ECONOMÍA
08/02/2021 11:26 CET | Actualizado 08/02/2021 13:09 CET

Consumo sacará al aceite de oliva del semáforo nutricional

El departamento que dirige Alberto Garzón considera que el sistema Nutriscore no recoge los beneficios de este producto.

jchizhe via Getty Images
Un mujer mira una botella de aceite de oliva en el supermercado. 

Luz verde para el aceite de oliva. El Gobierno excluirá a ese producto tan típico de la alimentación española del sistema Nutriscore, el semáforo nutricional que aparecerá en los envases de los supermercados y que servirá para informar a los consumidores de si son buenos o malos para la salud.  

El Ministerio de Consumo, que dirige Alberto Garzón, prepara desde hace meses una normativa para aprobar este etiquetado frontal que afectará a los productos alimentarios procesados y envasados.

En concreto, el Gobierno pretende implementar Nutriscore, el sistema europeo de clasificación de alimentos en función de su calidad nutricional, en España ya que es el sistema que más consenso genera.

El algoritmo de este sistema cataloga los diferentes productos en una escala de cinco colores (del verde al rojo) y cinco letras (de la A a la E) con el objetivo de facilitar a los consumidores la comprensión de las propiedades alimentarias de los mismos. Los productos más saludables obtienen una A (verde oscuro), mientras que los peores obtienen una E (rojo).

Nutriscore
Semáforo nutricional de Nutriscore.

Actualmente, este semáforo nutricional es voluntario en Europa. Ningún país puede obligar a los productores a poner esa información en los envases, aunque algunas empresas ya han empezado a implantarlo. Sin embargo, la Comisión Europea pretende hacerlo obligatorio en todo el territorio de la UE en 2022. 

La intención del Gobierno es que el aceite de oliva quede fuera del sistema europeo Nutriscore, como habían pedido los productores. “El actual algoritmo no recoge los beneficios nutricionales de este producto, esencial en la dieta mediterránea”, aseguran desde Consumo.

El problema de este sistema reside en que actualmente el algoritmo le otorgaba una C al aceite de oliva. Esta clasificación lo equiparaba a otros aceites de peor calidad como el de colza.

“Este sistema no es perfecto y tiene un problema con los productos que solo tienen un ingrediente, como es el caso del aceite de oliva. Hemos llegado a un acuerdo con los distribuidores para que el aceite de oliva no se vea perjudicado”, ha asegurado el ministro de Consumo, Alberto Garzón, en una entrevista en Canal Sur. 

Así se lo ha traslado el Gobierno al resto de países que conforman el comité de gobernanza de Nutriscore. Algunos países que ya tienen implementando este sistema, como Francia, Alemania y Países Bajos, se han mostrado favorables a que el aceite de oliva salga de este sistema de etiquetado. 

La razón para excluir el aceite de oliva de este sistema es evitar un posible impacto negativo en el futuro, cuando el semáforo nutricional sea obligatorio en en la Unión Europa. No solo entro los consumidores, sino también a nivel internacional.

La exportación de aceite de oliva es fundamental para la agricultura española. En concreto, se exportaron 1.116.139 toneladas de este producto en la campaña 2019 / 2020 que supusieron 2.792 millones de euros, según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Photo gallery Aceites esenciales, aliados del bienestar See Gallery