Abascal y Meloni se han dedicado mutuamente piropos y palabras de admiración. A ellas se suman las Olona, que confiesa que la italiana es su "inspiración".
Santiago Abascal, lí­der de Vox; junto a Giorgia Meloni, de Hermanos de Italia; la entonces candidata a la Junta de Andalucía, Macarena Olona, y el candidato por Málaga, Antonio Sevilla.
Santiago Abascal, lí­der de Vox; junto a Giorgia Meloni, de Hermanos de Italia; la entonces candidata a la Junta de Andalucía, Macarena Olona, y el candidato por Málaga, Antonio Sevilla.
EUROPA PRESS

Ha sido poco menos que un regalo en un momento de bajón. Cuando las encuestas han dejado de sonreír a Vox y hay quien preconiza su final, la victoria de la ultraderechista Giorgia Meloni en Italia ha insuflado aire a sus homólogos en España. Inmersos en una lucha ‘fratricida’ entre el líder, Santiago Abascal, y la que fuera candidata a presidir la Junta de Andalucía, Macarena Olona, los de Vox se hacen fuertes ante los resultados en las elecciones italianas.

Si los analistas arguyen que Meloni se mira en Polonia y Hungría como modelo, los de Vox se miran claramente en Meloni, con deseos de reproducir su fulgurante ascenso. Santiago Abascal fue uno de los primeros en felicitar a la líder de los Hermanos de Italia. Meloni “ha mostrado el camino para una Europa orgullosa, libre y de naciones soberanas”, “millones de europeos tienen sus esperanzas puestas en Italia”, escribió en Twitter el presidente de Vox.

Hermann Tertsch, Ignacio Garriga o Jorge Buxadé se sumaron también a las palabras de júbilo, y desde la cuenta oficial de Vox se celebró el triunfo de Meloni y los ‘Fratelli’, a quienes llaman “nuestros aliados”. Precisamente en ese tuit se adjuntaba el vídeo que se ha considerado como la presentación de Giorgia Meloni al mundo más allá de las fronteras italianas.

Se produjo el pasado 12 de junio en Marbella (Málaga), donde la italiana se desplazó para mostrar su apoyo a Macarena Olona, entonces candidata de Vox a las elecciones andaluzas. Las palabras que a unos –incluso en la derecha– dieron “miedo, simple y llanamente miedo”, a los de Vox les parecieron el culmen de su ideario. “O se dice ‘sí’ o se dice ’no”, lanzó Meloni. “Sí a la familia natural, no a los lobbies LGBT; sí a la identidad sexual, no a la ideología de género; sí a la cultura de la vida, no al abismo de la muerte; sí a la universalidad de la cruz, no a la violencia islamista; sí a fronteras seguras, no a la inmigración masiva; [...] sí a la soberanía de los pueblos, no a los burócratas de Bruselas; y sí a nuestra civilización, y no a quienes quieren destruirla”, proclamó la italiana.

Pese a que luego la propia Meloni lamentó el tono –que no el contenido– achacándolo al cansancio, y pese a que aquel discurso no hizo aparentemente bien a la candidata Olona, tanto Santiago Abascal como Macarena Olona reivindican hoy la figura de la italiana, cada uno desde su actual posición.

“Giorgia, sei ispirazione”

Si Abascal ha recurrido a Twitter para dejar clara su cercanía, colgando cuatro fotos con Meloni, Macarena Olona no sólo ha puesto un tuit, sino que se ha marcado una columna en El Independiente para gritar a los cuatro vientos su amor por Meloni. “Giorgia, sei ispirazione”, se titula. En ella, Olona desgrana las similitudes entre ambas –mujeres, madres, cristianas–, describe cómo Meloni la conquistó en Marbella y reconoce que desde entonces ha “emulado su discurso”.

Para Olona, Meloni es “inspiración”, entre otras cosas, en la lucha contra la inmigración y en la defensa de la familia para que se “llenen los paritorios y vacíen las clínicas abortivas”. No en vano “Dios, patria y familia” es el lema de campaña de la italiana.

Quizás conviene también recordar que Hermanos de Italia surgió cuando Meloni ‘rompió’ con Silvio Berlusconi y su partido Pueblo de la Libertad. De la escisión nacieron los ‘Fratelli’ en 2012. ¿Olona también toma inspiración de esto?

En su columna, la ‘ex’ de Vox destaca la pasión de Meloni, un “huracán” de “puro fuego alimentado por un profundo amor hacia su pueblo”. Fuego –prosigue Olona– como “la llama que aparece en el escudo” de Hermanos de Italia. Lo que no menciona Olona es que esa llama verde, blanca y roja es la misma que fue símbolo del Movimento Sociale Italiano (MSI), partido directamente heredero de Mussolini y los fascistas.

Los hilos que los unen

En todo caso, los vínculos de Vox con los Hermanos de Italia no son nuevos. En una entrevista de El Periódico de España publicada hace apenas un mes, Meloni aseguraba: “Con Vox tenemos una colaboración sólida”. Meloni hacía ahí una defensa del grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), “la familia de conservadores europeos” que tiene “el honor de presidir” y que en el Parlamento Europeo reúne a los Hermanos de Italia, a Vox y al polaco Ley y Justicia, entre otros.

“Somos una familia política histórica en el ámbito europeo y queremos seguir creciendo. Tengo una profunda consideración y una amistad que me unen a Santiago Abascal, una persona cuya absoluta lealtad y claridad de posturas he aprendido a apreciar. En esto nos parecemos”, dijo Meloni. “También nos unen las absurdas críticas de la prensa mainstream, que nos retrata como monstruos”, añadía la italiana en la entrevista.

“Con Vox tenemos una colaboración sólida”

- Giorgia Meloni

El hecho de compartir alianza en el ECR fue precisamente el motivo al que aludieron los de Abascal para invitar a Meloni a la campaña andaluza. Eso, y que “mantenemos buena relación con su partido”, señalaron fuentes de Vox a Europa Press.

Las citas anteriores a Marbella

También fueron Abascal y Meloni quieren clausuraron la Cumbre ECR-Eurolat impulsada por Vox en el Parlamento Europeo en junio de 2021. Esa cumbre nació, indica Vox en su web, con el objetivo de “abrir una alternativa a la política de apaciguamiento, paños calientes y complicidad de las instituciones de la UE con las narcodictaduras comunistas y socialistas de Iberoamérica, unidas en torno al Grupo de Puebla y el Foro de Sao Paulo controlados por Cuba”, para dar la “batalla cultural” contra la izquierda y “para extirpar la amenaza dictatorial de raíz”.

Antes de ello, Meloni y Abascal ya habían compartido escenario en enero de 2021, en una mesa redonda presidida por ambos con el título ‘El Futuro del Patriotismo: Europa tras las elecciones de EE.UU.’, que se celebró apenas una semana después del asalto al Capitolio azuzado por el estadounidense Donald Trump.

Algo más de un año antes, en 2019, Abascal acudió como invitado estrella junto con el húngaro Orbán al congreso anual de Atreyu, el evento de la extrema derecha italiana que en 2018 acogió a Steve Bannon, ex asesor de Trump. También Bannon ha sido un importante referente ideológico para Vox.

El primer ministro húngaro, Víktor Orbán, saluda a Giorgia Meloni en el evento de Atreju 2019, en Roma.
El primer ministro húngaro, Víktor Orbán, saluda a Giorgia Meloni en el evento de Atreju 2019, en Roma.
Vincenzo Nuzzolese/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Otra cita clave que reúne a la ultraderecha española, italiana y de casi todo el mundo es el Congreso Mundial de las Familias. Fundado en 1997 en Estados Unidos, en este foro ultracatólico los movimientos internacionales de extrema derecha “estrechan lazos”, comparten recursos, establecen estrategias y discursos conjuntos y “funcionan como punta de lanza de los ataques al género”, según se explica en un informe elaborado por el Proyecto On The Right Track. En 2019, el congreso se celebró en Verona (Italia) como una forma de “apoyo activo a Salvini y a la extrema derecha italiana”, señala dicho informe, “mientras que los tres eventos anteriores tuvieron lugar en Georgia, Hungría y Moldavia para impulsar la estrategia geopolítica rusa ‘profamilia’ frente a la influencia europea”.

En Verona estuvieron Meloni, Salvini, políticos húngaros y religiosos rusos, pero también hubo representación española, al menos con Ignacio Arsuaga, fundador de HazteOír y del lobby ultracatólico CitizenGo, amigo íntimo de Abascal y uno de los primeros impulsores de Vox.

“Una larga llamada telefónica” antes de las elecciones

Con todo, para la campaña italiana, Abascal no fue invitado por los Hermanos de Italia. Meloni lo justificó en una entrevista con la agencia EFE señalando que la campaña fue “demasiado corta”, y que decidieron no llevar invitados extranjeros. Aun así, Giorgia Meloni tuvo “una larga llamada telefónica con Santiago Abascal, como sucede a menudo”, contó la italiana a EFE. “Nos une el respeto mutuo, la amistad y la lealtad. Nos hace gracia que en Italia la izquierda use a Vox para atacar a Hermanos de Italia y en España se usa a Hermanos de Italia para atacar a Vox”, señaló.

A pocos días de la cita electoral, Meloni, que este domingo ha sido la opción más votada en Italia, cerraba la entrevista con un deseo: “Espero que el centroderecha italiano liderado por Hermanos de Italia gane las elecciones y que esto pueda abrir el camino a algo similar también en España dentro de unos meses”. En Vox se frotan las manos.

La ultra Meloni gana las elecciones en Italia