TENDENCIAS
21/06/2018 12:38 CEST | Actualizado 21/06/2018 12:45 CEST

H&M pide perdón por no dejar probar un bañador a una joven transgénero

¡Y que no se vuelva a repetir!

Getty Images

La joven filipina Paulo Adrian Bataller no suele escribir en Facebook, pero este miércoles no le quedó más remedio que hacerlo. Estaba indignada por haber sido víctima de la transfobia en un establecimiento de H&M y quiso contarlo con pelos y señales. Su alegato ha llegado hasta la compañía sueca, que le ha pedido perdón.

A una semana del Día Internacional del Orgullo LGBT, la joven transgénero sufrió en primera persona la discriminación que tanto abunda en Filipinas. "Cada día paso por [el centro comercial] Gateway cuando vuelvo a casa y hoy decidí entrar a H&M porque están de rebajas y próximamente iré a la playa. Por eso cogí un bañador y cuando iba a probámelo, un empleado no me dejó entrar en el probador", escribe en su publicación, con más de 4.000 reacciones y cerca de 1.000 compartidos.

El empleado le dijo que no era un traje adecuado para un chico y no consiguió que se lo dejasen probar. "Como alguien que trabaja en la industria de la moda, estoy profundamente decepcionada. Nadie debería prohibir a nadie probarse o comprar las prendas que quieran, independientemente de su género. "Fíjate que la persona que no me dejó probar el bañador era homosexual y pensé que sería más comprensivo. Sin embargo, él sólo alzó la voz y enfatizó que yo era un hombre. Como alguien que se identifica como una mujer, esto es muy hiriente y ofensivo", explica.

A Paulo le duele lo ocurrido y le preocupa que esto pueda pasarle a otras mujeres, "a compañeras transgénero o cualquier otro que quiera expresarse libremente". Y termina con un deseo: "También espero que H&M revise su política porque la actual es claramente discriminatoria".

Su historia no es nueva en su país, donde el colectivo LGTBI está aceptado por la sociedad pero no por la ley. Lo que sí es más novedoso es la reacción inmediata de la firma, que desde la estupefacción pidió disculpas a Paulo y después hizo público un comunicado.

"Sentimos mucho lo ocurrido, esto no debería pasar nunca ni a ella ni a nadie. En este momento estamos investigando la situación y estamos coordinados tanto con la clienta como con la tienda. Tomaremos medidas inmediatas para evitar que esto vuelva a suceder y, sobre todo, insistir en que nuestros colegas de Filipinas sean más inclusivos", dice la compañía.

En el texto recalcan también en que su política es de "tolerancia cero" hacia la discriminación, como se puede ver en su propia web. "Celebramos la diversidad y respetamos a nuestros clientes y colegas, independientemente de su identidad de género y su orientación sexual", añaden.

El texto, que puedes leer aquí en inglés, termina explicando que su grado de compromiso es tan elevado que este año han lanzado la colección Love For All celebrar el Orgullo. "El 10% de las ventas serán donadas a la campaña Libres e Iguales, de Naciones Unidas".

Ropa que te pondría en problemas

NOTICIA PATROCINADA