ECONOMÍA
30/07/2018 22:32 CEST | Actualizado 31/07/2018 15:29 CEST

Y ahora, ¿qué va a ocurrir con el conflicto entre taxis y Cabify?

Fomento se compromete a desarrollar una nueva legislación para que se cumpla la proporción de un VTC por cada 30 taxis.

El 15-M de los taxistas. Así han definido en Barcelona a la protesta secundada este lunes por miles de trabajadores del taxi en las principales ciudades españolas. La huelga convocada por las asociaciones del sector contra la competencia que ejercen las empresas Cabify y Uber ha sido un éxito y ha paralizado vías muy importantes.

Si el 15-M se recuerda por las tiendas de campaña en la Puerta del Sol, la protesta de los taxistas también ha dejado dos imágenes para la memoria: el Paseo de la Castellana de Madrid ocupado por cientos de taxis blancos y la Gran Via de les Corts Catalanes de Barcelona repleta de taxis amarillos.

EFE
Los taxistas de Barcelona concentrados en el centro de la ciudad con motivo de la huelga.

Los representantes de las principales asociaciones de taxistas, Fedetaxi, Antaxi y Elite Taxi, han mantenido una reunión de cuatro horas con Pedro Saura, secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, en la sede del Ministerio de Fomento, situada en el complejo de Nuevos Ministerios.

A las puertas de Fomento esperaban miles de taxistas, que no han visto cumplidas sus expectativas y han decidido seguir con las protestas. El grito de "sí se puede" que popularizaron los indignados ha vuelto a resonar en las calles de Madrid.

Limitar las licencias a 1/30

Los taxistas piden que se limite el número de licencias de vehículos de alquiler con conductor (VTC), que antiguamente eran usadas por los conductores de limusinas y que actualmente son utilizadas por las plataformas Cabify y Uber.

El sector del taxi exigen que se restrinja la cantidad a una autorización de VTC por cada 30 de taxis. Esta ratio aparecía en la legislación española desde los años 80 y hasta 2009 y, posteriormente, desde 2015. Entre esos dos años hubo un vacío legal. Recientemente, esta proporción ha sido ratificada por el Tribunal Supremo.

Sin embargo, esta ratio está muy lejos de la realidad. En España, hay 65.060 licencias de taxi frente a 8.492 de VTC, según los datos de Fomento a 1 de junio de 2018. Es decir, un vehículo de Cabify o Uber por cada ocho taxis, muy lejos del 1/30.

¿Por qué se ha superado el 1/30? Los tribunales conceden ahora licencias que se solicitaron entre 2009 y 2015, desde que Zapatero liberalizó estos servicios en la ley Ómnibus a petición de Bruselas hasta que Rajoy desarrolló la nueva normativa que recuperaba el 1/30. Las administraciones públicas denegaron esas autorizaciones amparándose en ese límite, que no era de aplicación entonces.

En aquellos años no existía límite alguno a la concesión de autorizaciones para los VTC. Se produjo el vacío legal antes mencionado. "La obtención de una licencia es reglada, de modo que su concesión dependerá del cumplimiento de los requisitos y límites existentes en el momento de la solicitud", dice la sentencia del Supremo.

El número de licencias pendientes de resolución judicial serían unas 10.000 en toda España. Esta cifra la desveló el Ayuntamiento de Madrid tras una reunión con Fomento el verano pasado. Una parte de ellas ya han sido concedidas desde entonces.

Los compromisos de Fomento

Todos los reunidos en el encuentro de la sede de Fomento han destacado que ha existido sintonía, pero no ha habido acuerdo final. Los taxistas han decidido en asambleas el mantenimiento de la huelga.

Los responsables de Fomento no tiran la toalla y apuestan todavía por el diálogo. Saura recibirá este martes a la otra parte del conflicto, los representantes del sector de los VTC. Un día más tarde, está prevista la reunión de la Conferencia Nacional de Transporte, con la presencia de ambas partes y los representantes autonómicos.

EFE
Pedro Saura preside la reunión con las principales asociaciones del sector del taxi.

El Ministerio de Fomento ha ofrecido a los taxistas un compromiso para regular de nuevo la proporción 1/30, aunque el departamento que dirige José Luis Ábalos quiere buscar una fórmula que no plantee nuevos problemas judiciales.

La fecha anunciada para la aprobación de esta nueva normativa que pretende ser definitiva es el 14 de septiembre, en la reunión del Consejo de Ministeros.

Saura todavía no ha concretado si esta nueva regulación se realizará mediante real decreto o ley orgánica. El Gobierno cuenta con una debilidad parlamentaria para sacar adelante sus proyectos, como se ha visto recientemente con los objetivos de déficit.

"El Ministerio planteará un marco regulatorio para alcanzar una estabilidad y garantice la seguridad jurídica, una vez constatado que la ratio recogida en la legislación actual no se cumple", ha afirmado la cuenta oficial del Ministerio en Twitter.

Antes que eso, Fomento tiene previsto realizar una declaración público y el diseño de una hoja de ruta en la reunión del Consejo de Ministros prevista para este viernes. El sector del taxi pide compromisos muy claros en ese calendario.

Transferencia a las comunidades

Una de las medidas estrella defendida por Fomento es la transferencia de las competencias en materia VTC a las regiones. La regulación de estas licencias pasaría del Estado a las Comunidades Autónomas, tal y como pedían los taxistas. Algunas administraciones, como la Generalitat de Catalunya, ya han manifestado su disposición para hacerse cargo.

El sector del taxi aplaude esta medida pero creen que Fomento debería garantizar la armonización de las futuras legislaciones autonómicas para evitar 17 normativas dispares. "Queremos un compromiso de que todas las comunidades van a hacer lo mismo", ha señalado Miguel Ángel Leal, presidente de Fedetaxi, al salir de la reunión

Saura también ha abierto la puerta a la introducción de una segunda licencia como obligatoria para los VTC, que sea concedida por los Ayuntamientos. "Hacer viable jurídicamente la licencia urbana", afirma Fomento en el comunicado.

La implantación de licencias urbanas fue lo que trató de hacer Ada Colau en Barcelona y cuya paralización por parte de los juzgados ha supuesto la cerilla que ha avivado de nuevo las protestas de los taxistas.

A pesar de que valoran la buena voluntad del Gobierno, los representantes de los taxistas piden mayor celeridad en la aplicación de las medidas. "No queremos parches, queremos soluciones duraderas. El taxi necesita estabilidad y los ciudadanos también", ha asegurado Fedetaxi.

Un futuro incierto

De cara al futuro, es difícil vaticinar si la legislación que plantea Fomento será la solución definitiva al conflicto o no. No es la primera vez que desde este departamento, que antes dirigieron Ana Pastor e Íñigo de la Serna, se anuncia a bombo y platillo el final de la guerra y no se produce.

Por el momento, los tribunales seguirán concediendo las licencias pendientes, ya que la mayoría de peticiones se realizaron durante ese vacío legal y no es posible denegarlas. Esto agravará el problema en los próximos meses.

El Ministerio de Fomento tiene que decidir qué solución adopta para apaciguar el conflicto. No parece sencillo. Los expertos señalan que existen dos soluciones posibles para pasar del actual ratio 1/8 a la proporción 1/30 exigida por los taxistas. Ambas generan controversia: un aumento de las licencias de taxi, que rechazan las asociaciones, o la expropiación de las licencias VTC, a lo que se opone la patronal Unauto VTC.

Habrá que ver si Ábalos opta por alguna de estas opciones o utiliza una tercera vía, pero el conflicto todavía está lejos de solucionarse.

ESPACIO ECO