INTERNACIONAL
17/06/2012 18:17 CEST | Actualizado 17/06/2012 18:31 CEST

Esteban Peralta, jurista español de la Corte Penal Internacional: 10 días detenido tras ver al hijo de Gadafi

El jurista zaragozano Esteban Peralta, jefe de la misión de la Corte Penal Internacional (también conocido como Tribunal Penal internacional) que viajó a Libia para entrevistarse con Saif al Islam Gadafi, hijo del fallecido dictador Muamar Gadafi, de cara a un futuro proceso en este organismo internacional, cumple 10 días detenido en manos de las milicias libias.

Sus familiares mantienen contacto con el embajador español en Libia, que le pudo visitar el martes en el lugar de su encierro junto a otros tres compañeros, aunque no pudo mantener un encuentro a solas con él. Su estado de salud es bueno, añade una amiga de Peralta en España.

El arresto se produjo el pasado 7 de junio en Zintan, cuando la abogada australiana Melinda Taylor y su intérprete libanesa Helene Assaf fueron detenidas acusadas por las milicias de haber entregado a Saif al Islam documentos procedentes de su mano derecha, el fugado Mohamed Ismail, que afectarían a la seguridad nacional libia, así como documentos en blanco firmados por el hijo de Gadafi. Peralta, como responsable de la misión, y el ruso Alexander Jodakov decidieron quedarse con las dos detenidas como muestra de solidaridad, aunque ellos no estarían siendo investigados, según la versión del viceministro de Asuntos Exteriores libio, Mohamed Abdel Aziz, recogida por Reuters.

La misión de Peralta era garantizar el cumplimiento de los derechos fundamentales en el proceso contra Saif el Islam Gaddafi. Para el viaje goza de inmunidad diplomática y contaban con los permisos del Gobierno de Libia. Saif al Islam Gadafi se encuentra actualmente encarcelado en la ciudad de Zintan -a 180 kilómetros al suroeste de Trípoli- y ha sido acusado por la CPI de crímenes contra la Humanidad en relación con la represión de las movilizaciones antigubernamentales de 2011.

La ciudad de Zintan se encuentra fuera del control del Gobierno de Trípoli y está en poder de la brigada que capturó el pasado mes de noviembre al hijo del exdictador. Desde entonces, los milicianos se han negado a entregar a Saif al Islam Gadafi al Gobierno libio, que mantiene un fuerte pulso con el CPI sobre dónde se ha de celebrar el juicio.

La familia pide un gesto de Exteriores

Peralta, de 48 años, casado y con dos hijos, trabaja desde 2003 en la CPI como asesor legal. Familiares y amigos valoran las gestiones del embajador español en Libia pero reclaman algún gesto público del Ministerio de Exteriores español "como lo han tenido los ministros de Exteriores de Rusia, Líbano y Austria". Una amiga del jurista añade: "No entendemos que no se haya realizado una condena pública de su detención ni se haya pedido su puesta en libertad inmediata en una declaración oficial. El embajador en Libia habla con su hermana y su mujer, pero no lo ha hecho ningún miembro del ministerio de Exteriores en España".

También ha emitido un comunicado el Consejo de Seguridad de Nacionales Unidas, en el que también recordó que el Gobierno de Trípoli tiene la obligación legal, en virtud de la resolución 1970 del Consejo de Seguridad -que remitió el año pasado la situación de Libia al TPI-, de "cooperar plenamente y aportar cualquier ayuda necesaria al Tribunal".

"Las autoridades libias han decretado prisión preventiva durante 45 días", según figura en el blog creado por familiares y amigos para informar de su situación, aunque esperan que la situación se resuelva antes de ese plazo.

NUEVOS TIEMPOS