radio, que debían ser un muro de contención, se han convertido en propagandista del nacionalismo", ha expuesto el periodista Siscu Baiges. También fuera, en la prensa internacional, se han visto las cosas con determinado sesgo. El presidente de RSF-España ha recordado cómo los reporteros de medios extranjeros han sido "abducidos" por el relato de parte y cómo han sido presionados por el independentismo para intentar controlar las informaciones que publicaban en sus respectivos países. "Es insólito que los periodistas no puedan trabajar tranquilos en un país de la Unión Europea", ha denunciado Armada.

Además del "impacto" de la crisis catalana, el 2017 ha sido un "año convulso" por otras razones para los informadores en España, que han tenido que afrontar "desafíos" para ejercer el periodismo. En la presentación del informe -que ha tenido lugar en Madrid con Pepa Bueno, directora del Hoy por hoy de la Cadena SER, como conductora- la organización ha lamentado lamenta la existencia en nuestro país de casos de casos de ciberacoso, de amenazas y ataques avivados por señalamientos desde el poder, linchamientos en redes sociales, amedrentamientos, agresiones físicas y hostigamientos que "han dificultado extraordinariamente la labor de la prensa".

Además de los ataques al ejercicio periodístico derivados del conflicto catalán, Reporteros sin Fronteras también ha destacado las presiones que sufrieron en El Periódico tras los atentados de Barcelona y Cambrils, tras destapar que los Mossos recibieron la alerta de atentado en la Ciudad Condal por parte de la CIA el 25 de mayo.

La ayuda de España a Turquía

Asimismo, RSF repasa las detenciones de los periodistas de ascendencia turca Hamza Yalçin y Dogan Akhanli, sobre los que pesaba una orden de extradición de Turquía y que finalmente fueron liberados.

La ONG califica de "hecho insólito" el encarcelamiento de periodistas por orden de otro país y pide a las autoridades españolas que en el futuro tengan más en cuenta los casos humanitarios, como el estatus de refugiado político, antes de volver a ejercer de carcelero de un régimen no democrático.

El periodista turco Mehmet Siginir ha estado invitado en la presentación y ha relatado cómo tuvo que escapar precisamente de las presiones del gobierno de su país; ahora reside en España. En su tierra hay hoy 150 informadores encarcelados y la purga de Recep Tayyip Erdogan continúa con acusaciones falsas de terrorismo y cierre de medios. Siginir, que fue redactor jefe de la revista Cascada, ha explicado que desde el intento de golpe de Estado de julio de 2016 se ha producido "un exterminio total" de los medios críticos: no hay diarios, cadenas de televisión o radios que lleven la contra a Ankara.

La situación mundial no invita a ser optimista. Según el balance anual de RSF, 65 han sido muertos en 2017. Por hacer su trabajo. Si se exceptúan los lugares donde hay guerra abierta (Siria, Irak), México es, con diferencia, el peor lugar para ejercer el oficio con seguridad. Otros 179 informadores fueron encarcelados por ejercer su profesión y los secuestrados son hasta 54.

QUERRÁS VER ESTO

"Reporteros de guerra", por RSF.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- #RespectPressCAT: Reporteros Sin Fronteras reclama respeto al ejercicio del periodismo en Cataluña

- 65 periodistas asesinados durante 2017, la cifra más baja en 14 años

- 'Periodicidio' en México: donde reportear el infierno se paga con la vida

- Donald Trump no es el único que ataca a la prensa

NOTICIA PATROCINADA