Los mercenarios del Grupo Wagner se rebelan contra Putin

Los mercenarios del Grupo Wagner se rebelan contra Putin

El ejército privado encabezado por el magnate Yevgueni Prigozhin, antiguo íntimo de Putin, se distancia del régimen ruso entre acusaciones de querer "destruirles".

Mercenarios del grupo Wagner.OLGA MALTSEVA via Getty Images

Más grietas en el círculo hasta ahora cercano a Putin. A dos días del aniversario de la guerra en Ucrania, el jefe del mercenario Grupo Wagner, Yevgueni Prigozhin, íntimo del todopoderoso líder, se ha tirado a la yugular del Kremlin acusándole de no entregarle municiones suficientes y, directamente, de querer "destruirles".

Para el magnate y jefe de Wagner, la muerte de muchos de sus soldados es culpa directamente de Defensa. Posando junto a una foto con los cadáveres de varios mercenarios, asegura que estos "son jóvenes que perdieron sus vidas a consecuencia de la hambruna de municiones. Debieron ser cinco veces menos. Esto significa que las madres, esposas e hijos recibirán sus cuerpos. ¿Quién es culpable de sus muertes? Aquellos que debían haber solucionado el problema del abastecimiento con suficientes municiones",

De hecho, el empresario considera que tanto el ministro, Serguéi Shoigú, como  el jefe del Estado Mayor del Ejército, Valeri Gerásimov, quieren eliminar este ejército privado, protagonista de los últimos avances en suelo ucraniano, como los de Soledar y Vuhledar.

"Se trata de un intento de destruir el ejército privado Wagner. Esto es comparable con una traición a la patria. Mientras, el ejército privado Wagner continúa inmerso en la batalla sangrienta por Bajmut y pierde cada día cientos de combatientes", ha denunciado en su canal de Telegram.

Sus encendidas críticas llegan tiempo después de que empezase a circular el rumor de que Putin quiere crear su propio ejército privado y no depender del de Prigozhin o de los chechenos del autoritario líder Razman Kadirov.

Se trata de un intento de destruir el ejército privado Wagner. Esto es comparable con una traición a la patria. Mientras, el ejército privado Wagner continúa inmerso en la batalla sangrienta por Bajmut y pierde cada día cientos de combatientes
Yevgueni Prigozhin, jefe del Grupo Wagner

Por ello, el jefe de los soldados de fortuna desplegados en Ucrania se ha dirigido a la población rusa para exigir que reclamen a su Ministerio de Defensa esas municiones: "Si cada ruso, sin necesidad de organizar mítines, dice que le den municiones a Wagner, ya eso será importante". 

Así, prosigue, "romperemos su resistencia y pondremos fin a su arbitrariedad y podremos explicarles a las madres de los que cayeron que otros no morirán por esta causa".

"Como no nos daban municiones, siguen sin darlas. No se ha dado ningún paso para entregar las municiones", continúa denunciando, poco después de que Defensa hubiese anunciado la entrega de 1.660 misiles para lanzacohetes múltiples, 10.171 municiones de artillería y 980 proyectiles para tanques en tres días. Prigozhin no se cree esas cifras, apoyándose en tablas dondefiguran las solicitudes de municiones de Wagner y las cantidades recibidas, acusándo a Moscú de ignorar sus demandas.

Si durante los últimos diez años (la cúpula militar) hubiera hecho lo que tenía que hacer, los Wagner no serían necesarios. Pero por ahora la historia ha dispuesto que ellos sean los que van en la vanguardia"
Yevgueni Prigozhin

El empresario va marcando una distancia cada vez mayor con su antiguo socio e íntimo Vladimir Putin y tampoco evita el choque con otro de los pilares del Kremlin, la iglesia ortodoxa del íntimo de Putin, el todopoderoso patriarca Kirill: "Wagner como que no existe y por eso no nos dan municiones. Me he dirigido a todos los niveles. Solo porque sé que Dios no satisfará mis demandas no me dirijo también a la Iglesia. A lo mejor debería prender una vela".

"Cuando se acaben todos los Wagner, (el ministro de Defensa, Serguéi) Shoigú y (el jefe del Estado Mayor General, Valeri) Gerásimov tendrán que echar mano a las ametralladoras. Si durante los últimos diez años ellos hubieran hecho lo que tenían que hacer, los Wagner no serían necesarios. Pero por ahora la historia ha dispuesto que ellos sean los que van en la vanguardia".

Con todo, añade, su grupo no se va a ir del actual emplazamiento, Bajmut, un enclave fundamental para el futuro del Donbás, "solo que morirá el doble de miembros".

MOSTRAR BIOGRAFíA

Miguel Fernández Molina (Sabiote, Jaén, 1987) es periodista licenciado por la UCM. Trabajó ocho años en el medio digital 'Mundotoro' antes de llegar a 'El HuffPost', donde ejerce de responsable de cierre y escribe sobre deporte, internacional y política, entre otros campos.