Félix Bolaños ve que Olona ya no está en el Congreso y lo que suelta a bocajarro es de nota

Ha mandado recuerdos para ella.

Félix Bolaños, ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, se ha querido acordar este miércoles de Macarena Olona, con quien mantuvo varios encontronazos en las sesiones de control al Gobierno antes de que ella se fuera como candidata de Vox a las elecciones andaluzas.

Ahora, y ante la pregunta del diputado Ignacio Gil Lázaro, Bolaños ha espetado a bocajarro: “Mire, lo primero que quiero hacer es darle recuerdos para su compañera la señora Olona, que sigue siendo diputada de esta Cámara, si no tengo mal entendido, para cobrar. Pero no para venir a trabajar”.

El PSOE ya cuestionó el empadronamiento de Olona en Salobreña (Granada) y criticó que siguiera ocupando un escaño en el Congreso pese a ser candidata en las andaluzas. En su momento, desde Vox alegaron que, por su condición de alta funcionaria (abogada del Estado), Olona debía seguir de la excedencia para evitar que la Administración le asignara algún destino que le impidiera hacer campaña.

Y ahora, diez días después de los comicios, Bolaños ha insistido en reprochar a Olona su continuidad en el Congreso, pese a haber prometido que se iba a quedar en Andalucía.

Gil Lázaro le ha afeado estas palabras al indicar que un discurso “tan miserable” acredita que el Gobierno no tiene nada que decir y le falta el respeto a la Cámara que representa la soberanía nacional.

En el debate, Vox ha preguntado a Bolaños qué va a hacer el Gobierno ante el clima de rechazo que genera, pues considera que hay cada vez más hogares en España que no pueden llegar “ni siquiera a mitad de mes” debido a la subida de precios de la factura de la luz, la cesta de la compra, el carburante y “muy pronto por la subida de las hipotecas”, según ha vaticinado.

Así, Gil Lázaro ha indicado que la elevada inflación está “dinamitando la economía” mientras el Gobierno se dedica al “insulto absurdo patético y caricaturesco” y a inventarse una “realidad paralela”, según ha trasladado. En este sentido, ha tachado las medidas económicas aprobadas por el Gobierno de “puro parcheo” que no responde a las reformas estructurales que necesita el país.

A su juicio, el Gobierno no comprende el clima social de rechazo cada vez mayor a su “inutilidad” y le ha acusado de ser “una estafa” para millones de españoles. Ha subrayado que el Ejecutivo sigue sin acometer una reforma “drástica” de impuestos para bajarlos “en beneficio de los que menos tienen” mientras siguen manteniendo el despilfarro, el boato y las ocurrencias, según ha acusado.

Bolaños ha lamentado que Vox acuse al Gobierno de “despilfarro” y ha señalado que palabras como “gasto superfluo” le recuerdan al líder de su formación, Santiago Abascal y al vicepresidente de Castila y León, Juan García- Gallardo que “visitaron un concurso de ponis” en lugar de hacer algo productivo por los ciudadanos, ha afeado.

Bolaños sostiene que el Gobierno de Pedro Sánchez se encarga de “las cosas del comer” y ha bajado el precio de la luz, de la bombona de butano, del combustible y del transporte público, mientras ha subido el salario mínimo interprofesional, el ingreso mínimo vital y las pensiones. Pero opina que esas medidas a Vox no le importan nada porque son “el partido de las élites reaccionarias”, la “antiespaña” y no defienden ni representan los intereses de las personas que necesitan lo público para vivir mejor.

Macarena Olona