BLOGS
26/10/2015 07:14 CET | Actualizado 25/10/2016 11:12 CEST

El Congreso echa el cierre pero mantiene los sueldos

Cuando lean esto, el presidente del Gobierno habrá firmado ya el decreto de disolución de las Cortes, habrá acabado formalmente la X Legislatura de la democracia y la Carrera de San Jerónimo habrá echado el cierre, aunque el grifo de las prebendas para sus señorías seguirá abierto. Para unos, hasta el mismo día de las elecciones. Para otros, hasta que se constituyan formalmente las nuevas Cámaras.

¿Recuerdan cuánto nos cuesta al año el salario de los diputados? En 2015, casi 19 millones de euros. Más de 13 millones en concepto de salario base o "asignación constitucional" y más de 5 en complementos. Dietas y transportes aparte, claro.

Pues sepan que las Cortes Generales se disuelvan hoy mismo, sus señorías han abandonado la Carrera de San Jerónimo hace una semana rumbo a sus domicilios, pero esto no quiere decir que vayan a perder el sueldo ni a cobrar del desempleo. Nada de eso. No habrá actividad legislativa por lo menos hasta el próximo febrero, pero las nóminas se seguirán pagando. Para los que no forman de la Diputación Permanente, la llaman "indemnización de transición", que viene a ser lo mismo que cobrar por estar en casa. La cuantía, según aprobó el pasado martes el órgano del gobierno de la Cámara, incluirá todos los conceptos retributivos que vinieran percibiendo en el momento de la disolución y la cobrarán en un pago único. Por su parte, los titulares y suplentes del órgano que sustituye al pleno entre periodos de sesiones recibirán su salario íntegro -con todos los complementos- hasta el día anterior de la constitución de las nuevas Cámaras.

El Congreso se hará cargo, además, del gasto en mudanzas que precisen los cesantes, pues los enseres y pertenencias que los señores diputados tengan en sus despachos se llevarán a sus domicilios sin que les cueste un euro. Tampoco supone demasiado esfuerzo, porque para el embalaje y el precintado se pondrá a su disposición al personal de la Cámara.

Todo cortesía de la Casa, incluida la factura del teléfono. Quienes no repitan escaño, mantendrán el alta con cargo al erario público hasta que se celebren las elecciones. El terminal, es decir el iPhone que se les entregó al inicio del mandato, podrán quedárselo sin coste alguno, si bien el ADSL del que disfrutan gratis en su domicilio será dado de baja en aquellos casos en los que el diputado no sea miembro de la Diputación Permanente.

Por el módico precio de 50 euros, todos los parlamentarios que lo deseen podrán quedarse con las tabletas iPad que les fueron asignadas en su día. Eso sí del régimen vigente de transporte -vuelos, trenes y taxis gratis- ya sólo podrán hacer uso los miembros de la Diputación Permanente y quienes formen parte de la Mesa, que además mantendrán en estos dos meses también los gastos de Protocolo hasta el día anterior a la constitución de las nuevas Cortes.

Así acaba la X Legislatura, pero ya han empezado los preparativos para el arranque de la XI. Al menos en lo que respecta al "kit tecnológico" de los nuevos diputados. No se preocupen los novatos porque la página web de la Cámara ya ha publicado el concurso para la adquisición de sus nuevos Ipad Air 2. Cada dispositivo y sus correspondientes accesorios costará 900 euros. En total unos 430.000 euros que, sumados los 608.000 que costaran los nuevos ordenadores de sobremesa, suma más de un millón de euros. Todo para que algunos, como se ha dado el caso en este mandato, no sepan ni lo que es la intranet del Congreso.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

EL HUFFPOST PARA VODAFONE