Qué es la fibromialgia

Dolor y cansancio son los principales síntomas de esta enfermedad.

La fibromialgia es una enfermedad crónica que se caracteriza por dolor muscular y cansancio. Además, quienes la padecen, en su mayoría mujeres, son más sensibles al dolor que cualquier otra persona.

“Es un síndrome más que una enfermedad, ya que produce problemas de sueño, cansancio, concentración, problemas de piel, dolores… la lista es interminable”, explica Jose María Gómez Argüelles, miembro de la Sociedad Española de Neurología y coordinador de la Unidad de fibromialgia del Hospital Quirón de Pozuelo de Alarcón (Madrid).

Según datos de Salud Pública de 2020, la fibromialgia —que antes se conocía erróneamente como Síndrome de Fatiga Crónica— afecta al 2,4% de la población española mayor de 20 años, es decir, más de 1,1 millones de personas. Entre ellas, la política del Partido Popular Andrea Levy, que este jueves se lo ha contado a Risto Mejide en el programa Todo es mentira.

Síntomas más conocidos de la fibromialgia

  • Dolor del cuerpo y rigidez
  • Cansancio
  • Niebla mental
  • Depresión y ansiedad
  • Debilidad muscular
  • Dolor de cabeza
  • Intestino irritable
  • Adormecimiento en manos y pies
  • Dolor en la mandíbula
  • Insomnio

Además de lo limitante de estos síntomas, la fibromialgia añade otro problema: su difícil diagnóstico, pues no se puede determinar con escáneres o análisis de sangre.

Qué tratamientos existen

El doctor Gómez Argüelles explica que a día de hoy no existe “ningún tratamiento curativo” contra la fibromialgia, únicamente soluciones “paliativas”. De hecho, no hay ningún fármaco que haya demostrado su eficacia y en Europa no existe ningún fármaco aprobado específicamente para combatir la fibromialgia.

Para estos pacientes, el neurólogo recomienda el ejercicio moderado, “porque de alta intensidad los pacientes se agotan”, así como el tratamiento psicológico. “La terapia ayuda a convivir con el problema, pero no combate los síntomas ni disminuye el dolor”, explica el doctor Jose María Gómez Argüelles.

Todas estas recomendaciones están contempladas en la guía de la Sociedad Española de Reumatología, Aprendiendo a convivir con fibromialgia, en la que expone una serie de recomendaciones para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Gómez Argüelles está explorando “nuevas vías” de tratamiento neurológico como la Estimulación Magnética Transcraneal. Se trata de un sistema en el que se coloca “una especie de gorro” sobre la cabeza del paciente a través del que se mandan señales al cerebro. “Estoy convencido de que la fibromialgia se produce porque el cerebro envía señales erróneas que causan los síntomas, y con este tratamiento se envían otras señales al cerebro para decirle que se está equivocando”, explica el doctor.

“El mejor médico para tratar la fibromialgia es, primero, el que se la crea, porque todavía hay mucho desconocimiento y compañeros de profesión se escudan en que como no sale nada en las pruebas, no existe. Eso pasa con otras patalogías como la migraña y no se cuestiona que sea real. Lo ideal es que se trate con varios especialistas, en concreto un neurólogo, un reumatólogo y un médico de cabecera”, sentencia el Gómez Argüelles ante el difícil diagnóstico de la enfermedad.

Hábitos no tan saludables