NOTICIAS
03/07/2012 09:43 CEST | Actualizado 03/07/2012 09:46 CEST

Las crías de dinosaurios nacían cubiertas de suave plumón y sin escamas, según un estudio

Gtresonline

Los bebés de dinosaurios no tenían la piel llena de escamas y eran más bien mulliditos. No tenían la piel llena de escamas y, al igual que muchas aves, se encontraban cubiertos de un suave plumón. "Debemos despedirnos de la imagen tradicional de los reptiles gigantes. Eran mucho más mullidos", ha afirmado el paleontólogo alemán Oliver Rauhut, conservador de la Colección Estatal de Baviera.

Se trata de un descubrimiento, dijo, que confirma las teorías de que los reptiles gigantes no tenían sangre fría, sino que, de alguna manera, la tenían caliente como las aves o los mamíferos de la actualidad. Los reptiles, apuntó, no contaban con plumas para volar, sino para protegerse de las inclemencias y el frío.

Los científicos alemanes basan sus investigaciones en el análisis de los restos de un bebé de dinosaurio de 150 millones de antigüedad encontrados en una cantera de la localidad de Kelheim, en el sureño estado germano de Baviera.

Se trata de un especimen carnívoro de unos 70 centímetros de tamaño, emparentado con el temido Tiranosaurus Rex, del que se conserva el 98 % de su cuerpo y en el que, bajo luz ultravioleta, se reconocen los restos de piel y plumas.

"Ahora sabemos con seguridad que los animales jóvenes tenían plumas", subrayó Rauhut, y por ello no se puede descartar que también los adultos como el Tiranosaurus Rex fuesen como "de peluche".

Las plumas "son probable y sencillamente un protector térmico", añadió el paleontólogo, para el que un plumaje solo tenía sentido si los dinosaurios "tenían la oportunidad de regular de alguna manera con él su temperatura corporal".

El nuevo dinosaurio tiene el nombre científico de "Sciurumimus albersdoeferi" y una vez adulto se calcula que alcanzaba una longitud "de seis metros o más", explicó el paleontólogo alemán, quien calcula que pudo llegar a pesar hasta una tonelada.