BLOGS
11/05/2013 09:59 CEST | Actualizado 10/07/2013 11:12 CEST

De vermut con perro, 12 paradas para animar el paseo diario

Parece que la primavera está dispuesta a dejarnos salir a disfrutar del solecito así que para los humanos perrunos que, además, sean fans del vermut, aquí va una selección de bares en los que hacer una breve parada técnica. Así los paseos tendrán un aliciente extra.

Parece que la primavera está dispuesta a dejarnos salir a disfrutar del solecito así que para los humanos perrunos que, además, sean fans del vermut, aquí va una selección de bares en los que hacer una breve parada técnica. Así los paseos tendrán un aliciente extra.

Además, según dice lo que ahora pasa por la sabiduría popular, es decir la wikipedia, fue Hipócrates, el médico de los médicos, quien inventó el vermut así que... entre que mover las piernas siempre sienta bien y ese detalle sobre su origen, se puede decir que es un plan de lo más saludable.

En Barcelona hay mucho donde elegir, claro. Desde la clásica Casa Almirall, en El Raval, al siempre animado Bar Olimpia, en Sant Antoni o, junto a la Barceloneta, El Filferro: hay agua para los canes y comida italiana casera para los humanos.

También es un sitio simpático el Mingus, donde siempre te suelen poner algo de picar con cada caña o vermú, y el 20 Metros, sólo limitado en espacio, grande en todo lo demás.

Si andais por Gijón, merece la pena parar en 13 Gastrochigre y no sólo por el vermú. Sus tapas son también memorables.

En Logroño, el primer alto en el camino sin duda en La Tavina, ahí podréis degustar el vermut que Martínez Lacuesta elabora de forma artesanal desde 1937. Otra opción, sobre todo los domingos, podría ser Cafetería Brezo.

Taberna Bodegas Ricla sería la primera recomendación en Madrid, por lo castizo que es el lugar y lo amables que son ellos. Hay que tener en cuenta que sus horarios son un pelín eclécticos, abren al tuntún. Por si acaso, otro bar con solera es El Andariego.

Y para la versión vespertina y elegante del vermut, dos opciones que están, de hecho, en la misma calle, perfecto para seguir la ruta con el can: The Passenger, donde viajas sin moverte de Madrid, y 1862 Dry Bar, donde disfrutar de espléndidos cócteles con vermut.

RECONOZCAMOS LO BUENO