BLOGS
20/06/2018 08:20 CEST | Actualizado 20/06/2018 08:21 CEST

Roma y sus mercadillos

Alicia Romay

Según se va callejeando por las calles y las plazas de Roma, los mercadillos ambulantes aparecen uno detrás del otro. Italia es igual a moda, igual a estilo, a buenos tejidos y también a encontrar algún chollo en los mercadillos, pero ¡ay amigo! saber cuál es el bueno y cuál es el malo, es todo un ejercicio de investigación y no es muy sencillo que digamos.

El más famoso de los mercadillos en Roma es el de Porta Portese, muy similar al Rastro madrileño, siempre activo los domingos y cerca del Trastevere. Aquí se encuentra de todo, es grandísimo. Vestidos usados y nuevos, puestos de bocadillos de salchichas y de porchetta, bicicletas usadas, cascos de motos, vajillas, equipajes, discos, cosméticos y cualquier cosa que se le venga a uno a la mente. Cuentan algunos que hace tiempo se podían encontrar buenas antigüedades, ahora no es justamente la especialidad.

Prati es un barrio bueno, ubicado entre el centro de Roma, a la altura de la Piazza del Popolo y la Piazza Risorgimiento. Este barrio está a unos pasos de la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

Su calle principal, que es la más comercial, es la Vía Cola di Rienzo, es una calle con buenas tiendas y de buen ambiente y es de lo más natural, encontrar en varias de sus esquinas, puestos ambulantes con venta de camisas, vestidos ó pantalones de lino Made in Italy, modelos estilo Versace ó de otro diseñador de renombre, calcetines y ropa interior y hasta la copia del último modelo de bolso de Louis Vuitton y de otras tantas marcas internacionales, las prendas de cashmere no faltan. Es importante ver en las etiquetas en dónde se han fabricado. Las que son hechas en Italia, comentan los asiduos a los mercadillos, son las más caras pero con mejor calidad.

Parioli es el barrio pijo de la capital italiana. Viale Parioli es su principal avenida en donde los Ferrari, BMW ó Mercedes están por lo general aparcados en doble fila, y allí mismo, en las aceras, también se encuentran las famosas bancarelles, los puestos ambulantes típicos en Roma.

Piazza della Repubblica, es la plaza más cercana a la terminal de trenes Termini y justo en una de sus esquinas, cada día hay un mercadillo.

Como en todo, en el tema de mercadillos también hay gente experta. Del que muchos romanos hablan cuando se buscan productos de marca ó textiles de mayor calidad y que al parecer, es "el más serio", es el que instalan en el Villaggio Olímpico.

Es tal la cultura en Roma de comprar en los mercadillos los restos de las colecciones de zapatos y de ropa de marca, que llama la atención encontrarse por sus pasillos a las señoras más elegantes de la capital, portando sus bolsos Gucci, pero los "de verdad".

Alicia Romay

Es todo un arte saber elegir, hay que tener paciencia y sobre todo, saber negociar el precio cada vez. El regateo es todo un oficio y aquí es absolutamente indispensable dominarlo.

Después de la crisis y con el tema de la inmigración constante, el mundo de los mercadillos ha cambiado considerablemente.

La lista de direcciones en dónde encontrar las famosas bancarelles y mercatini es enorme.

Existe una normativa para el funcionamiento de los mercadillos en Roma, pero lamentablemente muchos de sus propietario no se han tomado el tiempo de leerla.

Es importante saber que los puestos oficiales tienen la obligación de dar un recibo fiscal con el total de la compra. En alguno de ellos se puede pagar con tarjeta de crédito.

Hay mil historias, de las buenas y de las malas sobre el mundo de la venta ambulante en Roma, pero lo que es verdad es que al que le guste ir de mercadillos, Roma lo encandilará.

Alicia Romay

Síguenos también en Facebook de HuffPost Blogs

EL HUFFPOST CON ROYAL CANIN