POLÍTICA
31/05/2018 08:55 CEST | Actualizado 31/05/2018 19:25 CEST

Sánchez se compromete a mantener los presupuestos del PP y exige a Rajoy que dimita

El presidente del Gobierno ha defendido que el PP "no es un partido corrupto" y ha criticado que Sánchez quiere La Moncloa sin pasar por las urnas.

Máxima tensión política, horas cruciales para el futuro del país. El Congreso se ha convertido este jueves en un ring político con el debate de la moción de censura del PSOE contra Mariano Rajoy, que puede acabar en apenas un día y medio con el Gobierno. Los dos principales boxeadores, el presidente y Pedro Sánchez, ha subido a la tribuna de oradores a lo largo de la mañana y los ánimos se han ido calentando. ¡Punch!

El candidato socialista, que podría ser presidente el viernes si gana la moción, ha lanzado un mensaje muy directo a Rajoy: "Dimita y todo terminará". Y, además, se ha comprometido a mantener los presupuestos generales si llega a La Moncloa, todo un guiño para buscar el voto del PNV, y ha avanzado su intención de volver a la "normalidad" y establecer un "diálogo" con el nuevo Govern catalán. Huele ya el palacio presidencial.

Unas palabras y compromisos que llegaban apenas después de que Rajoy interviniera en el Pleno para defenderse diciendo que el PP "no es un partido corrupto" y que la sentencia de Gürtel no condena a nadie del Gobierno ni del Partido Popular. A juicio de un peleón y enfadado presidente, la moción es una operación de Sánchez para llegar a La Moncloa sin pasar por las urnas. "Ese señor no puede ser presidente del Gobierno", ha criticado sobre el socialista.

Tras escuchar esto, Sánchez ha dicho: "Le voy a hacer una pregunta. ¿Está dispuesto a dimitir hoy y aquí?". El socialista ha remarcado esta idea y ha lanzado que así podría salir Rajoy "por decisión propia". Ha insistido hasta tres veces: "Dimita y esta moción habrá terminado aquí y ahora". Toda una provocación para el presidente, que se agarra a que hasta el momento tiene la confianza de los ciudadanos y de la Cámara.

"La mayor irresponsabilidad sería no presentar una moción de censura contra quien es merecedor de un evidente reproche político de esta Cámara", ha remarcado el socialista, que le ha dicho a Rajoy que su tiempo ha acabado por su "soledad" y su "estabilidad de cartón piedra". La moción, ha relatado Sánchez, nace de la "incapacidad del señor Rajoy de asumir la responsabilidad política".

En la posterior réplica, Rajoy ha evitado responder directamente sobre su dimisión y le ha acusado a Sánchez de "chantajear" a los partidos y los ciudadanos. El presidente del Gobierno, que a ratos parecía hablar como jefe de la oposición, se ha lanzado brusca y retóricamente contra el líder del PSOE: "pura ambigüedad táctica", "denigra la realidad española", "necesita un dragón para poder presentarse como un San Jorge", "una moción contra los españoles porque no le han hecho caso", "muy negativo", "oportunismo", "ambiciones personales"...

En el tercer cara a cara ha entrado más lleno en la el tema de la dimisión. Y ha dicho respondiendo descartándolo por el momento: ¿Por qué tengo yo que dimitir si de momento tengo la confianza de la Cámara y de la mayoría cuando usted no tiene ni la de los ciudadanos ni la de la Cámara? ¿No le parece que lo razonable es que dimita cuando pierda alguna de ellas?". Y ha dicho: "¡El que tiene que dimitir es usted! ¡Y de manera irrevocable!". En democracia un dirigente se va, ha agregado, cuando lo dicen los electores o la Cámara.

Palabras cruzadas, acusaciones, críticas, muchos nervios en Madrid... Y todos pendientes del PNV, que decide hoy en Vitoria si apoya o no la moción. Atentos hasta cuando Aitor Esteban (PNV) dejaba unos minutos el escaño.

No pone fechas a las elecciones y se compromete con los actuales presupuestos

El discurso de Sánchez era muy esperado para saber sus planes de futuro y las ofertas para captar el voto de los nacionalistas. Ha prometido encabezar un Gobierno "socialista, paritario, europeísta, garante de la estabilidad presupuestaria y económica, cumplidor con sus deberes europeos, que hará cumplir la Constitución y hará del diálogo su forma de hacer política, con todas las fuerzas parlamentarias y todos los gobiernos autonómicos".

Y ha reiterado su hoja de ruta que acabaría en elecciones generales, a las que no ha puesto fecha. Ha aseverado que se consensuará con los grupos parlamentarios este itinerario, que pasa primero por "recuperar la estabilidad y la normalidad política; segundo, atender las urgencias que tenga el país y tercero, convocar elecciones para que los españoles decidan el rumbo".

Sánchez ha revelado además que se compromete a gobernar manteniendo los presupuestos generales del Estado del actual Ejecutivo y aprobados en el Congreso (con el voto en contra del PSOE). "Los asumo desde la responsabilidad para garantizar la gobernabilidad del país", ha explicado respecto a las cuentas a las que le faltan todavía el visto bueno del Senado.

Mantener los presupuestos es una de las mayores preocupaciones del PNV, cuyo voto será decisivo, ya que los presupuestos reportarán 540 millones de euros en inversiones y actuaciones en Euskadi.

A este respecto, Rajoy luego ha contestado que le parecía "verdaderamente chocante" que ahora los socialistas hicieran este compromiso y ha dejado un recado a Unidos Podemos: "Se los van a tener que comer con patatas".

"Iniciar el diálogo con el nuevo Govern"

También se ha comprometido Sánchez a "restablecer los puentes con todas y cada una de las comunidades autónomas". Ha dicho que aspirar a "sentar las bases de normalizar la relación" e "iniciar el diálogo entre el Gobierno y el nuevo Govern de Cataluña".

Ha agradecido en este sentido las labores de mediación que intentó el lehendakari, Íñigo Urkullu, en los momentos "dramáticos "que se vivieron en Cataluña tras el 1-O. Y a Rajoy le ha espetado: "No me va a dar lecciones de amor a mi país", criticando que le llamaran desde el PP el "Judas" o el "enemigo del Estado". No obstante, le ha dicho al presidente que los votos de los independentistas "son tan legítimos como los suyos y como los míos, porque sus diputados son representantes de la soberanía nacional y, en consecuencia, no se escude en la crisis territorial para aferrarse a la presidencia del Gobierno".

Rajoy: "El PP no es un partido corrupto"

Estas palabras de Sánchez han llegado después de la intervención del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que ha decidido salir a la tribuna de oradores del Congreso para defenderse contra la moción de censura presentada por el PSOE diciendo que el "PP no es un partido corrupto" y se ha lanzando al cuello de los socialistas denunciando que la han presentado haciendo una interpretación "libre, interesada y manipulada" de la sentencia judicial de Gürtel.

El presidente ha dicho que se ha llegado a esta situación por el "afán" de Sánchez de ocupar La Moncloa sin pasar por las urnas, por su "oportunismo" y su "ambición personal". "Ese señor no puede ser presidente del Gobierno", ha remachado. Hasta los "chiquillos", ha apostillado, saben que el candidato socialista "escapa de la gente" y no gana unas elecciones.

Rajoy ha tomado la palabra después de la intervención inicial de José Luis Ábalos (PSOE), encargado de abrir el debate defendiendo la propuesta del PSOE y que ha denunciado que "Gürtel era el PP y el PP era Gürtel". Los socialistas han dicho que hay que desalojar al popular de La Moncloa por "dignidad" con la hoja de ruta "moción, estabilidad y elecciones".

Rajoy ha insistido en que no hay condena penal ni al Gobierno ni al PP en la sentencia. "Usted mintió", le ha reprochado al socialista sobre sus afirmaciones respecto al fallo de la Audiencia Nacional. "Si la sentencia es toda la base de la moción ya pueden retirarla, salvo que se inventen otra", ha dicho un Rajoy con ganas de pelea parlamentaria.

Y ha dicho que no hay motivos para la moción. "Se trata de una historia vieja, que ya hemos debatido", ha argumentado Rajoy, que ha reconocido que en su partido ha habido corruptos. Pero acto seguido ha dicho: "No es un partido corrupto, aunque les disguste".

EFE

"¿Son acaso Teresa de Calcuta?"

"¿Son acaso Teresa de Calcuta?", le ha preguntado irónicamente a Ábalos sobre el PSOE, y ha pedido que no se tome "el pelo" a los españoles. "Para venir a dar lecciones hay que estar en condiciones", ha afirmado.

"Señor Ábalos, ¿pueden ustedes presumir de incorruptos?, ¿tienen algún procesado en sus filas?, ¿le han abierto a algún militante de su partido juicio oral?, ¿tienen algún condenado en sus filas?, ¿alguien de su partido está en la cárcel por corrupción?. Señor Ábalos, ¿cuando llegue la sentencia de los ERE se van a poner una moción censura a sí mismos?, ha ironizado otra vez el presidente.

Por todo ello, ha acusado a los socialistas de de presentar una "temeraria" moción para que gobierne "un mandado". Ha criticado entonces duramente a Sánchez, diciendo que esta iniciativa responde exclusivamente a sus "afanes".

En su opinión, Sánchez ha asimilado lo mismo que los electores: "No llegará a la Presidencia del Gobierno por las urnas". Es un "golpe de efecto" para intentar "resolver sus problemas", ha insistido.

Este debate parlamentario se produce en mitad de la incertidumbre de lo que hará el PNV, cuyos votos son decisivos para decantar la balanza. Si apoyan al PSOE, Pedro Sánchez podría sacar la moción y ser presidente este viernes. En cambio, si se abstienen o votan en contra, Rajoy seguirá como líder del país. Otra de las posibilidades que ha sobrevolado durante las últimas horas es la dimisión del jefe del Ejecutivo para para la moción, pero Moncloa lo sigue desmintiendo.

Ábalos: "Gürtel era el PP y el PP era Gürtel"

Previamente, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha sido el encargado de arrancar a las 9 de la mañana el debate de la moción de censura presentada por su partido. Sus mensajes han ido contra la "corrupción" del PP y la "inmensa indignación" provocada por la sentencia del caso Gürtel, lo que justifica una moción para la "dignidad" de la democracia, y apelaciones al resto de grupos sobre si van a apoyar la "impunidad" al PP.

El parlamentario del PSOE ha asegurado que una vez conocida la sentencia de Gürtel ya hay una certeza: "Gürtel era el PP y el PP era Gürtel". El socialista ha recordado que la sentencia dice que el PP era un sistema de "corrupción institucional". "Lo dice la Justicia", ha remarcado.

Por todo ello, ha apelado directamente a Rajoy y le ha dicho que no pasará a la Historia como un buen presidente: "Ha hundido hasta límites insospechados la dignidad de la sede que ocupa". "No ha tenido la decencia política de dimitir", ha apostillado.

Además, ha lamentado que la sentencia dude de la "credibilidad" de Rajoy como testigo en el juicio de Gürtel. "Leo la sentencia, no opino", ha remarcado el 'número tres del PSOE'. Ábalos dice que este fallo judicial condena "por primera vez" a un partido político por corrupción.

El socialista ha contrapuesto la España que lo pasa mal con aquella de "bodas y celebraciones imperiales". Para Ábalos, se creó un "verdadero círculo de corrupción". "Les mueve la risa", ha criticado a los diputados del PP. "El ministro de Justicia no se puede reír de una sentencia de la Audiencia", ha remarcado.

Si las sentencias tuviera efecto "retroactivo", ha relatado, el PP no habría ganado varias elecciones. En este sentido, ha puesto en duda la legitimidad de los escaños del Partido Popular al haber financiado irregularmente.

Ha hecho a su vez una llamada al resto de diputados: "¿El resto va a colaborar con la impunidad, va a compartir la asunción de la responsabilidad?"

EFE

"Moción, estabilidad y elecciones"

La moción de censura, ha subrayado el socialista, es una "respuesta serena, con sentido de Estado y con carácter constitucional". Y ha agregado que la reacción del Gobierno "nos ha dado más razones". "De todas formas, los afiliados al PP y sus electores no se merecen este espectáculo", ha añadido.

Ha indicado que el PP ha considerado a Pedro Sánchez un "Judas", pero ha recordado la "lealtad" con la que se han comportado con el Gobierno en la aplicación de la Constitución, "pero no nos entregamos".

Ábalos se ha mostrado duro diciendo que el PP está cuestionando a la Justicia. "A ustedes les importa relativamente poco el Estado de España, les preocupa su supervivencia. Las instituciones les importan en tanto dispone del poder. Cuando no disponen del poder, todo vale", ha lanzado el socialista, que ha recordado la frase de Cristóbal Montoro "que caiga España que ya la levantaremos nosotros".

"Si esta Cámara hoy no reacciona, ¿qué vamos a decir cuando lleguen otras sentencias? Los españoles no podemos tolerar la corrupción y la indecencia como si fuera algo normal", ha apostillado.

Por todo ello, ha defendido que la moción no podía "ser instrumental" o para convocar elecciones, sino que debe dejar claro una censura a las prácticas que "han atentado contra el sistema democrático".

"Primero reprobación en la Cámara", ha explicado Ábalos, "y luego elecciones". "Una moción para recuperar la dignidad de la democracia", ha resumido ante el aplausos de la bancada socialista. Ha vuelto a dibujar la hoja de ruta del PSOE: moción, estabilidad y elecciones. No ha puesto fecha concreta a una cita con las urnas.

Moción de censura a Rajoy