POLÍTICA
10/08/2020 15:14 CEST

El juez del 'caso Dina' cita como testigo al abogado de Podemos que cuestionó el robo

Calante señaló que el caso era un "montaje" y que le intentaron "joder la vida" desde el partido.

Europa Press News via Getty Images

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha citado a declarar como testigo a José Manuel Calvente, exabogado de Podemos que denunció financiación ilegal en el partido, en la pieza Dina donde investiga el supuesto robo del móvil a una exasesora de la formación y que él tachó de “montaje”.

Según han informado a Efe fuentes jurídicas, el titular del juzgado de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional ha acordado tomarle declaración en calidad de testigo el próximo 2 de septiembre en el marco de la pieza Dina, que se encuadra dentro del caso Villarejo.

Calvente, que fue despedido de Podemos el año pasado, señaló en una reciente entrevista al diario El Mundo, que el caso Dina fue “un montaje”.

“El caso Dina era un montaje y como yo podía desmontarlo, me intentaron joder la vida acusándome falsamente de acoso sexual”, indicó en la entrevista que concedió días después de que un juzgado de instrucción de Madrid archivase la causa que se abrió contra él tras una querella por acoso sexual y laboral de otra abogada del partido, Marta Flor.

Paralelamente, otro juzgado de Madrid investiga una denuncia presentada por Calvente por los presuntos delitos de financiación ilegal, blanqueo de capitales, administración desleal y revelación de secretos en el partido, unos hechos que dice haber conocido en 2018, lo que considera ha sido la causa real de su despido.

Marta Flor es letrada del líder de Podemos, Pablo Iglesias, quien al principio ostentó la condición de perjudicado en este caso, en el que se investiga el supuesto robo del teléfono de Bousselham a finales de 2015, cuyos datos aparecieron en posesión del excomisario José Villarejo.

Sin embargo, el juez le revocó esta condición al apreciar contradicciones entre su declaración y la de Dina Bousselham.

Al abrirse esta causa, Iglesias declaró que meses después recibió la tarjeta del móvil por parte del presidente del Grupo Zeta y que ésta funcionaba, mientras que Bousselham señaló, por su parte, que ella no pudo acceder al contenido de la misma.

La empresa a la que su pareja acudió para recuperar el contenido de la tarjeta indicó al juez en un reciente informe que ésta llegó “irrecuperable” con los métodos habituales a su sede de Gales en septiembre de 2017, pero intacta y sin cortocircuitos.

Actualmente, el vicepresidente segundo está a la espera de un recurso de apelación contra su expulsión en la causa. 

Photo gallery Pablo Iglesias haciendo cosas See Gallery

NUEVOS TIEMPOS