BLOGS
06/08/2019 07:18 CEST | Actualizado 06/08/2019 07:18 CEST

Mujeres sin verano

Julio es tradicionalmente el mes más cruento para la violencia machista.

fhm via Getty Images
Sol en verano.

Siempre se ha dicho que septiembre es el mes en el que se producen más separaciones o divorcios. Tal vez sea leyenda urbana, que no he visto datos que lo corroboren,  pero puede que hasta tenga su lógica. Salida de la rutina, horarios relajados, más tiempo juntos, los niños en casa crispando los nervios, y la vuelta a la normalidad, a dos meses vista, muy lejana.

Por buscar una explicación, porque lo que no la tiene, en ningún caso y por muchas vueltas que le doy es que julio, que acabamos de dejar atrás, sea tradicionalmente, el mes más cruento para la violencia machista. Comprobado y con las estadísticas en la mano, que aquí no hay bulos ni leyendas que valgan. Y para más inri, este julio, el de 2019, se ha señalado, especialmente, con nueve mujeres y un niño asesinados, el peor dato desde hace 16 años.

Será casualidad. Siguiendo la lógica de los divorcios, tal vez los asesinos quisieran ahorrarse problemas a la vuelta del verano. O no pudieran soportar la idea de que su expareja disfrutara de unas vacaciones, o…

O nada, porque es absurdo buscar explicaciones a lo que es tal monstruosidad que se escapa de cualquier estudio lógico. Por la razón que sea, quien concibe a las mujeres como violables, maltratables, asesinables, propiedad exclusiva del macho alfa, ha encontrado en este mes mejores oportunidades para llevar a cabo sus propósitos. Sin estadísticas que valgan.

Julio es tradicionalmente el mes más cruento para la violencia machista. Comprobado y con las estadísticas en la mano.

Si acaso, porque ocupados cada cual en lo nuestro, con la vista puesta en el mar o la montaña, prestamos menos atención a la atrocidad de turno, que acaba siendo poco más que una columnita en los periódicos: “Nuevo caso de violencia de género”. Y en eso nos quedamos, salvo que haya algún detalle truculento, que estén los hijos delante, que le haya dado 45 puñaladas, o algo así, que nos haga detenernos unos segundos más.

No hay mes, ni semana, que no nos sacuda un asesinato. En julio, más, ya veis. Me encantaría poder recordar un mes en el que no se haya producido una noticia así. Pero no lo hay.

De momento, es tan irreal como Macondo con sus mujeres mágicas, con Úrsula, que dirige con mano de hierro a siete generaciones de Buendías; con la exuberante Petra, la vida en mayúsculas, con Fernanda del Carpio; con Sofía de la Piedad, que sólo existe en el momento preciso; con la cándida prostituta Eréndira y su abuela desalmada, con Amaranta, virgen, y con Remedios, que asciende a los cielos tras haber llevado a la muerte a todo varón que la pretendiera.

Vivas siempre.

 

Este post se publicó originalmente en el blog de la autora. 

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST