BLOGS
27/03/2019 07:00 CET

Quito, la capital más bella de América Latina

En el año 1978 la UNESCO crea los títulos Patrimonio de la Humanidad para reconocer la importancia  de lugares que han de preservarse por su valor cultural o natural. En esa primera sesión se otorgaron 12 títulos, de los cuales dos se encuentran en Ecuador. Las Islas Galápagos como tesoro natural y la Ciudad de Quito en su conjunto por poseer el centro histórico mejor conservado y menos alterado de toda América Latina. 

40 años de Patrimonio Mundial

La ciudad es consciente del valor turístico de su patrimonio y cuida mucho todo el entorno. Seguridad en las calles, limpieza, pavimento y sobre todo conservación de sus  monumentos son la seña de identidad de una ciudad muy consciente del tesoro que guardan.

La primera parada hay que hacerla en la Plaza de la Independencia, el centro neurálgico de la ciudad y del país. Allí se ubica la El Palacio Presidencial, Catedral Metropolitana, el Palacio Arzobispal, el Ayuntamiento y muchos cafés y terrazas para tomar un buen desayuno. Lo necesitarás, hay mucho que ver.

Una de las cosas que diferencian el patrimonio de Quito de otras grandes ciudades latinoamericanas es la decoración interior, generalmente austera en todo el continente. Muchos de los ornamentos interiores de los templos de la capital ecuatoriana dejan en evidencia a los palacios barrocos europeos. Dos ejemplos de esta suntuosidad son el Monasterio de San Francisco y sobre todo la Iglesia de la Compañía de Jesús, cuyas naves interiores están totalmente cubiertas con pan de oro de 23 quilates. Aquí los Jesuitas hicieron una excepción a su voto de pobreza.

Para hacernos una idea del tamaño del patrimonio de Quito lo mejor es subir hasta los tres mil metros del cerro El Panecillo, donde además de disfrutar las mejores vistas de la ciudad, puedes subir a la Virgen de Quito, una estatua de más 40 metros de altura, fiel a la tradición latinoamericana de erigir enormes esculturas-mirador.

Wikipedia
Iglesia de la Compañía de Jesús. 

Monumento a la Mitad del Mundo

Ocurre con demasiada frecuencia que todo un conjunto patrimonial erigido por grandes maestros a lo largo de siglos, queda eclipsado por un monumento infinitamente menor. Bien lo saben en Bruselas con su dichoso Manneken Pis o Copenhague con la Sirenita. Algo similar ocurre en la capital de Ecuador y el Monumento a la Mitad del Mundo.

Situado a 20 kilómetros de Quito es la mayor atracción turística de la ciudad. Una gigantesca mole para homenajear a la expedición geodésica francesa que en el siglo XVIII ubicó en ese punto la latitud 00º, 00′, 00″. A finales del siglo XX, la tecnología GPS corrigió esa medición ubicando este punto 240 metros más al sur, pero no se lo tenemos en cuenta, el mundo es muy grande y esos metros no son nada.

Wikipedia
Monumento a la mitad del mundo

También hay tesoros fuera de la zona urbana

Una de las razones por las que Quito merece varios días de visita, es por todo el paisaje natural que hay alrededor de su núcleo urbano. Desde cafetales y plantaciones de cacao, a volcanes, selvas y bosques nublados con gran biodiversidad. A treinta minutos de la ciudad tenemos la Reserva Natural El Pahuma. Más de 650 hectáreas de bosque, senderos y cascadas que conforman la segunda reserva de orquídeas más grande de America y el hábitat de más de un centenar de aves.

Quito nos reserva una sorpresa final: el Tren Ecuador. El ferrocarril echó a rodar por el país nada menos que en el siglo XIX, ampliando con los años su red a casi todo el territorio. Aquellas rutas hoy se mantienen como atractivo turístico de gran valor paisajístico. Cada fin de semana la compañía Tren Ecuador organiza excursiones desde la Estación de Chimbacalle para recorrer en tren los parajes naturales que rodean la capital de Ecuador.

En este artículo he mostrado unas pinceladas de todo lo que puedes ver y hacer en esta bella ciudad. Si estás pensando en visitar la capital de Ecuador, te aconsejo que entres en la página web de la Oficina de Turismo de Quito y vayas buscando fechas.

 

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs