POLÍTICA
05/03/2019 17:34 CET | Actualizado 05/03/2019 18:31 CET

Pérez de los Cobos, coordinador del dispositivo del 1-O: "Trapero entendió mi nombramiento como una injerencia"

"La pregunta era si el desafío seguía adelante, qué harían" los Mossos.

EFE
Diego Pérez de los Cobos

El responsable de la coordinación policial para frenar el 1-O, el teniente coronel Diego Pérez de los Cobos, ha detallado la "difícil relación" que tuvo con el mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluis Trapero, que no reconocía su autoridad y que pidió su salida al considerarle una "injerencia" del Estado.

De los Cobos ha comparecido este martes como testigo en el juicio del "procés" a petición de la Fiscalía, que considera su testimonio fundamental para apoyar el relato de violencia que exige el delito de rebelión, por su rol como coordinador sobre el terreno de Mossos d'Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil ante el 1-O.

Al respecto, ha explicado que desde el primer momento Trapero "siempre mostró su disconformidad" con su nombramiento que entendió como "una injerencia" hasta el punto de que no reconoció en su persona "ninguna potestad para darle instrucciones".

Insistía, ha dicho, en que la policía autonómica no necesitaba de ningún tipo de apoyo pues los Mossos eran suficientes para el 1-O, en línea con lo manifestado con el entonces conseller de Interior, Joaquim Forn, con "quien compartía su opinión".

Un ejemplo de ese distanciamiento es que el mayor ya no se presentó a las siguientes reuniones al mandar a su número 2 Ferrán López - con quien "no existía la tensión como con Trapero"- pese a que las instrucciones del fiscal exigían la presencia del mando superior, que era él.

Trapero acabó escenificando ese rechazo, ha añadido, solicitando por escrito que se revocara su designación alegando los mismos argumentos que Forn expuso en su carta al ministro del Interior Juan Ignacio Zoido el 22 de septiembre por "ser una injerencia" e "invadir la competencia de los Mossos.

El coronel de la Guardia Civil ha sostenido además que albergaban desde hacía mucho tiempo dudas sobre la actuación de los Mossos el 1-O, "la pregunta era si el desafío seguía adelante, qué harían", ha señalado.

ESPACIO ECO