BLOGS
13/10/2014 07:03 CEST | Actualizado 12/12/2014 11:12 CET

La Transición se va por el desagüe

Lo que hemos conocido esta semana de cómo y en qué cantidad gastaban los consejeros y directivos de Caja Madrid huele a la Italia de los 90 cuando se desplomó el sistema como consecuencia de las investigaciones judiciales que acabaron con decenas de políticos y empresarios en la cárcel.

Hace año y medio, Felipe González confesó, en un almuerzo-coloquio, que se le pasó por la cabeza irse unos años fuera de España, "a 7.000 kilómetros" para no tener que seguir cada día los "noticiarios". Pero no, no lo hizo. Y se conjuró ante el respetable para darle a la máquina de pensar y proponer cosas. Estaba preocupado, mucho más que por la crisis económica, por la político-institucional. Temía que todo el esfuerzo de la Transición se estuviera yendo por el desagüe y España entrara en un momento oscuro de su historia.

Seguro que el expresidente ha pensado y ha propuesto, no lo duden. Incluso habrá formado parte de los conciliábulos en los que aquellos, los de entonces, los de la Transición, se han devanado la sesera hasta llegar a la conclusión de que lo mejor es que todo cambie para que todo siga igual. Han acumulado tanto poder que se resisten a pederlo. Porque todo sigue igual o peor que en abril de 2013 cuando el otrora jefe de Gobierno pronosticaba una crisis que galopaba hacia la anarquía. La Transición no es que se haya ido por el desagüe, es que ya recorre la red de alcantarillado a la velocidad de la luz y España, sí, está en tiempo de negritud. Pero ni González ni ninguno de los actores políticos, sindicales, periodísticos o empresariales del 78 se quieren enterar de su propio ocaso. Fueron hombres de otro cuño los que hicieron de España lo que ha sido en los últimos cuarenta años -con sus luces y sus sombras- y hombres y mujeres de otro cuño serán necesarios para prevenir a este país de la la putrefacción porque el hedor empieza a ser insoportable.

Lo que hemos conocido esta semana de cómo y en qué cantidad gastaban los consejeros y directivos de Caja Madrid huele a la Italia de los 90 cuando se desplomó el sistema como consecuencia de las investigaciones judiciales que acabaron con decenas de políticos y empresarios en la cárcel. Restaurantes y hoteles de lujo, joyas, spas, electrodomésticos, trajes, vinos, reparaciones náuticas, muebles, salas de fiesta... Todo con tarjetas opacas al fisco y barra libre en los cajeros automáticos. Aquello era un festival de dinero, una apoteosis del lujo y el derroche. Y, aunque todo el mundo lo sabía, nadie habló, ni siquiera los medios de comunicación, convenientemente subvencionados por la que hasta la llegada del amigo de Aznar a la presidencia era la entidad más solvente del sistema financiero español.

Allí, en Caja Madrid, con las tarjetas de la vergüenza y el reparto del botín estaban todos los de la Transición: partidos políticos, sindicatos, patronal y hasta la Corona. Y gastaban a manos llenas, incluso después de que la crisis ya hubiera enviado a más de 5 millones de españoles al paro, desahuciado a miles de familias y dejado sin una mísera ayuda pública a más de dos millones de hogares sin ingresos. Y ellos, los Blesa, los Rato, los Moral Santín, los Spottorno, los Tejada, los Astorqui y los Sánchez Barcoj sin atisbo de remordimiento ni mala conciencia.

Si en el PP repartían sobres y financian sus campañas de forma ilegal; si Urdangarín estafaba a las administraciones; si los Pujol acumulaban pasta en el extranjero con las mordidas de la obra pública; si los sindicatos robaban el dinero de los cursos de formación; si los mandamás de la patronal se pagaban sueldos con las ayudas públicas y si en Andalucía se amañaban los ERE, por qué no iban a hacer lo mismo los directivos de Caja Madrid. Al fin y al cabo eran todos los mismos: los hombres de nuevo cuño que hicieron posible la Transición y hoy se reparten los cargos en los Consejos de Administración. El amigo Pablo Iglesias ya tiene más gasolina y Podemos, seguro, que otros cinco puntos de subida en las encuestas con esta nueva entrega de la casta y la demolición del sistema. Una bomba de relojería en una sociedad harta del abuso y la corrupción que pide a gritos una nueva Transición, pero esta vez sin tarjetas opacas al fisco, por favor. Si no, igual es que tenemos que pensar todos como Felipe González en irnos a 7.000 kilómetros de España para no ver los "noticieros"