INTERNACIONAL
10/11/2019 21:38 CET | Actualizado 11/11/2019 01:40 CET

Evo Morales dimite tras la presión del Ejército

"Nos sumamos al pedido del pueblo", han dicho los militares.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha confirmado que renuncia a la Presidencia después de casi 14 años en el poder, en un video desde algún lugar indeterminado, tras haber dimitido en cascada la mayoría de su Gobierno.

Evo Morales ha aparecido en la televisión para anunciar su renuncia, tras lamentar un “golpe cívico” y que la Policía se hubiera replegado a sus cuarteles en los últimos días.

Morales pidió a los líderes opositores Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho, a los que acusa de instar un golpe de Estado para echarle del poder, que “no maltraten” a los bolivianos y les “dejen de patear”.

“No queremos enfrentamientos”, ha agregado, a la vez que ha señalado que renuncia para propiciar la “pacificación” de Bolivia y que “vuelva la paz social”.

El país atraviesa una seria crisis desde las elecciones del 20 de octubre, en las que fue proclamado vencedor pero la oposición denunció fraude y pidió su renuncia.

Los enfrentamientos entre afines y contrarios a Morales dejan desde entonces tres muertos y más de cuatrocientos heridos.

“La lucha no termina acá”, ha advertido con la voz entrecortada por momentos, para insistir en su denuncia de un “golpe cívico, político y policial” instigado por “grupos oligárquicos que conspiran contra de democracia”.

Al respecto, ha exigido ante la comunidad internacional que “se diga la verdad” sobre lo que consideró un golpe de Estado.

Asimismo, se mostró dolido por la violencia de los últimos días, para recalcar que enviaba al Parlamento su carta de renuncia para que cesen los actos violentos.

Evo Morales aseguró que estará en un futuro en el trópico de Cochabamba, la zona de Bolivia desde la que inició su carrera política, tras una serie de rumores sobre su salida del país. “No tengo por qué escapar”, ha declarado Morales, porque “no he robado nada”.

Tras recordar su condición indígena, ha manifestado que al comienzo de la jornada había renunciado a su triunfo electoral para un cuarto mandato seguido hasta 2025.

Morales había anunciado nuevas elecciones, después de que horas antes un informe de la Organización de Estados Americanos advirtiera de graves irregularidades en los comicios.

“Mi pecado es ser indígena, dirigente sindical, cocalero”, exclamó, al término de sus “trece años, nueve meses y 18 días” en el poder desde que tomó posesión el 22 de enero de 2006.

“Muchas gracias por acompañarnos”, concluyó, tras un largo discurso acompañado por el hasta ahora vicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera, con una bandera del país de fondo.

ESPECIAL PUBLICIDAD