BLOGS
10/10/2012 10:19 CEST | Actualizado 09/12/2012 11:12 CET

¿Se protege realmente a las mujeres en el mercado laboral?

El Estado debería ponerlo más fácil a los empresarios para que el hecho de ser mujer sea algo anecdótico en una selección de personal. Los jueces deberían proteger también al empresario de actitudes abusivas que se generan en algunos casos con ocasión de la maternidad.

"...las mujeres limitan la libertad del empresario a la hora de tomar decisiones en su propia empresa..."

Si se me ocurriera afirmar tal barbaridad contra el género femenino, seguro que sería objeto de infinidad de críticas (merecidas) por parte de numerosas personas, asociaciones, partidos políticos, sindicatos, comités de empresa...

Sin embargo, quizás muchos empresarios avalarían tal afirmación cuando se encuentran en una situación en la que un puesto de trabajo es ocupado por una mujer que durante su vida laboral ha tenido la inmensa suerte de ser madre y esa mujer no cumple con sus obligaciones laborales, no trabaja de igual a igual que otra mujeres y otros hombres, se acoge a infinidad de bajas sufragadas en su mayor parte por el empresario, a reducciones de jornada laboral... etc, etc... Lamentablemente, hay personas que piensan que tal afirmación es totalmente cierta. Y habría que preguntarse, ¿por qué hay empresarios que piensan así?

Yo creo firmemente en las mujeres. Mi madre y mi mujer son ejemplos de responsabilidad y equilibrio mental en mi vida. Creo que las mujeres tienen una capacidad infinitamente mayor para organizarse que un hombre, son más eficientes, eficaces y responsables. Las mujeres tienen un papel mucho más importante que nosotros en la sociedad, pueden ser madres, pueden procrear. Pero a veces reflexiono sobre su papel y el papel que les han dado las leyes y los jueces de este país en el mercado laboral y, sinceramente, creo que no se les ha hecho ningún favor.

Soy consciente de que algunas medidas de discriminación positivas son necesarias para colocar a la mujer en el mercado laboral dado que la historia ha sido muy injusta con el género femenino. También soy consciente de que "papá Estado" ha de velar por el crecimiento de la natalidad de nuestro país. Pero, ¿por qué los empresarios debemos asumir parte de los costes de esa natalidad? Nosotros contribuimos generando puestos de trabajo. Yo entiendo que el Estado, la Administración, debería ponerlo más fácil a los empresarios para que el hecho de ser mujer sea algo anecdótico en una selección de personal. Pero voy más allá, los jueces, los que aplican las leyes deberían proteger también al empresario de determinadas actitudes abusivas que se generan en algunos casos con ocasión de la maternidad. ¿ Porqué no puedo despedir a una mujer que ha tenido un hijo, si desempeña mal su trabajo? ¿Porqué no se puede despedir a una mujer dentro del periodo estipulado de maternidad (más de 5 años) y sí se puede despedir a un hombre siendo padre? Por estas situaciones, las mujeres limitan la libertad del empresario a la hora de tomar decisiones en su propia empresa y con estas actitudes, muchos otros empresarios, apostarán por los hombres.

No creo que la realidad de nuestro país esté haciendo ningún favor a las mujeres. Al margen de todo, en mi empresa tengo más de un 50% de mujeres. Mi socio y yo estamos felices con todos; ellas y ellos. Evidentemente en 16 años de empresa algún caso de abuso ha existido, pero, ¡ojo!, no solo por el hecho de la maternidad, sino por cualquier tipo de baja médica y además los abusos han venido por parte de los dos sexos, pero la única diferencia es que la empresa ha tenido "armas" para luchar en contra de los masculinos, pero no contra los abusos femeninos, en el caso de ser madre.

Aún así, viendo nuestra realidad laboral en su conjunto, seguiré apostando por las mujeres.

APRENDE A USAR TU DINERO