Europa activa el modo 'Guerra Fría'

Europa activa el modo 'Guerra Fría'

El gasto en defensa y seguridad en toda Europa aumentó un 16% entre 2022 y 2023, y Polonia hasta duplicó con creces su presupuesto de armas desde 2014.

Una soldado de Infantería mecanizada participa en el ejercicio militar "National Guardian" en una base de Munster (Alemania), el 18 de abril de 2024.Sean Gallup / Getty Images

El gasto militar en Europa Central y Occidental es ahora más alto que el último año de la Guerra Fría. Aumentó un 16% entre 2022 y 2023 y en algunos países, como Polonia, hasta duplicó con creces su presupuesto de armas desde 2014. La invasión rusa de Ucrania ha sido el principal motivo de esta subida. 

Según nuevos datos publicados por el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI), Europa ha experimentado un aumento generalizado del gasto militar desde principios de 2022, alcanzando un total de 552.000 millones de euros en 2023.

El aumento es un 16% más de lo que los países afectados gastaron en 2022, y un 62% más en comparación con 2014, donde el gasto fue de 330.000 millones de euros. Todos menos tres países europeos miembros de la OTAN (Grecia, Italia y Rumania) aumentaron su gasto militar en 2023.

Lorenzo Scarazzato, asistente de investigación del SIPRI, explicó a medios como Euronews que el gasto militar en Europa ha ido aumentando cada año consecutivo desde 2014, cuando Rusia anexó Crimea. Esa acción inicial y la invasión total de Ucrania en 2022 han llevado a los gobiernos de Europa a aumentar sus presupuestos de defensa a un ritmo sin precedentes. "No hay duda de que en 2023, el principal impulsor del aumento del gasto militar en Europa siguió siendo la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia", dijo el especialista.

El gasto más alto se da en Europa occidental y central

Según el SIPRI -un centro de referencia en estudios en la materia-, la tendencia de los países de Europa occidental y central a aumentar sus presupuestos militares es en gran medida una reacción al aumento del gasto ruso.

El Reino Unido fue el país que más gastó militarmente en Europa en 2023, con compras de armas que representaron el 2,3% de su producto interno bruto (PIB).

El Ministerio de Defensa británico anunció este año que aumentaría esta cifra al 2,5%, aunque el Ministro de Hacienda, Jeremy Hunt, ha admitido que sus condiciones económicas internas significan que aún no ha logrado este objetivo.

Alemania también ha aumentado su gasto militar, cifra que creció un enorme 48% entre 2014 y 2023.

En 2022, el gobierno alemán estableció un fondo extrapresupuestario para cumplir el objetivo de la OTAN de gastar anualmente el 2% de su PIB en defensa, un objetivo que el país firmó en 2014, pero que no alcanzó hasta este año.

El canciller alemán Olaf Scholz se comprometió públicamente a transformar la actitud de su país hacia la defensa y la seguridad tres días después de la invasión de Ucrania.

En un discurso en el parlamento que describió el momento como "Zeitenwende" (punto de inflexión), Scholz prometió aumentar drásticamente el gasto en defensa de su país y reformar su ejército.

La frontera oriental

Si bien los países de Europa occidental todavía representan la mayor parte del gasto militar total del continente, los países de Europa central están haciendo su mayor contribución al gasto de defensa de Europa desde el final de la Guerra Fría.

Polonia realizó el mayor aumento proporcional de Europa en su gasto en defensa entre 2022 y 2023, gastando el 3,8% de su PIB en defensa en 2023, aún por debajo de su objetivo declarado del 4%.

Desde hace mucho tiempo, Polonia ha dado prioridad al aumento de su gasto en defensa. El presidente polaco Andrzj Duda pidió a los miembros de la OTAN que aumentaran su gasto a principios de este mes, citando preocupaciones de que el presidente ruso Vladimir Putin se estuviera preparando para atacar a la OTAN en los próximos años.

La fuerza de nuestro futbol
Un proyecto de Santander

"Hay una tendencia que pone de relieve cómo los países fronterizos o cercanos a Rusia y Ucrania presenciaron algunos de los aumentos más agudos de la década", dice Scarazzato. "Sería seguro asumir que esto se debe a su percepción de una mayor amenaza frente a la anexión de Crimea y la invasión a gran escala de Ucrania".