La jornada laboral más atípica de los Reyes Magos

En plena pandemia sus majestades Melchor, Gaspar y Baltasar han tenido que cambiar su rutina habitual.

No han sido unas navidades al uso, tampoco para los Reyes Magos. Aunque su papel de trabajadores esenciales, que le otorgó a ellos y a Papá Noel la Comisión Europea a mediados de diciembre, les ha permitido trabajar este 5 de enero sin aparentemente restricciones; Melchor, Gaspar y Baltasar también han visto alterada su rutina por el coronavirus.

La pandemia ha cambiado su habitual forma de trabajar, igual que nos ha pasado a muchos de nosotros. Ellos no pueden teletrabajar —el reparto de regalos es a domicilio—, pero han tenido que madrugar más de la cuenta para ponerse manos a la obra en este día grande para niños (y no tan niños) y que ha sido para sus Majestades de Oriente la jornada más atípica que recuerdan. Y eso que llevan trabajando desde hace más de 2000 años...

1. Han empezado su jornada a primera hora. Estaba saliendo el sol y ya sobrevolaban Sevilla en globo aerostático. Las imágenes del paseo por la ciudad hispalense han sido espectaculares.

2. Este año han dejado los camellos en Oriente. Han llegado en globo (en Andalucía), en avioneta (en la Región de Murcia) y en barco (en Las Palmas de Gran Canaria). Después ya se las han ingeniado para moverse por cada municipio...

3. Sin camellos, sin carrozas, pero con soluciones alternativas. A falta de cabalgata —las citas estáticas son otra cosa—, han encontrado nuevas formas de hacer sus recorridos habituales. Coche de caballo en Valladolid, caballos en Torre-Pacheco (Murcia) y autobuses descapotables en A Coruña, Logroño o Granada. No se le puede llamar cabalgata pero sí es una manera de llegar a los niños.

4. Los pajes se han sacado el carné de conducir. Han aprovechado el confinamiento para examinarse del teórico y del práctico y así poder llevar a los Reyes en descapotables y todoterrenos. Más motorizados que nunca.

5. Han necesitado seis estrellas de Belén para llegar a Madrid. No les ha bastado con una, esta Navidad de incertidumbre necesitan asegurar que no se pierden en el camino. En el Ayuntamiento de la capital les han lanzado seis cometas fugaces para guiarlos.

6. La distancia social también les ha afectado. Vistos desde las ventanas y balcones de las casas y con más de 2 metros de distancia. ¿Contacto estrecho? ¿Qué es eso?

7. Han hecho un Belén viviente para ellos. Al fin y al cabo en eso consisten las cabalgatas estáticas de ciudades como Vigo y Madrid. Acostumbrados a moverse, no ha debido de ser un día muy fácil con el frío que hace en la península.

8. Han sido más bien Reyes Magos de escaparate. Quietos en una tarima para que los niños los miren de lejos, a dos metros mínimo de distancia. Lo dicho, distancia social.

9. Han trabajado por primera vez en su historia con mascarilla, respetando las medidas decretadas para contener el avance del coronavirus. Aunque se han saltado la norma para hablar en televisión.

10. También se han hecho PCR antes de venir a España. Siguieron la medida impuesta por el Ministerio de Exteriores para los viajeros de países de riesgo. En realidad no tenían por qué pasar el test: la OMS anunció que Melchor, Gaspar y Baltasar son inmunes al coronavirus.

11. Y se han tenido que dejar los caramelos en Oriente. Ni Melchor, ni Gaspar, ni Baltasar, ni sus pajes han podido hacer a los niños ese regalo previo a la noche de Reyes. Esta es una imagen de 2020 que no se ha podido ver este 2021.

12. Reyes Magos y este año también allegados. Si no fuese así, ¿cómo habrían podido moverse a sus anchas por toda España, de una comunidad a otra? ¿Y cómo van a poder meterse en las casas de todos los españoles?

13. Y se han saltado una norma. Para Melchor, Gaspar y Baltasar no hay toque de queda, pueden estar por la calle a cualquier hora, incluso de madrugada. Al fin y al cabo repartir regalos es su trabajo...

BONUS TRACK. Las cartas recibidas han sido más emocionantes que nunca.

Genialidades vistas en las cartas a los Reyes Magos y Papá Noel