BLOGS
13/04/2013 10:03 CEST | Actualizado 12/06/2013 11:12 CEST

«Sextear» y «toples», dos nuevas adaptaciones en las recomendaciones lingüísticas de la semana

Fútbol, garaje, penalti, escáner, póster, chequeo, flirtear, zapear, béisbol, eslogan, estrés... son términos con los que convivimos habitualmente. Sin embargo, todos son adaptaciones a la ortografía española de otras lenguas. Este es un proceso muy propio del español, que cuenta con la correspondencia casi unívoca entre sonidos y grafías.

Fútbol, garaje, penalti, escáner, póster, chequeo, flirtear, zapear, béisbol, eslogan, estrés... son términos con los que convivimos habitualmente, que forman parte de nuestro léxico habitual y que no nos suenan extraños.

Sin embargo, todas estas palabras son adaptaciones a la ortografía española de voces de otras lenguas, un proceso que, en sus momentos iniciales, suele generar entre los hablantes más rechazo que aceptación.

No nos sucede con palabras como las del comienzo, pues tienen ya un largo recorrido de uso en nuestro idioma y, en su mayoría, las hemos aprendido ya adaptadas.

Pero las propuestas más recientes no corren la misma suerte, en gran medida, porque las hemos

conocido en su idioma original y la adaptación la percibimos como una tendencia arcaica.

No obstante, este es un proceso muy propio del español, una lengua que entre sus principales características cuenta con la correspondencia casi unívoca entre sonidos y grafías. Por ello, esta semana en la Fundación del Español Urgente nos hemos enfrentado a dos nuevas adaptaciones:

Se trata de un término que ya aparece recogido en el avance de la próxima edición del Diccionario de la lengua española de la RAE con los siguientes significados: 'desnudo femenino de cintura para arriba' o el 'bar o local donde trabajan mujeres desnudas de cintura para arriba'.

El proceso que ha seguido esta palabra es el mismo que tenemos, por ejemplo, en dosier: se elimina la doble ese que no es propia de nuestra ortografía.

  • Sexteo y sextear, alternativas a sexting

La palabra inglesa sexting, acrónimo de los términos sex (sexo) y texting (envío de mensajes de texto), hace referencia al envío de mensajes de texto o imágenes de contenido sexual explícito a través del teléfono móvil o de otros dispositivos electrónicos.

En este caso, no hay ningún diccionario que recoja la adaptación de este neologismo, pero sí se documentan casos en algunos medios de comunicación del sustantivo sexteo y el verbo sextear, alternativas recomendables, pues siguen la pauta de otras adaptaciones de palabras del inglés ya asentadas en el español como zapeo y zapear o flirteo y flirtear.

Esta semana también hemos dedicado una recomendación al término road show, otro anglicismo que podemos encontrar en los medios en frases como las siguientes: «El Consejo Español de Competitividad (CEC) inicia este miércoles un "road show" mundial para exponer las ventajas de España como país de oportunidades y de inversión» o «Mark Webber hará un roadshow en Sídney este fin de semana».

Como traducción en español disponemos del sustantivo gira, que encierra el mismo significado y se puede emplear en ejemplos como los anteriores sin alterar el sentido de la frase.

Y, para terminar, dos recomendaciones que están directamente relacionadas con la actualidad deportiva de esta semana.

Con motivo del sorteo de semifinales de la Liga de Campeones hemos publicado una nota en la que recordamos que se puede pronosticar el resultado de un partido, pero no de un sorteo.

Pronosticar, según el Diccionario académico, significa 'conocer por algunos indicios lo futuro'; por ello, se pronostica el tiempo, el resultado de un partido o una posible enfermedad porque se dispone de alguna información o indicio sobre ellos (una secuencia meteorológica habitual, el estado de forma de un equipo o una serie de síntomas), pero no se puede pronosticar el resultado de lo que solo depende del azar.

La otra nota está relacionada con la Fórmula Uno.

Tras las dos primeras pruebas del mundial, muchos de los equipos han introducido mejoras en sus monoplazas para hacerlos más competitivos. Para referirse a estos cambios, algunos medios hablan de que los equipos han evolucionado los coches.

Sin embargo, frases como la anterior no son adecuadas en español, pues el verbo evolucionar es intransitivo y, por tanto, se construye sin complemento directo. Es decir, un equipo no evoluciona un coche, sino que lo hace evolucionar.

Así, en frases como «Red Bull es el equipo que mejor ha evolucionado el coche» o «Ferrari ha evolucionado su sistema de suspensión», lo apropiado habría sido utilizar la expresión hacer evolucionar o algún verbo alternativo, como mejorar, perfeccionar o desarrollar: «Red Bull es el equipo que mejor ha desarrollado el coche» y «Ferrari ha mejorado su sistema de suspensión».

ESPACIO ECO