INTERNACIONAL
01/03/2018 08:22 CET | Actualizado 01/03/2018 11:48 CET

Londres rechaza mantener a Irlanda del Norte en mercado único tras el Brexit

May rechaza evitar una frontera estricta con la República de Irlanda tras su salida de la Unión Europea (UE).

Peter Nicholls / Reuters

El Gobierno británico ha rechazado una propuesta de Bruselas para mantener a Irlanda del Norte en el mercado único y evitar una frontera estricta con la República de Irlanda tras su salida de la Unión Europea (UE).

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, ha dicho en el Parlamento que no aceptará el borrador del acuerdo del Brexit elaborado por la Comisión Europea (CE) porque "amenaza la integridad constitucional del Reino Unido".

Ese texto podría poner en peligro la integridad territorial del país "al crear una frontera aduanera y regulatoria en el mar de Irlanda", ha puntualizado la jefa del Gobierno. "Dejaré esto bien claro al presidente (de la Comisión Europea, Jean-Claude) Juncker y a otros", añadió.

Por contra, su colega irlandés, el democristiano Leo Varadkar, ha celebrado que ese texto, divulgado por el negociador comunitario, Michel Barnier, ofrece reconocimiento legal a los acuerdos alcanzados entre las dos partes en diciembre sobre los derechos de los ciudadanos, la factura del divorcio y la frontera entre las dos Irlandas.

El "taoiseach" (primer ministro irlandés) ha indicado que May se comprometió entonces a evitar el establecimiento de una barrera física en Irlanda del Norte que perjudique a la economía de toda la isla y su proceso de paz, a pesar de que quiere abandonar el mercado único y la unión aduanera con un "Brexit duro".

"Ahora es responsabilidad del Reino Unido presentar propuestas para hacer eso posible si rechaza la llamada 'Opción C', recogida en el borrador del acuerdo", ha explicado Varadkar.

Un "área común regulatoria"

La "Opción C", ha recordado Barnier, propone establecer entre Irlanda del Norte y la UE un "área común regulatoria", de modo que permanecerían en vigor en toda la isla de Irlanda las normas de la unión aduanera y el mercado interior.

"Ningún primer ministro del Reino Unido podría alguna vez estar de acuerdo con eso", ha recalcado May, en referencia a la posibilidad de que la frontera comercial quedara delineada en el mar de Irlanda, que separa Irlanda del Norte de Gran Bretaña.

La "premier" sabe que esa opción es inaceptable para los "tories" más antieuropeístas y para el Partido Democrático Unionista (DUP) norirlandés, del que depende para gobernar tras haber perdido la mayoría absoluta en las elecciones generales del año pasado.

"Absurda y exagerada"

El líder del DUP en Westminster, Nigel Doods, ha calificado la propuesta de la CE de "absurda y exagerada" y se declaró "sorprendido" de que Bruselas "se crea que pueda convencernos a nosotros o al Gobierno británico".

"No hemos decidido abandonar la Unión Europea para ver ahora la ruptura del Reino Unido. Sería catastrófico para Irlanda del Norte quedar aislada de los mercados británicos", ha advertido el dirigente del DUP, principal representante de la comunidad protestante.

Barnier y Varadkar han dejado claro que la "Opción C" es, simplemente, una especie de comodín para mantener la frontera norirlandesa abierta si esta cuestión no se resuelve a través del establecimiento de una nueva relación comercial entre el Reino Unido y la UE, tan estrecha que sean innecesarios los controles en la isla ("Opción A").

Soluciones "diplomáticas o tecnológicas"

La "Opción B" contempla soluciones "diplomáticas o tecnológicas", apuntó el "taoiseach", quien, no obstante, pidió a Londres que plantee propuestas concretas y no "cosas teóricas", en referencia a una idea del ministro británico de Exteriores, Boris Johnson.

El dirigente conservador aseguró ayer que se podría evitar una frontera estricta en Irlanda recurriendo a la misma tecnología que permite controlar la entrada de vehículos privados en el centro Londres para cobrar un impuesto a la circulación.

"No hay frontera entre Islington o Camden y Westminster, (...) pero cuando era alcalde del Londres logramos recaudar de manera invisible y anestésica cientos de millones de libras de las cuentas de la gente que viajaba entre esos barrios, sin necesidad alguna de establecer controles fronterizos", ha dicho Johnson.

En este sentido, los medios británicos han revelado que el jefe de la diplomacia de Londres, partidario del Brexit duro, ya había sugerido la posibilidad de reintroducir una frontera entre las dos Irlandas tras este divorcio.

EL HUFFPOST PARA ENDESA