INTERNACIONAL
26/08/2021 18:45 CEST | Actualizado 26/08/2021 18:46 CEST

Qué es el Estado Islámico de Jorasán, principal sospechoso de las explosiones en Kabul

Enemigo acérrimo de los talibán, se rebela contra su "falsa victoria" en Afganistán.

WAKIL KOHSAR via Getty Images
Las emergencias atienden a uno de los heridos graves tras las explosiones

A la amenaza del Gobierno talibán en Afganistán se suma una filial territorial del Estado Islámico. Las dos explosiones mortales registradas este jueves en Kabul, en las inmediaciones del aeropuerto, han puesto sobre la mesa un nombre ya bajo vigilancia: el Estado Islámico en la Provincia de Jorasán (ISKP).

Son enemigos íntimos de los talibán. La posibilidad de que el ISKP pudiera aprovechar el colapso en el aeródromo, con miles de personas tratando de abandonar el país, para llevar a cabo un atentado masivo estaba sobre la mesa. Este mismo jueves, varios países habían alertado del peligro muy alto de un atentado “inminente y letal” en el mismo aeropuerto.

De dónde viene esta ‘rama’

El grupo se fundó en 2015, en plena expansión del ‘califato’ que entonces lideraba Abu Bakr al Baghdadi, y supo aprovechar los numerosos grupos armados en la región para atraer reclutas y forjar alianzas operativas, además de perpetrar ataques. Así, sus filas las engrosaron principalmente talibán desencantados, tanto afganos como paquistaníes.

En su momento álgido, en 2016, se estima que llegó a tener entre 2.500 y 8.500 combatientes, pero las continuadas operaciones antiterroristas por parte del Ejército afgano con apoyo aéreo y de las fuerzas especiales estadounidenses mermó esta cifra a finales de 2019 hasta entre 2.000 y 4.000, con su presencia reducida esencialmente a las provincias de Nangarhar, donde surgió, y Kunar.

Entre 2015 y 2021, ISKP ha perdido a seis de sus líderes, los cuatro primeros en bombardeos y los dos últimos porque han sido detenidos. Hasta el momento, cinco de los seis líderes del grupo eran paquistaníes ―tres antiguos miembros de Tehrik-e-Talibán Pakistán (TTP, los talibán paquistaníes)― y un desertor talibán.

Su actual líder ha sido identificado como Shabab al Muhajir, presuntamente un árabe experto en la guerrilla urbana y que sería el cerebro de algunas de las operaciones más sofisticadas perpetradas por el grupo. Algunas fuentes apuntan a que anteriormente estuvo vinculado con Al Qaeda.

Células durmientes en varias provincias

En su último informe de julio, el comité de la ONU encargado de dar seguimiento a las sanciones contra Al Qaeda y Estado Islámico, subraya que “a pesar de las pérdidas territoriales, de liderazgo, de personal y financieras sufridas durante 2020 en las provincias de Kunar y Nangarhar”, ISKP ha conseguido desplazarse a otras provincias, como Nuristán, Badghis, Sari Pul, Baghlan, Badajsán, Kunduz y Kabul, “donde los combatientes han formado células durmientes”.

En cuanto al número de combatientes, los sitúa entre 500 y 1.500, en base a la información aportada por un estado miembro. Además, añade el informe, “el grupo ha reforzado sus posiciones en Kabul y sus alrededores, donde comete la mayoría de sus atentados”. Uno de los más recientes fue el perpetrado el pasado 8 de junio contra un equipo de desminadores que trabajaban para la ONG HALO Trust en la provincia de Baghlan y que se saldó con diez muertos y 16 heridos.

El blanco de sus ataques en estos años han sido principalmente las autoridades del país y las fuerzas de seguridad, pero también minorías como los hazara, chiíes, a los que ha atacado en repetidas ocasiones provocando verdaderas masacres.

En el último año, a raíz del acuerdo firmado entre Estados Unidos y los talibán y el inicio de conversaciones entre el Gobierno afgano y estos últimos, ISKP centró todos sus esfuerzos en intentar torpedear la posibilidad de un acuerdo de paz tras décadas de conflicto en el país.

Estado Islámico no escatimó críticas al acuerdo sellado entre Washington y los talibán, que se saldó con el compromiso de una retirada de las tropas estadounidenses del país ―que ahora se está haciendo efectiva― a cambio de la promesa por parte de los insurgentes de que Afganistán no será usado como retaguardia para lanzar ataques terroristas contra Occidente.

El portavoz del grupo, Abú Hamza al Qurashi, denunció que el acuerdo era una tapadera de la “actual alianza entre los apóstatas talibán y los cruzados para combatir a Estado Islámico”, y buscaba “establecer un gobierno nacional” que reúna a este grupo con otros a los que igualmente tacha de apóstatas.

Menosprecian la “falsa victoria” talibán

Tras la victoria talibán el pasado 15 de agosto, Estado Islámico ha vuelto a menospreciar el logro del grupo fundado en su día por el mulá Omar. En un editorial en su revista ‘Al Naba’, el grupo terrorista considera que se trata de una “falsa victoria”. “Estados Unidos ha restaurado el Gobierno de los talibán y le concedió Kabul sin disparar un solo tiro”, incide. Asimismo, pone en tela de juicio su voluntad de aplicar verdaderamente la ‘sharia’ en el país.

En los últimos años, subrayan Carlos Igualada y Javier Yagüe en un artículo publicado por el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo (OIET), los principales atentados terroristas de ISKP se han producido en Kabul y con la población civil como objetivo destacado.

El Estado Islamico de Jorasán tratarán de sabotear cualquier intento de los talibán por imponer su gobiernoObservatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo

Así pues, “no se debería descartar la posibilidad de que miembros de la organización traten de volatilizar todavía más la inestable y difícil situación en el aeropuerto de Kabul con alguna acción terrorista que desate el caos por completo”, subrayan.

“Lo mismo puede ocurrir en los meses venideros, ya que tratarán de sabotear cualquier intento de los talibán por imponer su gobierno”, vaticinan, recordando que la implantación de Estado Islámico en Afganistán “nunca ha sido fácil” puesto que buena parte de la población ve en sus combatientes a “un enemigo invasor más”.

Así pues, independientemente de que pueda producirse un ataque contra el aeropuerto de Kabul en la recta final de las evacuaciones de las tropas extranjeras y sus colaboradores afganos, todo apunta a que ISKP tratará de poner trabas a un futuro gobierno controlado por los talibán y estos a su vez harán todo lo posible para mermar a sus rivales, buscando atraer a sus combatientes con el argumento de la victoria.

Photo gallery Las devastadoras imágenes que dejan las dos explosiones en Kabul See Gallery