NOTICIAS
22/06/2012 00:19 CEST | Actualizado 22/06/2012 00:19 CEST

El Eurogrupo da tres días a España para pedir formalmente el rescate

Getty Images

Los ministros de Economía de la eurozona pidieron este jueves a España que presente la solicitud formal de rescate para el sector bancario como muy tarde el próximo lunes 25 de junio y que complete rápidamente la reestructuración de las entidades con problemas.

"Esperamos que las autoridades españolas presenten una petición formal de asistencia financiera para el próximo lunes", ha anunciado el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, al término de la reunión.

Una vez recibida la petición, la Comisión empezará a negociar la semana que viene, en contacto con el Banco Central Europeo, la Autoridad Bancaria Europea y el Fondo Monetario Internacional, las condiciones que se impondrán al sector financiero español en materia de supervisión y los planes de reestructuración para las entidades que reciban ayuda.

El objetivo es que el memorando con las condiciones esté listo para la próxima reunión del Eurogrupo del 9 de julio, según ha dicho el vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

La cantidad exacta de dinero que se concederá a España "se conocerá al término de las negociaciones del memorando" de condiciones, ha explicado Juncker. La banca española necesita entre 51.000 y 62.000 millones de euros, según las estimaciones de las consultoras independientes que el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha presentado a sus socios del Eurogrupo.

El rescate bancario español se financiará con el vigente Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y se transferirá al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el instrumento permanente, cuando éste empiece a funcionar. Si el MEDE ya está operativo cuando se inicie el rescate se utilizará este instrumento directamente.

El Eurogrupo discutirá en los próximos días si los créditos del MEDE tendrán carácter permanente tal y como está previsto, lo que relegaría a los inversores privados, pero Juncker ha dicho que esta cuestión "no es tan importante como parece".