ECONOMÍA
09/05/2018 07:43 CEST | Actualizado 09/05/2018 18:57 CEST

Las claves de la petición de auxilio de Argentina al FMI

Doce años después de que Néstor Kirchner cancelara la deuda de Argentina con el FMI, Mauricio Macri solicita un nuevo préstamo.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en Buenos Aires.
DAVIS FERNANDEZ via Getty Images
El presidente de Argentina, Mauricio Macri, y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en Buenos Aires.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, ha anunciado este martes el inicio de conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para que el organismo le otorgue "una línea de apoyo financiero". Aunque el Gobierno no ha informado de la cantidad del préstamo, se prevé que sea de 30.000 millones de dólares, según publican el diario Clarín y la agencia Bloomberg.

"Hace minutos hablé con Christine Lagarde, su directora, y nos confirmó que vamos a arrancar hoy mismo a trabajar en un acuerdo", aseguró Macri en un mensaje de tres minutos de duración, grabado en la Casa Rosada y publicado en su página de Facebook.

Macri reconoció que en sus dos primeros años en el Gobierno contó con "condiciones internacionales favorables", que ahora han cambiado. "Somos de los países del mundo que más dependemos del financiamiento externo". Razón no le falta.

"Mi convicción es que estamos recorriendo el único camino posible para salir del estancamiento, buscando siempre evitar una gran crisis económica que nos haría retroceder y dañaría a todos", afirmó.

Estamos recorriendo el único camino posible para salir del estancamiento, buscando siempre evitar una gran crisis económica que nos haría retroceder"Mauricio Macri

El FMI ha confirmado el inicio de conversaciones en un comunicado. "Argentina es un destacado miembro del Fondo Monetario Internacional (...) Se han iniciado discusiones sobre cómo podemos trabajar juntos para fortalecer la economía argentina y se llevarán a cabo en breve ", ha asegurado Lagarde.

¿Qué ha pasado para que Macri tenga que pedir ayuda al FMI?

La economía argentina vive su enésima etapa convulsa. El dólar estadounidense inició una escalada de precios en las últimas semanas al tiempo que el peso argentino se iba desplomando. El jueves pasado el dólar marcó récord al alcanzar un precio de 23 pesos argentinos. Esta subida del dólar se ha traducido en un encarecimiento de los precios.

Con el objetivo de frenar esta depreciación del peso argentino, el Banco Central de la República Argentina elevó los tipos de interés (nivel de referencia que sirve para fijar el precio del dinero) hasta en tres ocasiones en la misma semana. El objetivo era frenar la huída de los inversores. En una semana Los tipos subieron del 27,25% al 40%, los más elevados del mundo.

Además, el país sufre una gran inflación, la segunda más alta de la región por detrás de Venezuela. El año pasado terminó con un 24,6%. El Gobierno anunció un ajuste de más de 3.000 millones de dólares en gasto público, principalmente en inversiones en obra pública.

Estas medidas no han sido suficientes para frenar el desplome del peso argentino. En la mañana del martes la divisa estadounidense alcanzó los 23,60 pesos. El índice Merval (el equivalente argentino al Ibex 35) llegó a caer un 5% este martes por la mañana. Tras el anuncio de Macri, la caída se apaciguó.

¿Pero Argentina no debía ya dinero al FMI?

No. La petición de ayuda de Macri al FMI llega 12 años después de que el expresidente Néstor Kirchner cancelara la anterior deuda de más de 9.800 millones de dólares con este mismo organismo. Este préstamo se devolvió el 3 de enero de 2006 en un único pago con dinero procedente de las Reservas del Banco Central. Esta era la portada del diario Clarín cuando el mandatario hizo el anuncio en diciembre del año anterior:

Clarín

¿Puede caer Macri por esta decisión?

La relación del FMI y Argentina siempre ha sido complicada. El organismo internacional prestó financiación al país en la década de los 90 y a comienzos de 2000. Los argentinos consideran al FMI una auténtica bestia negra, al culparle de los ajustes por las duras condiciones que impuso en los préstamos. También lo vinculan con el corralito que se produjo en 2001.

La solicitud al FMI por parte de Macri supone el reconocimiento de un fracaso político. Desde que llegó a la Casa Rosada, el presidente ha contado con el beneplácito de los mercados y siempre se había opuesto a pedir el rescate. Ante la gravedad del asunto, el propio presidente ha querido asumir personalmente el anuncio.

Los argentinos temen que en esta ocasión se puedan producir turbulencias en la economía y nuevos recortes como en el pasado. La oposición ha calificado la medida de retroceso y pérdida de soberanía. No se sabe si Macri aguantará, pero en 2019 está prevista la celebración de nuevas elecciones, que podrían suponer un revés para el mandatario.

¿Es bueno o malo pedir dinero al FMI?

La economía argentina atraviesa una situación compleja. El país cerró 2017 con un déficit del 3,9% del producto interior bruto y tiene una gran dependencia de la financiación exterior. El Gobierno de Macri sostiene que con esta decisión el país podrá acceder con mayor facilidad al mercado.

"Es el financiamiento más barato que tenemos disponible. El fondo presta a tasas que son inferiores a las tasas del mercado, las tasas internacionales han subido", ha asegurado el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Algunos economistas también han aplaudido la petición, al considerar que no existía otra opción. "La línea de crédito del FMI es la opción menos costosa para el crecimiento. Va a ayudar a bajar el riesgo país, permitir acceso al crédito para las asociaciones público privadas", ha asegurado el economista Miguel A. Kiguel.

EL HUFFPOST PARA ALCAMPO