Despido ‘disuasorio’: la medida que podría desatar un terremoto judicial

Despido ‘disuasorio’: la medida que podría desatar un terremoto judicial

Todo dependerá de la respuesta que el Comité Europeo de Derechos Sociales del Consejo de Europa dé a una reclamación interpuesta por UGT contra el sistema español de indemnizaciones por despido.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda DíazJESÚS HELLÍN / EUROPA PRESS

El pasado mes de junio, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, dejó clara su intención de afrontar el debate sobre el despido para avanzar hacia un “despido restaurativo y disuasorio”.

Esa medida estaría alejada de la formulación clásica de la vuelta a la indemnización por despido de 45 días, ya que “la doctrina está caminando en otra dirección más provechosa”, señaló Díaz.

La ministra de Trabajo resaltó entonces que “el despido debe tener una intención disuasoria y una mirada más ambiciosa en la indemnización”.

En ese sentido, Yolanda Díaz precisó que, en el caso de “un trabajador que tenga 58 años y no mucho tiempo de cotización, el debate que tenemos es ¿este trabajador no merecería que su indemnización sea mayor por la razón de la edad que tiene?”.

La futura decisión del Comité Europeo de Derechos Sociales del Consejo de Europa

Ya en octubre, el Comité Europeo de Derechos Sociales del Consejo de Europa (CEDS) admitió a trámite una reclamación interpuesta por el sindicato UGT contra el sistema español de despido.

Aunque, previsiblemente, habrá que esperar aún unos meses para conocer el fallo del organismo europeo, sí que se cuenta ya con los precedentes de Italia, Finlandia y Francia. Y ellos apuntan a que la decisión será desfavorable a la actual normativa de despido.

Una de esas pistas es que el argumento presentado en la reclamación de UGT es similar al del caso galo, que las indemnizaciones por despido de 33 días que se otorgan en estos momentos no son lo suficientemente reparadoras del daño que se causa al trabajador, especialmente en el caso de aquellos que llevan poco tiempo trabajando en la empresa.

Si la decisión, efectivamente, es contraria al sistema de indemnización por despido vigente, se legitimaría el citado debate sobre el despido que ya trató de activar Yolanda Díaz en el mes de junio.

Un posible aluvión de denuncias

Además, tal y como recoge El Economista, habría importantes consecuencias en el panorama judicial. UGT y otros sindicatos utilizarían ese fallo europeo para presionar al Gobierno y tratar de reformular el sistema. Lo harían a través de múltiples demandas por despido.

Los jueces, además, podrían acatar en sus sentencias lo que decrete el Comité Europeo de Derechos Sociales del Consejo de Europa, un hecho que haría incrementar aún más la tensión en ese debate para actualizar las actuales indemnizaciones por despido.

En declaraciones al citado diario económico, los responsables de laboral del despacho Gómez-Acebo & Pombo prevén que la indemnización variable será uno de los pilares de la “reforma laboral silenciosa” que el Ejecutivo podría llevar a cabo en este año 2023.

Aunque Yolanda Díaz aún no se ha posicionado de manera específica acerca de cómo se podrían acometer esos cambios en los despidos, Carlos de la Torre, socio de laboral del mencionado despacho estima que se mantendrá la actual cifra de indemnización de 33 días por año trabajado, pero que se agregará una fórmula “tasada” para aquellos trabajadores que cuenten con una menor indemnización.

Los beneficiados de esta potencial modificación (teniendo en cuenta lo que se ha planteado en otros países europeos como Francia o Italia) podrían ser los mayores de 50 años y los trabajadores a tiempo parcial o con contrato fijo discontinuo.

En cualquier caso, habrá que esperar para comprobar si los acontecimientos se desarrollan de esta forma. La primera ficha del dominó será la decisión del Comité Europeo de Derechos Sociales del Consejo de Europa.