POLÍTICA
05/06/2018 19:56 CEST | Actualizado 05/06/2018 21:02 CEST

Aznar dice que el centro-derecha en España ha sido "desarticulado" y se ofrece para ayudar a reconstruirlo

El expresidente popular asegura que no se siente "representado por nadie".

El expresidente del gobierno Jose María Aznar, este martes.
GTRES
El expresidente del gobierno Jose María Aznar, este martes.

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha reaparecido este martes en plena crisis del PP para ofrecerse a ayudar a reconstruir el centro-derecha en España que, a su juicio, "ha sido desarticulado". "La reconstrucción de un centro derecha nacional es indispensable para poder ver con confianza el futuro" del país, según Aznar.

Aznar ha comparecido ante los medios tras participar en la presentación del libro No hay ala oeste en la Moncloa. La realidad del poder en España, de Javier Zarzalejos. La reaparición en público de Aznar se ha producido unas horas después de que Mariano Rajoy haya anunciado ante el Comité Ejecutivo Nacional la convocatoria de un congreso extraordinario este verano para elegir a su sucesor.

Sin aludir directamente al PP, condenado en el juicio de la trama Gürtel, ha opinado que la corrupción es "un cáncer que no podemos tolerar" y, en este sentido, ha dicho que "cada cuál tiene que responder por sus actos". "Os digo, mirándoos de frente, que yo respondo de los míos desde el primero hasta el último", ha aseverado.

GTRES
Aznar, este martes.

Aznar ha comentado durante su comparecencia que estos últimos días han sido "animados" y ha recalcado que él tiene un compromiso "exclusivamente con España y los españoles". "No me considero militante de nada, ni me siento representado por nadie", ha subrayado.

TRES CRISIS

El exdirigente popular ha señalado que la sociedad española se enfrenta actualmente, a su juicio, a tres grandes crisis: una ocasionada por el intento de secesión a través de un "golpe de estado" en Cataluña; otra crisis derivada del sistema de partidos y una crisis de liderazgos.

Respecto a la situación en Cataluña, ha subrayado que, tras levantarse el 155, "el golpe sigue, en Cataluña hay un gobierno golpista, y el movimiento independentista no ha sido desarticulado". Por tanto, no ve recuperada la normalidad y ha advertido de que eso sólo se logrará después de desarticular plenamente el movimiento secesionista, "con todo lo que eso implica, con todos sus apoyos, mediáticos, financieros, sociales y políticos".

"Si no se hace eso, no se está haciendo los suficiente para que España gane a los golpistas", ha añadido antes de expresar su especial preocupación por el hecho de que los independentistas hayan apoyado a Pedro Sánchez para hacerse con el Gobierno.

VICTIMISMO

Sobre la crisis del sistema de partidos, ha comentado que "no han sido los ciudadanos lo que han dado la espalda a los partidos; han sido los partidos los que han dado la espalda a los ciudadanos y han sembrado el desconcierto entre los electores". Al mismo tiempo que la reconstrucción del centro-derecha, cree necesario que también lo haga el centro-izquierda, ya que considera que está roto desde 2004.

En cuanto a la crisis de liderazgos, ha avisado del peligro de quienes obtienen peores resultados aunque sean promocionados a las más altas responsabilidades (en referencia a Pedro Sánchez) y ha alertado del riesgo de ejercer el victimismo en política.

EL HUFFPOST CON NETFLIX