INTERNACIONAL
17/06/2020 21:47 CEST | Actualizado 18/06/2020 09:34 CEST

El coronavirus sigue aquí y Alemania, China y España son la prueba

Los rebrotes en un matadero alemán, con más de 650 afectados, y en un mercado de la capital china han disparado las alertas en todo el mundo. En España vuelven a duplicarse los casos.

Lintao Zhang via Getty Images
Un gran número de ciudadanos hacen cola para someterse a test del coronavirus en Pekín

La advertencia lleva días, semanas circulando, a la par que el virus: “Cuidado con la segunda ola”, “el rebrote podría ser violento”... Ni siquiera ha hecho falta esperar a otoño, fecha que los expertos vaticinan como probable para un rebrote del coronavirus, para revivir los miedos de la pandemia surgida hace más de medio año en la ciudad china de Wuhan. El virus no se ha ido por mucho que se hable de “nueva normalidad” en todo el mundo y el repunte de casos que está registrándose en el pais asiático, Alemania y España es la prueba.

Esta vez no ha sido en la misma ciudad ‘matriz’ del covid-19, sino en Pekín, la capital, donde han saltado todas las alarmas. Sus 21 millones de habitantes son ahora el centro de las miradas de todo el mundo, como enorme masa de riesgo. Un rebrote surgido en un mercado de pescado, para mayor similitud con el foco original, ha dejado ya 137 contagios y una respuesta inmediata de los gobernantes. Las autoridades municipales y nacionales han dejado claro que harán lo que haga falta para evitar que el virus vuelva a poner en jaque al país.

“Extrema gravedad”

Esta es la expresión que utilizan los responsables en la capital. China ha subido un grado la alerta y ha vuelto a situarla en el nivel 2 sobre 4 -el máximo es 1-. Pero las medidas han ido y amenazan con ir más allá de la mera variación en la escala de riesgos si no se corta la transmisión viral: los colegios y buena parte de los mercados pekineses han sido cerrados, al igual que dos de los nueve distritos de la ciudad, de donde nadie puede entrar ni salir de momento. Unos 90.000 habitantes están confinados y la cifra podría incrementarse.

Los vuelos interprovinciales (ya van más de 1.000) y los viajes en grupo transprovinciales han sido prohibidos y se ha procedido a desinfectar todos los mercados, restaurantes y universidades, además de someter a la población a test masivos. Este miércoles han sido comunes las colas de ciudadanos esperando para someterse a las pruebas de detección. En las últimas jornadas se están realizando entre 30.000 y 50.000 diarias.

El origen del nuevo foco parece estar en una tabla de cortar salmón, aunque otros expertos sospechan que la actual cepa del covid-19 circulaba ya sobre Pekín desde hacía alrededor de un mes, según informa la corresponsal de TVE en China.

“Reflejo de lo que podría pasar en otros países”

“Preocupa China”, reconoce Fernando Simón. Y no solo por el país en sí, “que también”, sino “como reflejo de lo que podría pasar en otros”, explica. Al igual que el gigante asiático, varias naciones que ya parecían tener controlado el virus están viviendo rebrotes o aumentos significativos en las últimas horas. “China llevaba muchas semanas sin registrar casos”, ha apuntado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES). Él, como la “comunidad científica y sanitaria”, mira al este con cierto miedo.

Por eso Pekín no es el único punto al que dirigir las miradas este miércoles. En Alemania inquieta el foco surgido en un matadero y una planta de empaquetado al oeste del país. Las autoridades cifran ya en al menos 650 los contagiados en la fábrica situada en la empresa cárnica Tönnies en Gütersloh, Renania del Norte-Westfalia y podrían ser más, pues se han realizado casi 1.000 test entre los trabajadores.

Lukas Schulze via Getty Images
Vehículo de reparto de la empresa cárnica Tonnies, afectada por un brote masivo de coronavirus

El contagio masivo ha obligado a las autoridades a cerrar no solo la fábrica, sino colegios y guarderías del entorno y a poner en cuarentena a unas 7.000 personas. Gütersloh es un municipio de casi 100.000 habitantes situado cerca de otros puntos referenciales como Dortmund o Paderborn.

España también genera cierta intranquilidad, reconoce Fernando Simón, aunque en distinto grado. Por segundo día consecutivo casi se han duplicado los datos de nuevos contagios. De los 40 del lunes se pasó a 76 ayer martes y a 141 hoy. Un incremento notable que, en cambio “no tiene que responder a pacientes únicamente en las últimas 24 horas”, matiza Simón, que mantiene el foco en varios brotes a lo largo del país.

El epidemiólogo se refiere a los detectados en dos hospitales del País Vasco con más de medio centenar de contagiados y tres fallecidos, que han sido controlados, al igual que los dos últimos, ambos en Valladolid, en dos residencias privadas -con 18 positivos- y en el hospital Río Hortega, con tres sanitarios y tres pacientes afectados.

Estos datos llegan en los días previos a la reapertura interna y externa total del país. A partir del lunes 22, decaerá el estado de alarma y se permitirá la movilidad comunitaria e internacional. “Los casos importados son un reto al que nos enfrentamos ahora”, ha venido dejando claro Simón en sus comparecencias previas. Como España, el resto de la UE afronta su “nueva normalidad” y países como Alemania lo hace desde antes. Este lunes dio por terminados los controles fronterizos que introdujo para controlar la propagación del coronavirus. Más motivos para “estar preocupados”, como repite Fernando Simón.

Photo gallery Famosos que han fallecido por coronavirus See Gallery

EL HUFFPOST PARA UNIVERSIDAD EUROPEA