INTERNACIONAL
09/03/2021 08:52 CET

La Comisión Europea amenaza a AstraZeneca: "Si no cumple, no permitiremos más exportaciones"

Von der Leyen cierra filas con las autoridades italianas, que frenaron la exportación de 250.000 dosis de la vacuna. La guerra no ha acabado...

JOHANNA GERON/POOL/AFP via Getty Images
Ursula von Der Leyen, el pasado febrero, en la sede del Europarlamento de Bruselas.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, ha apoyado el veto italiano a la exportación de 250.000 vacunas contra el coronavirus de la firma AstraZeneca, que estaban destinadas a Australia. No sólo eso, sino que ha avisado de que “si la empresa no cumple, no permitiremos más exportaciones” fuera de la Unión. Después de unas semanas en las que el tono se había relajado y los choques con la farmacéutica anglosueca habían dejado de copar las portadas, la política alemana ha vuelto al ataque, recordando que la empresa sólo está entregando un 10% de lo prometido para el trimestre.

Von der Leyen se ha reunido con un grupo de mujeres corresponsales que siguen la actualidad europea, ante el 8-M, y expuesto con franqueza su malestar con AstraZeneca, informa la Cadena SER, uno de los medios presentes. “Es un tema de justicia”, afirma.

La presidenta de la Comisión recuerda que la Unión Europea tiene un contrato con esta compañía que la obliga a facilitar un cierto número de dosis pero “hasta este momento han entregado menos del 10% de lo previsto”, insiste. Por eso, considera normal ante esta situación que Europa “exija su parte” de la producción europea de la firma. “Cuando cumplan el contrato, volverán a exportar”, sostiene. 

El nuevo mecanismo para el control de exportaciones ha estrenado en Italia la primera prohibición a las exportaciones de la producción europea de una empresa farmacéutica. La decisión anunciada la semana pasada por el nuevo gobierno de Mario Draghi ha impedido el envío hasta Australia de 200.000 mil dosis de esta compañía cuya dirección mantiene un duro pulso con las instituciones europeas por el incumplimiento del contrato.

La creación del mecanismo de control para exportaciones fue ya el resultado de este pulso pero la compañía no se dio por aludida y no ha presentado ningún plan para corregir lo incumplido, a diferencia de la reacción de la empresa Pfizer/BioNtech para la que Von der Leyen sólo ha tenido alabanzas en su encuentro con las informadoras. “Tenemos tres compañías que han podido empezar a facilitar las dosis contratadas; BioNtech está cumpliendo su contrato, Moderna también, están entregando las dosis dentro del plazo previsto y, por tanto, pueden exportar sin problemas”, ha dicho Ursula Von der Leyen. El pasado fin de semana, indicó a la prensa alemana que a partir de abril la UE contaría con cerca de 100 millones de dosis al mes. 

La germana ha evitado entrar en el debate sobre si el nuevo mecanismo de control se puede convertir en un instrumento de castigo para las empresas farmacéuticas. Y aunque el mecanismo es de ámbito general, la presidenta dirige así su amenaza exclusivamente a la empresa incumplidora. 

Una pelea que se alarga desde el pasado enero, recién estrenado el Brexit, cuando AstraZeneca anunció que no podía cumplir con el contrato sin aceptar renegociar las entregas de forma satisfactoria para la Comisión Europea bajo presión de las quejas de muchas capitales que por falta de dosis ven también alterados sus planes nacionales de vacunación.

Photo gallery Araceli y Mónica, primeras personas en ser vacunadas de coronavirus en España See Gallery

TERRITORIO PARADORES