La CNN desvela que Trump tiró supuestamente notas oficiales por el inodoro

En una de las notas rotas se puede leer la palabra “cualificado”, y en otra Stefanik, una posible referencia a la congresista republicana Elise Stefanik, aliada del magnate.

Todo presidente estadounidense tiene la obligación legal de conservar cartas, emails y documentos de trabajo y de entregarlos a los Archivos Nacionales, pero unas fotos difundidas esta pasada noche muestran unas notas que el entonces mandatario Donald Trump supuestamente tiró al inodoro.

Las imágenes forman parte del libro Confidence Man: The making of Donald Trump and the breaking of America, escrito por la reportera de The New York Times y colaboradora del canal CNN Maggie Haberman.

Esas fotografías de dos inodoros fueron conseguidas por la autora gracias a fuentes de la antigua Administración republicana. Una de esas imágenes enseña un inodoro en el interior de la Casa Blanca y la segunda otro de un viaje al extranjero de Trump. En una de las notas rotas se puede leer la palabra “cualificado”, y en otra Stefanik, una posible referencia a la congresista republicana Elise Stefanik, aliada de Trump que llegó a ser la “número tres” del partido en la Cámara Baja.

No está claro quién las escribió, pero según CNN su caligrafía parece ser la del expresidente.

″¿Quién sabe qué eran esos papeles? Solo él y supuestamente quien lidiara con eso”, dijo Haberman este lunes a CNN, dejando claro que más allá del contenido que se puede intuir lo más importante de la cuestión afecta a la conservación de los documentos oficiales.

La revelación de la CNN ha surgido horas antes de que el FBI irrumpiera en la residencia de Trump en Mar-a-lago, Florida, en busca de documentos oficiales.

Tuberías atascadas

La reportera recuerda que el personal de la Casa Blanca durante el mandato de Trump (2017-2021) señalaba que el ahora expresidente estadounidense solía tirar documentos por el inodoro.

En Confidence Man, que se publicará en octubre, Haberman ofrece un retrato tanto de Trump como del personaje como fenómeno de masas con la experiencia obtenida gracias a la cobertura de su mandato y a entrevistas con cientos de fuentes, según la editorial Penguin Books.

No es la primera vez que se acusa a Trump de romper documentos oficiales. En febrero, los medios publicaron el hallazgo de varias cajas con material e información de trabajo que el expresidente tenía en su casa de Florida.

Entre los documentos había correspondencia que le envió el líder norcoreano Kim Jong-un durante el proceso de deshielo bilateral, y que Trump describió en una ocasión como “cartas de amor”, así como una misiva que le dejó en el Despacho Oval su predecesor, Barack Obama (2009-2017).

Haberman ya había asegurado en febrero que Trump solía tirar papeles por el inodoro y que según el personal de la Casa Blanca algunas veces llegaba a obstruir las tuberías, una acusación que el expresidente consideró entonces “categóricamente falsa”.

“Tienes que estar bastante desesperada por vender libros si parte de tu estrategia promocional son fotografías de papeles en una taza”, señaló este lunes la portavoz de Trump, Taylor Budowich, al medio digital Axios.

Su euforia.

Donald Trump haciendo de Trump