Las claves para entender qué ocurre en Kazajistán

Lo que empezó siendo un conflicto económico, se ha tornado en político e internacional, con Rusia ya apoyando al país y con la OTAN y la UE vigilantes y pendientes del respeto de los derechos humanos.
Estado del palacio de Gobierno en Nur-Sultán tras las protestas.
Estado del palacio de Gobierno en Nur-Sultán tras las protestas.
ABDUAZIZ MADYAROV via AFP via Getty Images

El mundo mira hacia las protestas y la situación en Kazajistán, un país en crisis que ha empezado el 2022 con graves consecuencias. Este viernes hay una tensa calma en el país gracias a que las tropas rusas ya vigilan las calles y a la orden del presidente de disparar a cualquier manifestante pero, ¿qué ha ocurrido para llegar a este punto?

Lo que empezó siendo un conflicto económico, se ha tornado en político e internacional, con la Unión Europea y la OTAN expectantes y pidiendo calma y los movimientos de Rusia y otros aliados. Aquí te explicamos la crisis en el país euroasiático.

¿Cuál fue el detonante de las protestas?

A partir del 2 de enero, varios grupos de manifestantes empezaron a salir a las calles para protestar por los precios del gas licuado de petróleo que se duplicaron, de los 60 tenge por litro (0,14 dólares) a los 120 tenge por litro (0,28 dólares). Esto empezó a generar una ola de manifestaciones en diferentes puntos del país que se fueron volviendo cada vez más violentas.

Aunque el Gobierno prometió bajar el precio de los combustibles, esto no ha tenido efecto, sino al contrario, y la agresividad ha aumentado con el paso de los días, alentados según el presidente Kasim-Yomart Tokayev, por personas que quieren dinamitar la estabilidad del país y que ya ha calificado de “ataque terrorista”.

La protesta más masiva tuvo lugar el 5 de enero en la capital Nur-Sultán, antigua Astaná, donde más de 1.000 personas se concentraron frente a la sede del Gobierno y en la que se escucharon disparos, ráfagas de ametralladoras y se tuvo que sofocar un incendio en el interior del edificio.

Por el momento, las fuerzas kazajas han abatido a 26 personas en la operación “antiterrorista” según fuentes oficiales. Además, de acuerdo con el Ministerio del Interior, se han detenido a más de 3.000 “delincuentes” y hay 18 personas “armadas” heridas.

A partir de ese punto, las reclamaciones han derivado paulatinamente en políticas, con la principal exigencia de poner fin al “régimen de Nazarbáyev”, a quien acusan de todavía mantener el poder político en Kazajistán a la sombra del actual mandatario.

¿Qué medidas ha tomado el Gobierno?

Ante el incremento de las tensiones, el presidente declaró el Estado de Emergencia en la capital y luego lo extendió al resto del país hasta el 19 de enero.

Además, para frenar las protestas, el presidente ha impuesto un techo al alza de los presiones por 180 días así como una regulación estatal de precios de los productos de primera necesidad, lo que incluye el gas, la gasolina y el diésel.

Este fue uno de los cambios administrativos que también ha tenido como consecuencia la dimisión completa del Gobierno kazajo. Aunque el presidente agradeció la labor del primer ministro Askar Mamin por su labor durante tres años, también le responsabilizó directamente de la “difícil situación económica, política y social en el país.

¿Qué aliados internacionales han enviado tropas?

Rusia y sus aliados de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), alianza militar exsoviética, han iniciado el despliegue de sus tropas en el país para sofocar los disturbios y con el fin “de estabilizar y normalizar la situación del país” a petición del gobierno kazajo.

Los primeros en llegar han sido los soldados rusos en más de 75 aviones que también han transportado unidades procedentes de Bielorrusia, Tayikistán, Kirguistán y Armenia.

¿Cómo ha respondido la comunidad internacional?

El representante especial de la OTAN para el Cáucaso Sur y Asia Central, Javier Colomina, ha expresado la preocupación de la Alianza Atlántica por los acontecimientos en Kazajistán, e instó a la calma y al diálogo además de al cumplimiento de los derechos humanos en el país centroasiático.

“La OTAN comparte la grave preocupación por la situación en Kazajistán, incluidas las informaciones sobre muertes”, señaló el español en su cuenta de Twitter.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, y el jefe de Estado de Francia, Emmanuel Macron, hicieron este viernes un llamamiento conjunto al fin de la violencia en Kazajistán y dijeron que están dispuestos a movilizarse para aportar su ayuda. Además, la UE ha expresado a Kazajistán su apoyo para “desescalar” la crisis y pide respeto para la “seguridad” de los civiles.

Estados Unidos rechaza la injerencia que denuncian aliados como China y promete vigilar que se respeten los derechos humanos.

Popular in the Community