POLÍTICA
01/03/2018 19:45 CET | Actualizado 01/03/2018 21:02 CET

Puigdemont renuncia a presidir la Generalitat y propone a Jordi Sánchez

El exlíder de la ANC está en la prisión de Soto del Real.

Paso al lado. El expresident Carles Puigdemont ha renunciado hoy a presentar su candidatura a la Presidencia de la Generalitat y ha propuesto al exlíder de la ANC Jordi Sànchez -encarcelado en Soto del Real- para el puesto.

Puigdemont ha hecho este anuncio en un mensaje lanzado a través de las redes sociales Twitter, Youtube y Facebook, apenas unas horas después de que el Parlament aprobase una resolución simbólica que avalaba su presidencia con los votos de Junts per Catalunya, ERC y la CUP.

En el texto acordado finalmente no se hacía mención a la declaración unilateral de independencia, pero reivindicaba la jornada del 1-O y calificaba de "ilegal e ilegítima" la destitución de Puigdemont y de su Govern.

Puigdemont se encuentra huido en Bélgica y será detenido en cuanto pise España, donde la Justicia le espera por su imputación por rebelión, sedición y malversación. La causa está siendo investigada en el Tribunal Supremo por parte del juez Pablo Llarena, que mantiene en prisión a Oriol Junqueras, Joaquim Forn y los 'Jordis'.

"De manera provisional"

El 'número uno' de Junts per Catalunya ha señalado que ha informado al presidente del Parlament, Roger Torrent, de que renuncia de "manera provisional" a ser el candidato a la investidura. No obstante, seguirá siendo diputado en el Parlament.

El expresident ha puesto sobre la mesa el nombre de Jordi Sànchez, antiguo presidente de ANC y 'número dos' en la lista de Junts per Catalunya. Este líder independentista se encuentra en la cárcel de Soto del Real (Madrid) y el juez le ha denegado su salida de prisión para acudir a los plenos. Puigdemont lo ha definido como "un hombre de paz, injustamente encerrado en una cárcel española".

Torrent abrirá una nueva ronda de contactos la semana que viene

El siguiente paso será la apertura de una ronda de contactos por parte de Torrent con los grupos parlamentarios, según han informado fuentes de la Cámara citadas por Europa Press.

Puigdemont ha explicado que esta decisión de apartarse se debe a la "razón" de que "es la única manera de que se pueda acordar un nuevo Govern, lo más rápidamente posible, que respete la voluntad del pueblo de Cataluña". "Nuestras instituciones tiene que continuar siendo gobernadas por el independentismo y no por el autoritarismo del 155", ha indicado.

Además, Puigdemont ha avanzado en el mensaje que ha presentado una demanda contra el Estado español ante el Comité de los Derechos Humanos de Naciones Unidas para denunciar la "violación" de sus derechos.

La insostenible situación de Puigdemont

La situación de Puigdemont se había convertido en un problema para el propio independentismo para lograr formar el Govern. El expresident tenía la intención de lograr una investidura telemática, algo rechazado por el Tribunal Constitucional y que supuso la paralización del pleno convocado con esa intención.

Este es un paso necesario para lograr ese Govern, aunque surgen las dudas sobre el nombre de Sànchez por su situación en prisión. Necesitaría el permiso del juez Pablo Llarena para poder intentar una investidura, algo que parece difícil por las anteriores decisiones del magistrado sobre el antiguo líder de la ANC y parece también imposible la gestión de la Presidencia de la Generalitat desde la cárcel. En las últimas semanas han surgido también otros nombres para ocupar ese puesto como los de Elsa Artadi y Jordi Turull.

El reloj se encuentra ahora mismo parado en el Parlament, ya que no empezará a contar hasta que no se produzca una sesión de investidura. El acuerdo del Senado aprobado en octubre señala que el 155 se aplicará en la comunidad hasta que se haya constituido legalmente un nuevo Govern.

La candidatura de Puigdemont no contaba ya con el respaldo ni de todo su partido, con sectores vinculados a Artur Mas y Martas Pascal proclives a ese paso al lado. También en ERC han presionado en esta dirección y el propio Oriol Junqueras lanzó desde la cárcel la idea de una presidencia simbólica en Bruselas y otra efectiva en Barcelona.

REUTERS

El Gobierno central también se ha mostrado contrario en los últimos días a que sea investido Sànchez. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, dijo que el candidato debía tener la "posibilidad jurídica y material de ejercer".

"Espero que quien sea tenga todas las capacidades para hacer bien su trabajo, y si está privado de libertad por decisión judicial, no me parece fácil", explicó el ministro. Ahora se abre por tanto un nuevo capítulo del culebrón jurídico-político, que tendrá como escenarios los tribunales Supremo y Constitucional.

El futuro de Puigdemont

¿Y qué va a hacer ahora Puigdemont? El expresident ha reafirmado su voluntad de mantener la "legitimidad de la República" y ha comentado que en los próximos días convocará a miembros del Parlament a una reunión en Bélgica para abordar esta cuestión.

El acuerdo de investidura entre Junts y ERC incluye la creación de varios órganos para internacionalizar la República: una Asamblea de Representantes de la República, una Presidencia del Consell de la República y un Consell per la República.

"No claudicaré, no renunciaré, no me retiraré ante la actuación ilegítima de quienes han perdido en las urnas ni ante la arbitrariedad de quienes están dispuestos a pagar el precio de abandonar el Estado de derecho y la justicia para defender la unidad de la patria", ha dicho en el mensaje Puigdemont.

Y ha agregado: "Espero que muy pronto podré volver a Cataluña como un hombre libre y que nuestras instituciones tengan también la libertad de poder investir presidente al candidato que la mayoría considere".

A todos les viene hoy a la mente el mensaje que le mandó Puigdemont al exconseller Toni Comín: "El plan de Moncloa triunfa, los nuestros nos han sacrificado".

Carles Puigdemont

ESPACIO ECO