POLÍTICA
20/05/2013 16:55 CEST | Actualizado 20/07/2013 11:12 CEST

El Congreso debate dedicar el 18 de julio a la "condena de la dictadura franquista"

GTRESONLINE

El franquismo, la reparación de la memoria de las víctimas de la dictadura y el simbolismo del 18 de julio protagonizan este martes la actividad del Congreso de los Diputados. Una proposición de ley del grupo Izquierda Plural, paraguas de Izquierda Unida, Iniciativa per Cataluña y la Chunta Aragonesista, propone declarar el 18 de julio "como día oficial de condena de la dictadura franquista", y que será rechazada por el PP.

"Es intolerable que más de 70 años después todavía este país no haya condenado el franquismo”, ha asegurado Cayo Lara en una comparecencia ante la prensa.

La proposición de ley (aquí en pdf) pide simplemente declarar el día como la jornada oficial de condena por un "golpe de Estado de Francisco Franco contra el legítimo Gobierno republicano", en "homenaje y reconocimiento de todos los hombres y mujeres que fueron víctimas de la guerra civil española, así como de cuantos padecieron más tarde la represión de la dictadura".

Más allá de darle un nuevo sentido a la efeméride, el grupo parlamentario persigue "que se erijan monumentos a la memoria de las víctimas" en las principales capitales españolas.

José Luis Centella, portavoz del grupo, será el encargado de defender la toma en consideración de esta iniciativa, que parte de la falta "de un debate público y profundo sobre las violaciones sistemáticas de los derechos humanos", no sólo durante la guerra, sino después.

Según cálculos de diversos historiadores, la represión que siguió a la Guerra Civil se cobró hasta 50.000 muertos.

"La Guerra Civil para Franco y sus acólitos no acabó el 1 de abril de 1939, sino que se prolongó hasta los últimos días de vida del dictador", según la propuesta. Centella criticó que el Valle de los Caídos siga siendo un monumento a la dictadura y que en él Franco yazca con sus víctimas, algo que según él es "indigno".

RECHAZO DEL PP

La iniciativa chocará con la negativa del PP que, según informa Europa Press, rechazará su tramitación parlamentaria.

Los conservadores, que estarán representados por Pedro Gómez de la Serna, entienden que la Transición, el pacto constitucional y la ley de Memoria Histórica han dado por superada aquella etapa histórica y que hay que mirar al futuro y no volver al pasado.

LA TUMBA DE LA LEY DE LA MEMORIA HISTÓRICA

Las asociaciones de memoria histórica, que vieron con la ley promulgada bajo el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero una esperanza de reparación, son muy críticas con el Gobierno del PP, que ha reducido la partida dedicada a tal efecto hasta reducirla a la nada.

LEE EL POST DE RAMÓN JÁUREGUI SOBRE EL PP Y LA LEY

Hace unos días, el Ejecutivo de Mariano Rajoy se vio obligado a reconocer que desde que llegó al poder no ha retirado ni un solo símbolo o monumento franquista.

El Ejecutivo asegura tener constancia de que se han quitado 570 vestigios procedentes del franquismo, exactamente la misma cantidad que se había retirado a finales de abril de 2011, según figura en el portal oficial sobre memoria histórica. Pero hay varios centenares más.

Hasta ahora, lo que prima el 18 de julio son homenajes, pero no a las víctimas. Asociaciones y Fundaciones como la Francisco Franco reivindican la figura del dictador con actos que defienden el golpe de Estado y su legado (en la foto).