POLÍTICA
20/05/2020 20:10 CEST | Actualizado 20/05/2020 20:22 CEST

Sánchez saca adelante la prórroga del estado de alarma con PNV y Cs mientras se desintegra la mayoría de la investidura

ERC y Compromís se apuntan al ‘no’; se alarga hasta el 7 de junio.

EFE
Sánchez y Rufián

El plan de Pedro Sánchez sale a medias. El Congreso ha dado el visto bueno a la quinta prórroga del estado de alarma tras un larguísimo debate en el que el Gobierno ha logrado atar finalmente los votos para alargar esta situación hasta el próximo 7 de junio. Gracias especialmente al decisivo apoyo del PNV y de Ciudadanos.

Sánchez ha sufrido hasta casi el último momento para alargar el estado de alarma, que será diferente a partir de ahora: se podrá ir levantando en ciertos territorios, las autonomías tendrán mayor cogobernanza y ya solo habrá una autoridad competente delegada, el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Han votado a favor PSOE, Unidas Podemos, Cs, PNV, CC, Mas País, PRC y Teruel Existe, mientras se han situado en el ‘no’ PP, Vox, CUP, ERC, Junts, Foro y Navarra Suma. En la abstención se han quedado Bildu, BNG y NC. Resultado 177 votos a favor frente a 162 en contra (el mayor número de ‘noes’ hasta ahora en una prórroga).

El presidente del Gobierno había diseñado una hoja de ruta que fuera hasta el 27 de junio, pero Cs le ha obligado a recortarla a quince días para darle su voto a favor. No obstante, el Ejecutivo no descarta pedir otra prórroga dentro de dos semanas. Sánchez no se ha pillado los dedos y no ha dado pistas exactas durante su discurso.

Una nueva prórroga que sale gracias a la nueva aritmética que ha construido el Gobierno, con el decisivo apoyo de PNV y de Cs. El partido ‘naranja’ ha advertido, no obstante, al Ejecutivo de que esto no significa que se vaya a convertir en un socio de La Moncloa, pero lo hace por las medidas económicas arrancadas y por ser un partido. Desde el PNV también se ha valorado esa cogobernanza prometida y consiguieron hace unas semanas otros beneplácitos como el visto bueno a la celebración de las elecciones vascas.

Lo que ha comprobado el Gobierno, en cambio, ha sido cómo se rompía esa unidad de la investidura. ERC ha vuelto a votar en contra y ha lamentado el “chantaje” del Ejecutivo. “El PSOE ha cambiado a ERC por Cs y Unidas Podemos calla”, se ha lamentado el portavoz republicano, Gabriel Rufián, quien ha tenido un discurso duro contra Sánchez e Iglesias y les ha advertido de que se han llevado por delante el espíritu de la investidura. 

Otro ‘no’ sorprendente ha sido el de Joan Baldoví (Compromís), que ha mostrado su decepción al entender que los socialistas y los morados han fallado a los valencianos. Íñigo Errejón (Más País) sí ha votado la prórroga pero ha tenido también un tono áspero con el Ejecutivo, al igual que los representantes de BNG y Bildu, que finalmente se han abstenido.

El propio Sánchez ha indicado que pese a ese ‘no’ sigue manteniendo los compromisos de la investidura para esta legislatura: que son “cuatro años”. Un presidente del Gobierno que ha indicado que es necesario seguir en este estado porque no hay otra alternativa jurídica. “El estado de alarma y el proceso de desescalada están funcionando”, ha proclamado el dirigente socialista, que ha lanzado durante su discurso: “Nadie tiene derecho a derrochar lo conseguido estas semanas”. Y, asimismo, ha querido pedir disculpas a los ciudadanos por los errores cometidos durante la pandemia. El Ejecutivo prepara para después del estado de alarma cambios legislativos a través de las leyes sanitarias, que ahora tienen vacíos jurídicos.

Todo ello en un larguísimo debate en el que se ha vuelto a encontrar las durísimas críticas de la derecha. Desde las filas del PP, Pablo Casado, ha dicho que Sánchez va “como pollo sin cabeza cambiando de socios y de estrategia”: “Hasta aquí”.

Le ha recriminado que sería irresponsable apoyar la prórroga y ha comentado que no va a entrar en “pujas separatistas y batasunas”. Frente a esto, el presidente le ha afeado que el PP haya dimitido de su responsabilidad como principal partido de la oposición: “salvar vidas”. Ha aprovechado para criticar que su rival políticos está abrazando a la ultraderecha y está intentado “usar un virus para derrocar al Gobierno”.

Santiago Abascal (Vox) posteriormente ha pedido desde la tribuna a todos los españoles manifestarse en coche el próximo sábado. Su objetivo: “exigir la dimisión de un Gobierno que con su gestión criminal ha llevado la ruina a millones de españoles y a la muerte a miles”.

La gresca en el Congreso ha tenido otros momentos broncos, como cuando hablaba la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, a la que el diputado del PP José Ignacio Echániz le ha gritado, “Te vas a enterar”. La socialista ha parado su dicurso y le ha contestado: “¿Me estás amenazando?”

Otro larguísimo debate, sin saber si será el último sobre el estado de alarma. Con una imagen que nunca se había visto: los ministros y diputados llegando con mascarilla, que a partir del jueves será obligatoria.

Photo gallery El Consejo de Ministros que ha aprobado las medidas del estado de alarma See Gallery