POLÍTICA
17/06/2018 22:12 CEST | Actualizado 18/06/2018 12:11 CEST

Las claves y las incógnitas que deja la llegada del 'Aquarius'

Los 630 migrantes han desembarcado en Valencia tras ser rechazados por el resto de países y tras pasar más de una semana en el mar.

El 'Aquarius' no debía haber desembarcado en Valencia. Este buque, que había rescatado a 629 migrantes que se encontraban a la deriva en el Mediterráneo central, ha acaparado titulares en todo el mundo después de que ni Italia, ni Malta, ni ningún otro país europeo cercano le permitiera atracar en sus costas, haciendo caso omiso al derecho internacional humanitario y a la precaria situación humanitaria a bordo.

Tras pasar 48 horas abandonados a su suerte en el mar, tan solo España le ofreció un puerto seguro a este buque fletado por SOS Mediterranée y Médicos sin Fronteras. El buque ha arribado al puerto valenciano este domingo junto a otros dos barcos de la marina italiana, el 'Dattilo' y el 'Orione'. Los migrantes han desembarcado al fin, más de una semana después de ser rescatados. Pero, ¿y ahora qué? Estas son las claves de la llegada y las incógnitas que se abren tras la odisea del 'Aquarius'.

'Esperanza del Mediterráneo'

Todo ha estado milimetrado. El dispositivo de acogida de los migrantes, organizado por Cruz Roja, la Generalitat y varios ministerios ha sido bautizado como 'Esperanza del Mediterráneo'. En él han participado más de 2.300 personas. El atraque de los buques se ha producido de forma escalonada: primero ha arribado el 'Dattilo', seguido del 'Aquarius y, por último, el 'Orione'.

Los migrantes han desembarcado en grupos de aproximadamente cinco personas tras haber sido inspeccionados por técnicos de Sanidad Exterior a bordo. Una vez en tierra, han sido acompañados a unas carpas dispuestas en el puerto en las que han recibido atención sanitaria y han sido identificados por personal de Interior. Las personas que precisaban una mayor atención médica han sido trasladadas directamente al hospital. Ese ha sido el caso de personas que presentaban lesiones, patologías o situaciones de vulnerabilidad como las mujeres embarazadas (un bebé llegó a nacer a bordo durante la travesía).

JOSE JORDAN via Getty Images

En el conjunto del pasaje se han detectado 31 nacionalidades diferentes, con predominio de las personas procedentes de Sudán, Argelia, Eritrea y Nigeria. El subdirector de emergencias de la Generalitat, Jorge Suárez, ha afirmado muchos de ellos estaban "muy aturdidos", aunque la operación se ha desarrollado sin incidencias. Centenares de medios, muchos de ellos internacionales, han cubierto la llegada y la recepción de los migrantes.

Las posibilidades de los migrantes

Una vez en tierra firme y tras ser atendidos por personal sanitario, los migrantes han sido identificados y han recibido un permiso extraordinario de 45 días para permanecer en España, según ha informado la Policía. Después, han sido trasladados a distintos centros de la Comunidad Valenciana en los que permanecerán durante un plazo de en torno a una semana, mientras resuelven los trámites administrativos y conocen las opciones que tienen.

Getty Images

La distribución se hace en función de si son adultos solos, menores no acompañados (han llegado 123), familias o mujeres embarazadas, con el fin de que todos estén cómodos y debidamente atendidos. Pueden solicitar asilo en España para optar a recibir el estatus de refugiado. Tras esa semana aproximada inicial, serán distribuidos por las diversas comunidades autónomas que se han ofrecido a acogerles, en un reparto que organizará el Gobierno. También tienen la posibilidad de acogerse al ofrecimiento de Francia, que ha aceptado recibir en su territorio a aquellos que así lo soliciten.

Una ola de solidaridad

Muchos han visto en la llegada del 'Aquarius' a Valencia una lección de solidaridad a muchos países de Europa. Miles de voluntarios han recibido a los migrantes: psicólogos, socorristas, intérpretes, médicos... También los conductores de los autobuses que han transportado a la prensa a un lado y a otro del puerto eran voluntarios de la Empresa Municipal de Transporte y han trabajado en su día libre desde las 5 de la mañana.

Incluso Mark Lowcock, el vicesecretario general de Asuntos Humanitarios de la ONU, que visitó España este viernes, felicitó al Gobierno y al país por su solidaridad al dejar al Aquarius desembarcar. Estas menciones y agradecimientos se suman a los de otras organizaciones internacionales como Amninitía Internacional o incluso el papa Francisco.

PAU BARRENA via Getty Images

Los españoles también tuvimos nuestros 'Aquarius'

Si uno caminaba este domingo por la playa de la Malvarrosa, a dos o tres kilómetros de donde desembarcaba la flota del 'Aquarius', se encontraba con un panorama totalmente diferente: la gente tomaba el sol en la playa y las terrazas y el paseo marítimo estaban llenos.

Algunas de las personas mayores que paseaban por allí han pensado estos días en sus padres y abuelos exiliados. "Estos chicos tienen derechos como todo el mundo", comentaban algunos, "sólo les queda emigrar como pasó con nosotros hace 80 años". Se refieren a embarcaciones como el 'Stanbrook', que llevó a casi 3.000 exiliados españoles de Alicante a Orán tras la guerra.

Para una pareja de jubilados, la llegada del 'Aquarius' ha sido algo "maravilloso" para Valencia. "Quiero que se conozca como la ciudad de acogida", dice la mujer enumerando los casos de corrupción que ha habido. Tanto ella como su marido esperan que lo que han hecho Valencia y el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez "contagien" al resto de Europa.

Y mañana, ¿qué?

Una de las preocupaciones de los miembros de Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée era qué pasa con el resto de migrantes que siguen partiendo de la costa libia en embarcaciones precarias para tratar de llegar a Europa. "Todo el mundo debería ser tratado igual, no entendemos qué era diferente en el caso de estas personas a bordo del 'Aquarius", ha dicho Aloys Vimard, coordinador de Proyecto de Médicos sin Fronteras en el buque.

La tripulación del 'Aquarius' ha participado en una rueda de prensa tras concluir el desembarco en la que no se han cansado de recordar que el hecho de que hayan tenido que realizar un complicado y largo viaje hasta Valencia, cuando les debían haber permitido desembarcar en un puerto más cercano, ha puesto en riesgo a los pasajeros de la flotilla y ha causado que haya menos buques disponibles para labores de rescate en la zona.

Han explicado que ahora su intención es pasar dos o tres días en Valencia para descansar, pero prevén volver al Mediterráneo central a proseguir con su labor de salvar vidas tan pronto como sea posible. La incógnita que surge es qué pasará con los próximos migrantes que sean rescatados por el 'Aquarius'.

EL HUFFPOST PARA HONEST