ECONOMÍA
03/06/2013 12:44 CEST | Actualizado 03/08/2013 11:12 CEST

La OIT critica la reforma laboral por "incrementar la pobreza" y pide medidas "de apoyo" a los parados

EFE

La reforma laboral ni ha detenido el avance del paro, sólo comparable al de Grecia, ni ayuda al objetivo prioritario de Mariano Rajoy: la reducción del déficit.

En su capítulo dedicado a España, la última edición del Informe sobre el Trabajo en el Mundo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) critica la reforma laboral por suponer "un riesgo añadido de deprimir aún más la demanda agregada y el empleo, dificultando en último término el auste fiscal e incrementando la pobreza".

En otras palabras: la reforma laboral no ha creado empleo, pero sí ha frenado el consumo, como consecuencia la reducción del déficit y aumentado el riesgo de exclusión.

El documento destaca que la reforma "iba dirigida a incrementar la flexibilidad salarial", un objetivo en el que el Banco de España quiere profundizar permitiendo la contratación por debajo del salario mínimo. Pero según la OIT, no ha funcionado, ya que con ella vigente se ha producido uno de los "mayores incrementos [del paro] registrados en Europa con la excepción de Grecia".

El resultado de la reforma laboral, cuya puesta en marcha coincide con el período analizado por la organización, es un desempleo que afecta a los "trabajadores más vulnerables, como los jóvenes y los inmigrantes".

Según la OIT, los cambios de la normativa "adolecen de medidas de apoyo adicionales para los desempleados". Ante ello, la OIT reclama, como la Comisión Europea en el pasado, "diálogo social renovado", la revisión de "los servicios públicos de empleo" para que desempeñen "un papel fundamental, junto con nuevas y más eficaces políticas activas".

EL PARO DE LARGA DURACIÓN, CRÓNICO

La OIT también alerta sobre el carácter crónico que está empezando a adquirir el paro de larga duración, una gran amenaza en Europa. "El desempleo de largo plazo está aumentando y las personas que buscan empleo están cada vez más desanimadas", advierte el informe.

En la mayoría de países comunitarios más del 40 % de los desempleados ha estado sin trabajo más de doce meses, lo que ha llevado a muchos a dejar de buscar empleo, informa EFE.

"En el último lustro, la incidencia del desempleo de largo plazo ha aumentado en un 60 % en las economías avanzadas y en desarrollo para las que existen datos", según el estudio.